domingo, 23 de febrero de 2014

ANÁS Y CAIFÁS SE REENCUENTRAN, LUEGO DE CASI 2000 AÑOS

Anás fue Sumo Sacerdote judío entre los años 6 y 15 de Nuestro Señor. Luego de su destitución por el procurador romano Valerio Grato, fue sucedido por su yerno Caifás entre los años 18 y 36. Sin embargo, Anás participaba como Sumo Sacerdote Emérito (junto con el reinante Caifás) en el Sanedrín durante el juicio contra Jesús.

Traemos a recuerdo esta historia para escenificar el único precedente de la bicefalia en el liderazgo religioso actual de la iglesia deuterovaticana, donde hay un antipapa emérito y otro reinante: Sí, después de 2000 años, Anás (Joseph Alois Ratzinger Tauber/Benedicto XVI) y Caifás (Jorge Mario Bergoglio Sívori/Francisco I), se reencuentran en ocasiones específicas:

Primero, pocas semanas después de la elección de Bergoglio


Y ahora, en la creación de 19 nuevos sanedritas (cardenales novus ordo)
  
 
Católicamente, además de que NINGÚN HEREJE PUEDE SER PAPA, enseña que TAMPOCO PUEDE HABER DOS PAPAS co-gobernantes. Para la cita, dos definiciones del Magisterio de la Iglesia:

Nosotros sabemos que Cornelio ha sido elegido obispo de la Santísima Iglesia Católica por Dios omnipotente y por Cristo Señor nuestro; nosotros confesamos nuestro error. Hemos sido víctimas de una impostura; hemos sido cogidos por una perfidia y charlatanería capciosa. En efecto, aun cuando parecía que teníamos alguna comunicación con el hombre cismático y hereje; nuestro corazón, sin embargo, siempre estuvo con la Iglesia. Porque no ignoramos que hay un solo Dios y un solo Señor Jesucristo, a quien hemos confesado, un solo Espíritu Santo, y sólo debe haber un obispo en una Iglesia Católica. (Profesión de Fe ante el Papa San Cornelio por los cismáticos Máximo, Urbano, Sidonio y otros -Denzinger 44-)
El Santísimo... censuró y declaró herética la siguiente proposición: «San Pedro y San Pablo son dos príncipes de la Iglesia que constituyen uno solo», o: «Son dos corifeos y guías supremos de la Iglesia Católica, unidos entre sí por suma unidad», o: «son la doble cabeza de la Iglesia que divinísimamente se fundieron en una sola», o: «son dos sumos pastores y presidentes de la Iglesia, que constituyen una cabeza única», explicada de modo que ponga omnímoda igualdad entre San Pedro y San Pablo sin subordinación ni sumisión de San Pablo a San Pedro en la potestad suprema y régimen de la Iglesia universal. (Declaración del Santo Oficio confirmada por el Papa Inocencio X, 24-I-1647 -Denzinger 1091-)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.