sábado, 10 de octubre de 2015

PATRIARCA MELQUITA REPRENDE A CARDENAL LATINO

Notincia tomada de INFOCATÓLICA (la respuesta del Patriarca, tomada de CATHOLICVS)
   
Su Beatitud Gregorio III Laham, Patriarca Greco-Católico Melquita de Antioquía (de Siria), Alejandría y Jerusalén
 
A pesar de la falta de información oficial sobre lo ocurrido, se ha dado a conocer la respuesta con que el Patriarca melquita Gregorio III Laham corrigió severamente a S.E.R José Luis Lacunza, cardenal panameño, quien tuvo la ocurrencia de pedir que la Iglesia admita abiertamente el divorcio por la misma razón que lo hizo Moisés.
  
José Luis Lacunza Maestrojuán OAR, "obispo" de San José de David (Panamá), Presidente de la Conferencia Episcopal Panameña y primer cardenal de esa nación
 
Según reveló Mons. Stanislaw Gadecki, arzobispo de Poznań y presidente de la Conferencia Episcopal de Polonia, el cardenal Lacunza planteó que si Moisés había permitido el divorcio por la dureza del corazón de los hombres, Pedro –o sea, el Papa– no debería ser menos misericordioso que Moisés. Concretamente lo dijo así:
Moisés dio su consentimiento a la gente (para divorciarse). Hoy la "dureza de corazón" se opone a los planes de Dios. ¿Podría Pedro no ser tan misericordioso como Moisés?
  
A dicha intervención respondió el Patriarca melquita recordando que
«Se debería hablar siempre del 'sacramento del matrimonio' [en latín Matrimónium, y en inglés Matrimony] y no 'casamiento' [en latín Núptias, en inglés Marriage] para mostrar la belleza espiritual del casamiento. Para asistir a los esposos se les debe mostrar la imagen inalterable y espiritual del matrimonio. Muchas veces no estamos unidos en lo referente a la imagen positiva del matrimonio y la familia. Jesús ha corregido a Moisés. El matrimonio disoluble va contra la naturaleza. Algunos padres sinodales estarán involucionando en vez de evolucionando, olvidando que los fariseos a los que se denuncia, justificaban precisamente el divorcio».

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.