jueves, 15 de octubre de 2015

LETANÍAS DE SANTA TERESA DE JESÚS

Desposorios místicos de Santa Teresa de Jesús (anónimo)
 
Estas letanías fueron encontradas por un clérigo español en un documento de más de 200 años de antigüedad. Nosotros hemos aventurado una traducción, tratando de conservar lo más posible el sentido del original.
  
LETANÍAS DE SANTA TERESA DE JESÚS
 
Kyrie, eléison.
Christe, eléison.
Kyrie, eléison.
 
Christe, áudi nos.
Christe, exáudi nos.
 
Pater de cœlis Deus, miserére nobis.
Fili Redémptor mundi, Deus, miserére nobis.
Spíritus Sancte Deus, miserére nobis.
Sancta Trínitas, unus Deus, miserére nobis.
 
Sancta María, sine labe concépta, ora pro nobis.
Sancta Terésia, ora pro nobis.
Sancta Terésia, amóre Christi férvida, ora pro nobis.
Sancta Terésia, Beátæ Maríæ ancílla devóta, ora pro nobis.
Sancta Terésia, cultus sancti Joseph propagándi devóta, ora pro nobis.
Sancta Terésia, Dei contemplátrix altíssima, ora pro nobis.
Sancta Terésia, exul Pátriæ cœlésti ávida, ora pro nobis.
Sancta Terésia, fidélis Spíritus Sancti discípula, ora pro nobis.
Sancta Terésia, gloriósa oratiónis magístra, ora pro nobis.
Sancta Terésia, humilitátis dono conspícua, ora pro nobis.
Sancta Terésia, ingénua matris Ecclésiæ fília, ora pro nobis.
Sancta Terésia, juvándi próximum ardóre succénsa, ora pro nobis.
Sancta Terésia, láchrymis et précibus apóstola, ora pro nobis.
Sancta Terésia, magnanimitáte in árduis præclára, ora pro nobis.
Sancta Terésia, nóbili paupertátis stúdio animáta, ora pro nobis.
Sancta Terésia, obœdiéntiæ spíritu plena, ora pro nobis.
Sancta Terésia, puritáte Ángelis assimilitáta, ora pro nobis.
Sancta Terésia, quotídie pati aut mori cúpida, ora pro nobis.
Sancta Terésia, Redemptóris crucifíxi comes assídua, ora pro nobis.
Sancta Terésia, Sponsi cœléstis sponsa transverberáta, ora pro nobis.
Sancta Terésia, timóre et spe fírmiter inníxa, ora pro nobis.
Sancta Terésia, usque ad mortem anhélans ad majóra, ora pro nobis.
Sancta Terésia, víctima charitátis igne consúmpta, ora pro nobis.
Sancta Terésia, zelo glória Christi cœlis inflammáta, ora pro nobis.
  
Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi. Parce nobis, Dómine.
Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi. Exáudi nos, Dómine.
Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi. Miserére nobis.
  
Christe, áudi nos.
Christe, exáudi nos.
 
Antiph. Sancta Mater Terésia, réspice de Cœlo, et vide, et visíta víneam istam, et pérfice eam, quam plantávit déxtera tua.
  
V. Ora pro nobis, sancta mater Terésia.
R. Ut digni efficiámur promissiónibus Christi.
 
Orémus: 
Exáudi nos, Deus, salutáris noster: ut, sicut de beátæ Terésiæ Vírginis tuæ et Matris Nostræ festivitáte gaudémus; ita cœléstis ejus doctrínæ pábulo nutriámur, et piæ devotiónis erudiámur affectu.
Deus, qui illibáta præcórdia beátæ Vírginis Terésiæ sponsa tuæ, ac Matris Nostræ, ígnito jáculo transfixísti, et charitátis víctima consecrásti: ipsa interveniénte concéde, ut corda nostra ardóre Sancti Spíritu férveant, et te in ómnibus super ómnia dilígant. Qui vivis et regnas cum Deo Patre in unitáte ejúsdem Spíritus Sancte, Deus, per ómnia sǽcula sæculórum. Amen.
   
TRADUCCIÓN
Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.
 
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.
 
Dios Padre celestial, ten piedad de nosotros.
Dios Hijo, Redentor del mundo, ten piedad de nosotros.
Dios Espíritu Santo, ten piedad de nosotros.
Trinidad Santa, un sólo Dios, ten piedad de nosotros.
 
Santa María, sin pecado concebida, ruega por nosotros.
Santa Teresa, ruega por nosotros.
Santa Teresa, ferviente amante de Cristo, ruega por nosotros.
Santa Teresa, devota de la Virgen María, ruega por nosotros.
Santa Teresa, devota propagandista del culto de San José, ruega por nosotros.
Santa Teresa, altísima comtempladora de Dios, ruega por nosotros.
Santa Teresa, exiliada anhelante de la Patria celestial, ruega por nosotros.
Santa Teresa, fiel discípula del Espíritu Santo, ruega por nosotros.
Santa Teresa, gloriosa maestra de la oración, ruega por nosotros.
Santa Teresa, eminente don de humildad, ruega por nosotros.
Santa Teresa, noble hija de la madre Iglesia, ruega por nosotros.
Santa Teresa, encendida en el amor al prójimo, ruega por nosotros.
Santa Teresa, apóstol de las lágrimas y de la oración, ruega por nosotros.
Santa Teresa, preclara magnanimidad en los trabajos, ruega por nosotros.
Santa Teresa, noble inspirada a estudiar la pobreza, ruega por nosotros.
Santa Teresa, llena del espíritu de obediéncia, ruega por nosotros.
Santa Teresa, de pureza semejante a los ángeles, ruega por nosotros.
Santa Teresa, que deseaste cada día padecer o morir, ruega por nosotros.
Santa Teresa, compañera asidua del Redentor crucifícado, ruega por nosotros.
Santa Teresa, esposa que fuiste transverberada por el celestial Esposo, ruega por nosotros.
Santa Teresa, firme apoyo en el temor y la esperanza, ruega por nosotros.
Santa Teresa, que anhelaste hasta la muerte los bienes eternos, ruega por nosotros.
Santa Teresa, víctima consumida por el fuego de la caridad, ruega por nosotros.
Santa Teresa, inflamada del celestial celo por la gloria de Cristo, ruega por nosotros.
  
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo. Perdónanos Señor.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo. Escúchanos Señor.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo. Ten piedad de nosotros.
  
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.
 
Antífona: Bienaventurada madre Santa Teresa, vuélvete: mira desde el Cielo, fíjate, ven a visitar tu viña, la cepa que tu diestra plantó y que tú hiciste vigorosa.
  
V. Ruega por nosotros, bienaventurada madre Santa Teresa.
R. Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

ORACIÓN
Escuchadnos, oh Dios Salvador nuestro, y haced que, al alegrarnos con la fiesta de vuestra virgen y nuestra madre Santa Teresa, seamos alimentados con el pan de su celestial doctrina y abrasados con los sentimientos de su tierna piedad. 
Oh Dios, que traspasasteis con un dardo encendido el puro Corazón de nuestra madre la bienaventurada virgen Teresa vuestra esposa, y la consagrasteis víctima de la caridad; concedednos por su misma intercesión, que nuestros corazones se inflamen con el fuego del Espíritu Santo y os amemos siempre y sobre todas las cosas. Vos que, siendo Dios, vivís y reináis con el mismo Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.