sábado, 8 de abril de 2017

LOS MONGÓLICOS ATACAN DE NUEVO

ADVERTENCIA: EL SIGUIENTE ARTÍCULO CONTIENE IMÁGENES OFENSIVAS, PERO SE PUBLICAN CON EL FIN DE SUSTENTAR LA DENUNCIA, PORQUE ES MENOS PEOR PUBLICARLA QUE SILENCIAR. PRECAUCIÓN CON LOS MENORES Y PERSONAS DELICADAS.
 
Los de la revista satírica Mongolia (ya conocidos de autos) han vuelto a las andadas atacando el catolicismo precisamente en una época tan representativa como es la Semana Santa. En su más reciente edición presentan en la portada, además del título “Especial Semana Sábana Santa” (ridiculizando que la ciencia comprobase la coincidencia y veracidad de la Sábana Santa de Turín y el Santo Sudario de Oviedo), una imagen de Jesucristo como un transexual, refiriéndose a la polémica por el autobús de la campaña liderada por HazteOir.org contra la ideología de género.
  

Y en la contraportada, un carro cargado en paso de Semana Santa sobre el que aparece un hombre saltando con garrocha, al cual montaron la cara del almirante Luis Carrero Blanco (asesinado en 1973 con un coche bomba por la alianza CIA-GLADIO-ETA en la “Operación Ogro”) con el lema  “Al cielo con él”. Esto en referencia a la condena impuesta a la activista transexual Cassandra -Ramón- Vera por el delito de ultrajar a una víctima del terrorismo, como lo fue Carrero Blanco.
  
  
Estos malditos republiquetoides de poca monta, como son Darío Adanti, Edu Galán y Gonzalo Boye Tusset (que evidentemente les da culillo meterse con el islam o con los judíos) no se quieren percatar que el anticatolicismo ya no vende ni convence a nadie, toda vez que ha pasado de moda hace muchísimo tiempo. Y el odio contra Dios lo tienen tan propio y consciente que para ellos no hay ninguna absolución, PORQUE YA ESTÁN ESCRITURADOS PARA SU PADRE SATANÁS EL MALDITO, Y SU LUGAR ES EL INFIERNO PARA TODA LA ETERNIDAD.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.