miércoles, 30 de octubre de 2013

DE LA EXISTENCIA DE LOS DEMONIOS

Por Mons. Martin Dávila Gándara (SUPERIOR DE LA SOCIEDAD SACERDOTAL TRENTO)

“Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que los precipitó en el infierno y los sumergió en el abismo de las tinieblas, donde están reservados para el Juicio” (Epístola II de San Pedro, II: 4).

SOBRE LA EXISTENCIA DE LOS DEMONIOS
Un día fue presentado a Jesucristo un endemoniado que era mudo (Luc., XI, 14). Jesús le libró del demonio, le restituyó el habla: el mudo habló; las turbas quedaron asombradas.

Jesús exorciza al endemoniado mudo (Miniatura de Las Muy Ricas Horas del Duque de Berry)

En este evento, el divino Maestro se encuentra frente a dos clases de personas, los escribas y fariseos, que lanzaron sobre El una horrible calumnia diciendo que: Arrojaba los demonios por Belzebú su jefe; y el pueblo, sencillo y bueno que admira el prodigio y tributa a Jesús un coro de bendiciones.

SOBRE EL DEMONIO
La escuela racionalista ha hecho de este ser malvado un mito, una leyenda, una fábula. Para este tipo de personas supuestamente instruidas, hablar del demonio, o de enfermedades ocasionadas por el demonio, es exponerse al ridículo o una mal disimulada compasión. Pero contra éstos está el Evangelio que es revelación divina, pero aun si se considera humanamente como libro, merece nuestra fe.

¿EXISTE EL DEMONIO?
SÍ. Todos los pueblos lo han afirmado, la humanidad ha creído siempre en la existencia de este genio del mal y del desorden, y algunos las consideran como: “Divinidades crueles, funestas y sin piedad: Y les nombran: dirae, infautae, immanesque, deitates. ¿Sus fiestas? Bacanales, saturnales, lupercales, solemnidades afrodisíacas. ¿Su culto? Desenfrenos, orgías, sacrificios humanos. ¿Sus sacramentos? Prácticas tenebrosas de teúrgia, de magia, de encantamientos, de sortilegios”.

La existencia del demonio es un elemento constante en todas las religiones y civilizaciones de la historia. En todo caso, él representa la misma realidad: el mal, la muerte, la oscuridad, la rebelión contra Dios.

Existe el demonio: lo proclama la Sagrada Escritura. Nos habla del ángel caído. Esto lo sabe hasta un niño inteligente del catecismo, que si se le pregunta: ¿Quién creó los ángeles? Seguro que responderá que Dios, y si se le pregunta ¿Quién creó el demonio? Contestará sencillamente: Dios creó el ángel y el ángel por sí mismo se hizo demonio.

Antes de ser demonio, satanás era un ángel llamado Helel ben Shahar (הֵילֵ֣ל בֶּן־ שָׁ֑חַר). Pero, al rebelarse contra Dios y ser vencido por San Miguel Arcángel, fue convirtió en demonio y arrojado al infierno. (Datos tomados de la Biblia)

La Sagrada Escritura nos lo muestra allá en el Edén, que se arrastra insidioso y falaz. Seduce a nuestro primeros padres, arma a Caín contra Abel, suscita la corrupción antes del diluvio, habla, obra por medio de falsos profetas.

El demonio ha estado buscando la condenación eterna de la humanidad.

Existe el demonio: Jesucristo le llama: príncipe de este mundo; en el desierto, lo aleja de Sí con aquella valiente intimidación: Vade retro Sátana! (Apártate y retirate satanás). Es imposible destruir con una simple negación el depósito intelectual y moral de tantos siglos.

Jesús mismo se enfrentó al diablo y lo venció

Existe el demonio: lo atestigua el corazón humano. El hombre fue hecho para el bien. Pero un poeta pagano, decía justamente: Veo lo mejor, y en la prueba, sigo lo peor. Esta tendencia al mal es consecuencia de la primera caída o sea la del pecado original.

Pero aun hay otro hecho: hay hombres que rinden tributo al mal, aun cuando el mal se presente con su horrenda y terrorífica realidad. ¿Cómo se explica, por ejemplo, la blasfemia que para algunos es el lenguaje común y ordinario? ¿Cómo se explica el odio a Dios, la impiedad que cada día más y más se acentúa y se agudiza?

El primer acto del demonio en el corazón humano es el odio contra Dios y lo que Él representa

¿Cómo se explica, que haya hombres poderosos, dinamiteros, que destruyen y matan por el solo gusto de destruir y de matar? ¿Cómo se explican esas turbas sedientas de sangre y exterminio que quieren el mal por el mal, y se esfuerzan en despoblar el cielo y despojar la tierra de todo bien?

Los crímenes ordinarios y los genocidios son una manifestación pública del odio que el diablo tiene por la humanidad creada a imagen de Dios y redimida por el Sacrificio de Cristo en la Cruz.

Son degeneraciones bestiales, siendo tristes efectos de una causa aún más triste, que no puede ser otra cosa que el poder del demonio, incluso la razón, conmovida e indignada, grita: Todo esto es satánico y diabólico. ¿Cómo se explica el odio a Cristo, a su Iglesia?

Pero aun hay otro hecho: hay hombres que se ofrecen en sacrificios al mal: los anarquistas, los nihilistas, que se lanzan a una muerte cierta con tal de cometer un crimen. ¿Por quién son movidos y guiados? Sino, por el demonio.

Si; existe el demonio, y nos lo aseguran los misioneros católicos. Ya que, todavía pesa sobre inmensas regiones la tiranía del demonio, a pesar de la globalización imperante; hay naciones enteras que yacen embrutecidas y esclavizadas entre hechizos de Satanás y de sus representantes.

En muchas partes del mundo, donde no ha llegado el Evangelio (y donde ha sido rechazado), el que impera es satanás y su legión de ángeles caídos, a través de sus inicuos agentes.

Su existencia es una de aquellas creencias instintivas que son inseparables de la naturaleza humana. Esto es una verdad, que quien muestra no creer en los demonios termina en la superstición, esto es, como ver demonios por todas partes.

Ahí tenemos el ejemplo de Berlín, en sus buenos tiempos, la capital del protestantismo, estaba inundada de embaucadores, de tal modo, que un adagio alemán dice: “Quién no cree en Dios, cree en los espíritus”, esto en otras palabras se puede traducir como: “Quien no es creyente es crédulo”.

Por último, la existencia del demonio, al buen católico no lo debe de espantar, ya que es un ángel, aunque malvado, no deja de ser una criatura; ya que, el que manda siempre es el Creador que es Dios, las criaturas solo hacen, lo que les permite el Creador. Por los mismo no hay que temerle a la criatura sino a Dios que es el Creador.

Si Dios no lo encuentra acorde a Su voluntad, el diablo NADA PUEDE HACER. Aún más, SE TIENE QUE IR.

Sinceramente en Cristo,
+ Mons. Martín Dávila Gándara
Obispo en Misiones

2 comentarios:

  1. Una cosa nada mas; en una imagen, se ve que Jesús lucha contra el demonio, pero en si; en realidad, no es una lucha entre Dios y el diablo por las almas del mundo; es imposible (salvo cuando fueron las tentaciones y la oración en el huerto), que Satán luche contra Dios, pues Dios es el juez, y nadie ni nada pueden acusar al juez; lo que ocurre en realidad (según lo entiendo) es que los demonios aman y creen en Dios, pero nos odian a nosotros, esta lucha no es Dios contra demonio, sino humanidad contra demonios. En los exorcismos se le pide a Dios, permita que Satanás y sus ángeles, se precipiten al infierno y dejen en paz al poseído, se le ruega a Dios con la íntersesión de abogados como San Ignacio de Loyola,San Francisco de Asís, San Benito de Nursia o la Virgen Maria y también, de quien con potestad lo puede arrojar como San Miguel Arcángel. Al final de la vida, Satán Belcebú y Lucifer, harán su mayor ataque, y lo único que le podemos pedir a Dios en nuestra miseria, sera enseñarle lo único inmaterial que nos llevamos del mundo, pues solo hay algo tan inmaterial como nuestras almas en este mundo; nuestra fe y las obras que nos acompañarán en esa hora desesperada. Por eso, estén preparados, orando y laborando, entregando todo su empeño aún en las obras mas simples, ha hacerlas extraordinarias, pues es así como se lleva una vida extraordinaria; todo dedicándoselo a la mayor gloria de Dios. Paz y bien hermanos.

    ResponderEliminar
  2. A nivel esjatológico, la lucha existe, prolongada ominosamente en cada alma y cada nación. El mismo San Ignacio de Loyola habla de "las dos banderas" para referirse a esta guerra sin cuartel, pero que culminará gloriosamente en la victoria de Jesucristo en Armagedón.

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.