martes, 22 de octubre de 2013

CARDENAL DEUTEROVATICANO DECLARA: “LA PEDOFILIA NO ES DELITO

Desde SURSUM CORDA

Nuevo escándalo de la Iglesia Conciliar, ésta vez con algo que es sumamente doloroso: la pedofilia, una de las características del nuevo sacerdocio.

El Cardenal de la Iglesia Montiniana Wilfrid Fox Napier, de Sudáfrica dijo que la pedofilia no es una “condición criminal”, sino una enfermedad psicológica. Él fue uno de los 115 electores de Bergoglio.

Wilfrid Fox Napier OFM, ‘Arzobispo’ de Durban y ‘Cardenal’ por Sudáfrica.
 
LA PEDOFILIA “NO ES UNA CONDICIÓN CRIMINAL”, DICE LÍDER CATÓLICO
El jefe católico de Sudáfrica dice que las personas abusadas de niños no son criminalmente responsables si abusan de otros en la adultez.
  
Un cardenal sudafricano ha dicho que la pedofilia no es “una condición criminal”, sino una enfermedad sicológica.
  
La iglesia aún está lidiando con evidencia histórica internacional de abuso sexual por sacerdotes y alegaciones de un encubrimiento.
  
Tan recientemente como este mes, la BBC afirmó haber visto evidencia de que obispos en la Iglesia Católica en Escocia sabía de 20 alegaciones de abuso sexual infantil por sacerdotes entre 1985 y 1995.
   
Wilfrid Fox Napier, el arzobispo católico de Durban, dijo en el programa de Stephen Nolan BBC Radio 5 Live que las personas que fueron abusadas durante la niñez y que se convirtieron en pedófilos no eran criminalmente responsables por sus acciones en la misma forma que alguien “que elige hacer algo como esto”.
   
El cardenal Napier estuvo entre los 115 cardenales en el cónclave vaticano que eligió al Papa Francisco a comienzos de semana. Él llamó a la pedofilia un “desorden psicológico”.
  
Él dijo: “¿Qué haces con los desórdenes? Vas a intentar ponerlos en orden. Si yo como un ser normal escojo romper la ley a sabiendas de que estoy rompiendo la ley, entonces pienso que necesito ser castigado. Desde mi experiencia, la pedofilia es actualmente una enfermedad. No es una condición criminal, es una enfermedad”.
   
A principios de 2000, Napier había sido criticado por su pasividad frente a un escándalo de curas pederastas, al negarse a expulsar a los culpables de la Iglesia sudafricana. El cardenal mencionó a dos sacerdotes que supo que fueron abusados de niños y se convirtieron en pedófilos.
   
Le dijo a la BBC: “No me digas que estas personas son responsables penalmente como alguien que decide hacer algo así. No creo que realmente se puede tomar la posición y decir que esa persona merece ser castigado, cuando él mismo fue dañado”.
  
Barbara Dorries, de la Red de Sobrevivientes de Abusados por Sacerdotes basada en Estados Unidos, que de niña fue abusada por un sacerdote, dijo a la BBC: “Si es una enfermedad está bien, pero es también un crimen y los crímenes son castigados. Los criminales deben responder por lo que hicieron y lo que hacen. Los obispos y los cardenales han hecho grandes esfuerzos para encubrir estos crímenes para permitir que los predadores se muevan, no sean arrestados, para mantener los secretos dentro de la Iglesia”.
    
¿Qué implica que se trata de una enfermedad y no de un delito? En primer lugar, que los pedófilos no son penalmente responsables, en efecto dijo a la BBC:
No me digas que estas personas son responsables penalmente como alguien que decide hacer algo así.
 
No creo que realmente se puede tomar la posición y decir que esa persona merece ser castigado, cuando él mismo fue dañado”.

¿Qué supone que la pedofilia sea una enfermedad? En primer lugar, que el pedófilo no es culpable ni responsable de los actos que realiza, el inmenso daño que causa, de las vidas que deja destruídas. Ésta es la Iglesia Montiniana, la Iglesia de la Hermenéutica de la Continuidad... la continuidad del Concilio Vaticano II.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.