miércoles, 8 de julio de 2015

ENTRE RELOJES LUJOSOS Y SOTANAS DESCOSIDAS

En un blog mexiquense de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo... ¡Bah!, hablemos en forma clara, pura y dura:
   
Ayer en el sitio Foro Católico publicaron un artículo criticando el hecho de que el Patrarca Cirilo I de Moscú usara un reloj Breguet avaluado en 30.000 dólares (lo cual en Rusia fuera tenido como un escándalo mediático ¡EN EL AÑO 2012!, o al menos, lo era para los liberales occidentófilos rusos), como si ello fuera hoy un óbice para no denunciar la corrupción moral de las potencias Occidentales lideradas por Obama y Bergoglio.
   
Foto del "escándalo"
  
El tema no es aquí si Cirilo I fue agente de la KGB (cosa que la Iglesia Ortodoxa Rusa ha negado repetidamente) o si esta bien la cercanía entre el Kremlin y el Patriarcado, mucho menos si puede usar relojes de lujo o no (cosa que es como dicen en Colombia, "el florero de Llorente", esto es, pelearse por una tontería). Aquí lo que hacemos es una reflexión sobre la sinceridad y la hipocresía reflejada en el vestir.
    
La modestia en el vestir no sólo significa el recato y el pudor, sino también el digno ornato que en razón del oficio o del estado se debe llevar. Y la humildad no significa miserabilismo ni desprecio por los bienes suntuarios, sino su justa valoración y el cuidado diligente.
   
El historiador Diógenes Laercio escribió en su Vida de los filósofos que en el siglo IV antes de Cristo, vivían en Atenas dos discípulos de Sócrates: Platón y Diógenes el Cínico. Diógenes el Cínico (que viene del griego Κυνικός y a su vez de κύων, que quiere decir "perro") tenía desprecio a Platón.
“La casa de Platón era una casa cómoda y llena de objetos bellos. Un día de mucha lluvia entró en ella Diógenes como una furia en su dormitorio y con los pies embarrados pisoteó las mantas bordadas y las alfombras, y después volvió a salir a la calle, tornó a ensuciarse a más no poder los pies, y regresó adentro a saltar sobre las mantas y las alfombras. Platón lo observó sin intervenir.
-¡Pisoteo el orgullo de Platón!- aulló Diógenes. -Con el mismo orgullo tuyo- respondió Platón.
Se cuenta que Platón le echaba en cara que debajo de sus harapos había un alma llena de orgullo.
   
Y el Angélico Doctor Santo Tomás de Aquino, al tratar la virtud de la humildad (y su opuesto, el vicio de la vanagloria) en la Suma Teológica, dice:
“El fin de la vanagloria es la manifestación de la propia excelencia… a lo cual puede el hombre tender de dos modos: primero, directamente, ya por palabras, y así tenemos la jactancia, ya por hechos, y entonces, si son verdaderos y dignos de alguna admiración, tenemos el afán de novedades, que los hombres suelen especialmente admirar, y si son ficticios, la hipocresía”. (II-IIae – Cuestión 132)
   
“…La humildad, en cuanto virtud, lleva consigo cierto laudable rebajamiento de sí mismo. Esto se hace, a veces, sólo con signos externos y es fingido, constituyendo la falsa humildad, de la cual dice San Agustín, en una carta, que es gran soberbia, porque parece que busca la excelencia de la gloria”. (II-IIae – Cuestión 161).

En examen, ambos pasan por vanagloria, pero Bergoglio además, está henchido de hipocresía y desprecio hacia un oficio que como usurpador NO EJERCE. Muestra de ello es que siempre aparece con la sotana deshilachada en las mangas:
   
Hipocresía en el discurso y las obras
   
No cabe duda que esta realmente es la falsa humildad, una soberbia refinada, o en términos de San Alonso Rodríguez y San Francisco de Sales, "humildad de garabato", aquella que se finge sólo para ser alabado y atraer a las gentes. Y Nuestro Señor condena esto en forma fulminante:
“¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que parecéis sepulcros blanqueados: hermosos por fuera, pero por dentro llenos de huesos de muertos y de podredumbre! Así también sois vosotros: por fuera parecéis justos delante de los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía y de iniquidad”. (San Mateo XXIII, 27)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.