jueves, 15 de enero de 2015

FRANCISCO VISTIENDO UNA PRENDA BUDISTA

Hace dos días Francisco Bergoglio está en la República Democrática Socialista de Sri Lanka, isla ubicada en el Golfo de Bengala que cuenta con más de 20 millones de habitantes, del cual el 7 por 100 de la población es cristiana. El motivo del viaje, según él, era "contribuir a la reconciliación de la isla", luego de 30 años de guerra civil entre el gobierno (de etnia cingalesa) y los Tigres de Liberación de Tamil.
  
Durante el encuentro interreligioso con las diferentes creencias del país (budistas, hinduistas, islamistas y cristianos) que se llevó a cabo en la Sala Internacional de Conferencias Conmemorativa de Bandaranaike de Colombo (la capital comercial, ya que la capital administrativa es Kotte) el día 13 de Enero, Francisco ciñó a sus hombros una “khata”, característica prenda budista, confeccionada en seda, obsequio de la comunidad budista y considerada una prenda muy especial en el país.
  
Francisco Bergoglio recibiendo la katha de manos del líder hindú Kurukkal SivaSri T. Mahadeva
SivaSri T. Mahadeva
SivaSri T. Mahadeva
SivaSri T. Mahadeva
SivaSri T. Mahadeva
SivaSri T. Mahadeva
SivaSri T. Mahadeva
  
La khata o khadag es un pañuelo ceremonial tipo bufanda utilizado en la cultura de Mongolia y en el budismo tibetano: simboliza la pureza y la compasión y por lo general es de seda, comúnmente blanca que simboliza el corazón puro del donante, o de oro amarillo. También viene en variedad de colores y tiene diseños con símbolos y mantras auspiciosos. Las khatas pueden ser obsequiadas junto con incienso y otros artículos religiosos en bodas, funerales, nacimientos, graduaciones, llegadas y salidas de los huéspedes. Es un elemento esencial durante los rituales diarios del budismo.
 
La khata se usa principalmente en la meditación de los budistas, generalmente colocándola sobre los hombros y alrededor de las estatuas de Buda y otras deidades.
 
En el evento interreligioso participaron mil personas, entre ellos 600 monjes budistas, quienes al finalizar el encuentro, se apresuraron para saludar personalmente al Pontífice, quien se pronunció de esta manera: 
  
“Es una gracia especial para mí visitar esta comunidad católica, confirmarla en la fe cristiana (MILES CHRISTI dixit ¿En serio?), orar con ella y compartir sus alegrías y sufrimientos. Es igualmente una gracia poder estar con todos ustedes, hombres y mujeres de estas grandes tradiciones religiosas, que comparten con nosotros un deseo de sabiduría, verdad y santidad (MILES CHRISTI dixit: Fuera de la Iglesia Católica no hay sabiduría, ni verdad ni santidad).
   
En el Concilio Vaticano II, la Iglesia 'Católica' declaro su profundo y permanente respeto por las demás religiones. Dijo que ella «no rechaza nada de lo que en estas religiones hay de santo y verdadero. Considera con sincero respeto los modos de obrar y de vivir, los preceptos y doctrinas» (Nostra aetate, 2). Por mi parte, deseo reafirmar el sincero respeto de la Iglesia por ustedes, sus tradiciones y creencias (MILES CHRISTI dixit: Ah, el jesuitismo de Molina y Acquaviva, de acoger la forma externa y adaptarle el contenido, como ocurrió en la polémica de los Ritos chinos del siglo XVII)”.
   
Raymond Kingsley, obispo conciliar de Galle (Sri Lanka), explicó el significado del regalo: 
   
“Ellos honran a las grandes personalidades con este chal, demostrándoles respeto y rodeándolos con amor y la divinidad en la que creen (MILES CHRISTI dixit: ¿Cuál? Los budistas son ateos y no sabemos en qué cree Bergoglio, pero él no cree en el Dios Católico). Por tanto, creo que la comunidad demostró su admiración al Santo Padre con esta señal de respeto”.
 
Pero como Católicos, hemos de saber y creer que NI FRANCISCO ES PAPA, NI SU IGLESIA ES CATÓLICA. Y concluimos con las palabras del Papa León XIII en su encíclica Ad extremas (del 24 de Junio de 1893), sobre la India (pero aplicable también a Sri Lanka y el sudeste asiático)
    
Nuestros pensamientos se dirigen en primer lugar al bienaventurado Apóstol Tomás, que con razón es llamado el fundador de la predicación del Evangelio a los hindúes. Después, está San Francisco Javier, quien después se dedicó celosamente al mismo loable llamado. A través de su extraordinaria perseverancia convirtió a cientos de miles de hindúes de los mitos y viles supersticiones de los brahmanes a la verdadera religión. Tras las huellas de este hombre santo siguieron numerosos sacerdotes, seculares y religiosos, que con la autoridad y el permiso de la Santa Sede se esforzaron incansablemente en preservar y propagar los Misterios e instituciones de la Fe Cristiana que fueron introducidos por el Apóstol Santo Tomás y renovados por San Francisco Javier. Al presente día, ellos son los continuadores de estos nobles esfuerzos; no obstante, en las vastas extensiones de la tierra, muchos están todavía privados de la verdad, ¡aprisionados miserablemente en las tinieblas de la superstición!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.