jueves, 31 de marzo de 2011

LACRIMABILI STATU IN HISPANIÆ

EL ODIO A LA FE

 ¿Será que tenemos que volver a ver esta escena para reaccionar?

Estaba dudando en titular esta breve entrada con una de las brutales frases pronunciadas por los agresores durante la sacrílega invasión a la capilla universitaria de Somosaguas: «Arderéis como en el 36». Pero la brutalidad de la proclama y el recuerdo de los miles de mártires asesinados y torturados en la Guerra Civil  me han echado para atrás.
  
Lo cierto es que el afán por acabar con la presencia de Dios y sus símbolos en el espacio público tiene mucho de diabólico. No es sólo irreverencia; es simplemente odio a la fe, aversión a Dios, brutalidad contra los símbolos religiosos. No son gamberros ni locos. Es una agresión organizada y sistemática que tiene una versión agresiva y otra intelectual. Esta última pretende abrir un debate sobre la presencia de capillas en las universidades; bueno, en realidad de lo que se trata es de suprimir por las buenas o por las bravas las capillas de las universidades públicas.

¿Cuál es la respuesta a estas agresiones? Evidentemente, la primera y más importante reacción es desagraviar  a Dios con la oración y la celebración de la Santa Misa. Es la respuesta teológica, espiritual y justa. Si no utilizamos las capillas para su fin acabarán cerrándolas. Pero la respuesta teológica no es incompatible con la respuesta jurídica que han llevado a cabo el sindicato Manos Limpias y el Centro Jurídico Tomás Moro. Otra reacción legítima es la ciudadana, en este caso una manifestación convocada por la Asociación de Docentes Santo Tomás de Aquino para el próximo 2 de abril a las 17:00 h. delante del Ministerio de Educación en Madrid. 

¿Son conscientes los nuevos iconoclastas de la mecha que quieren encender y sus consecuencias?

Teresa García-Noblejas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.