viernes, 3 de mayo de 2013

PROFECÍA DE PÍO XII, EL ÚLTIMO PAPA

Pío XII

Pío XII profetizó sobre la Gran Apostasía de la Iglesia Romana:
«Supongo, querido amigo, que el Comunismo era el más visible entre los instrumentos de subversión usados contra la Iglesia y la tradición de la Divina Revelación. Por tanto, nosotros presenciaremos la invasión de todo lo que es espiritual: la filosofía, la ciencia, el derecho, la enseñanza, las artes, la prensa, la literatura, el teatro y la religión. Estoy preocupado por las confidencias de la Virgen a la pequeña Lucía de Fátima. Esta persistencia de Nuestra Señora ante el peligro que amenaza la Iglesia, es una advertecia divina contra el suicidio que representaría la alteración de la fe, en su liturgia, su teología y su alma. Siento en mi entorno a los innovadores que quieren desmantelar el Sacro Santuario, destruir la llama universal de la Iglesia, rechazar sus ornamentos, ¡hacerla sentir remordimiento de su pasado heroico! Bien, mi querido amigo, estoy convencido que la Iglesia de Pedro tiene que hacerse cargo de su pasado, o ella cavará su propia tumba. Yo libraré esta batalla con la mayor energía tanto en el interior como en el exterior de la Iglesia, aún si un día ellos tengan que servirse de mi persona, de mis actos, de mis escritos, como lo han intentado hasta el día de hoy, para deformar la historia de mi Iglesia. Todas las hereías humanas que alteran la Palabra de Dios para aparecer como una gran luz. Llegará un día en que el mundo civilizado renegará de su Dios, en el que la Iglesia dude como dudó Pedro. Será tentada de creer que el hombre se ha convertido en Dios, que Su Hijo es meramente un símbolo, una filosofía como tantas otras, y en las iglesias, los cristianos buscarán en vano la lámpara roja donde Dios los espera, como la pecadora que gritó ante la tumba vacía: ‘¿Dónde le han puesto?’».

(“Pie XII devant l’histoire”, por Mons. Georges Roche y Philippe Saint-Germain)

¡Cuantas cosas dijo S.S. Pio XII, en una sola conversación!
  1. Sabía que el Tercer Secreto de Fátima se trataba sobre la Apostasía venidera.
  2. Se sabía rodeado de modernistas.
  3. Previó nitidamente que pronto llegaría el momento en que la Iglesia pediría PERDÓN a los judios, a los protestantes… al mundo entero, traicionando su legado sagrado.
  4. Tenía en claro que existe la posibilidad REAL de que la misma Iglesia se AUTODESTRUYA cavando su propia fosa.
  5. Ve la apostasía y también la pérdida de la Fe EN la Iglesia.
  6. Advierte que los modernistas usarán a Pío XII a fin de deformar la historia de la Iglesia.
  7. Predice la llegada de la actual Antropolatría, hija de la “inmanencia vital” o “vitalismo cristiano”.
  8. Consecuencia de lo anterior… el despojo de todo sentido SACRO y una especial referencia a la FALTA del SANTÍSIMO.
  9. ¿DONDE LE HAN PUESTO? Es el reclamo, el grito de los verdaderos fieles que se sostienen SOLO por lo Fe en lo que es sin dudas un verdadero páramo religioso.
 
Dice el padre Malachi Martin que antes de morir, el Papa Pio XII pidió que no fueran a ordenar cardenal a Giovanni Battista Montini Alghisi. Cuando Juan XXIII bis fue elegido, fue de las primeras cosas que hizo.
 
Quizá el Papa sabía perfectamente lo que le esperaba a la Iglesia bajo el mando de Pablo VI.
 
Es de notar que gente de Monseñor Fellay ha tratado de desacreditar al padre Malachi Martin en algunos foros “oficiales” como AngelQueen. Pero entre más lo apedrean, más me parece que lo que dijo el padre Martin es completamente cierto, en especial la entronización de Satanás en el Vaticano que narra en el libro de “El Último Papa”.

2 comentarios:

  1. Que opinan de las profecías de Malquias?

    ResponderEliminar
  2. Cuanto puede decirse sobre ello está aquí: http://wwwmileschristi.blogspot.com/2014/09/la-profecia-de-los-papas-de-san.html

    PD. Es San Malaquías de Armagh (para no confundirlo con Malaquías el de la Biblia).

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.