lunes, 22 de julio de 2013

LA AGONÍA DE LA FRATERNIDAD SACERDOTAL SAN PEDRO

Desde SURSUM CORDA- Vía SANTA TERESITA DEL NIÑO JESÚS
  
  
Cuando en el 2006 yo me convertí al catolicismo (es decir, abandoné definitivamente la Iglesia Conciliar del Vaticano II), un amigo "diácono permanente" del Novus Ordo quiso tentarme con la Fraternidad Sacerdotal San Pedro. Según él, la "Iglesia" tenía un lugar para quienes "sentían el catolicismo tradicionalista", y si yo me quedaba en ese lugar, seguiría unido a la Iglesia, en caso contrario, me convertiría en un cismático y me iría al infierno. En aquellos días de marzo del año 2006, poco me importó contestarle "Si el Padre Eduardo reza con los herejes protestantes, si Juan Pablo II besa el Corán y dice que uno se puede salvar en cualquier falsa religión ¿Yo me iré al infierno? ¿Y el ecumenismo?". En vez de contestar cualquier cosa, le di un abrazo y me despedí.
 
En el 2006 la Fraternidad San Pedro era algo aún que parecía tener un futuro. Era otra época: hacía poco que Ratzinger había sido elegido como Papa en la Iglesia Conciliar y sus primeras acciones eran ambiguas. Lo llamaban "tradicionalista" y "conservador", su autobiografía (que yo había leído siendo muy joven) dejaba perplejo a muchos católicos perplejos que habían decidido olvidar que él era el autor de la confusa "Dominus Iesus" donde al mismo tiempo que decía que fuera de la Iglesia no había salvación, indicaba que aquellas "iglesias particulares" que conservaran el episcopado histórico y la eucaristía, eran medios de salvación. A eso se sumaba todo el ímpetu de la "reforma de la reforma", de la "hermenéutica de la continuidad". Por doquier aparecían pequeñas congregaciones que se adherían al Motu Proprio Ecclesia Dei y daban la Misa en Latín, aceptando el Concilio Vaticano II.
 
Yo, que por casi un año había leído todo (casi todo) lo que podía del "tradicionalismo" no vi como una opción la Ecclesia Dei, o los grupos al estilo Fraternidad San Pedro. El problema, llegué a la conclusión no era la Misa en sí misma, sino la fe, que la misa transmite y expresa. Por eso recuerdo que me sorprendió tanto el libro de Paul Aulagnier "La causa de nuestro combate: la Misa Católica".
  
La Causa Católica no es solamente recuperar la Misa porque sí, sino por aquello que esa Misa representa: EL DOGMA DE LA FE
 
Recuerdo que con mi conversión, las menciones a la Ecclesia Dei aumentaron. Ahora lo veo en perspectiva: eran los años en los que la Fraternidad Sacerdotal San Pío X podría haber consumado el acuerdo con Roma. Ratzinger, de nuevo, un tradicionalista, parecía haber sido la "mente" detrás de la Ecclesia Dei.
  
¿Quién podrá negarlo? Ratzinger Tauber/Benedicto XVI era el que estaba detrás de Ecclesia Dei (como Aníbal Bugnini del Novus Ordo)
 
El 18 de julio se cumplieron 25 años de la promulgación de aquel fatírido documento. ¿Cuales fueron los frutos? Si pensamos que fueron frutos espirituales, deberiamos encontrar una "Fraternidad Sacerdotal San Pedro" fuerte y pujante, con sus seminarios rebosantes, con centenares de sacerdotes atendiendo capillas y satisfaciendo a los fieles que reclaman la Misa Latina. No obstante, las cosas son diferentes: la bancarrota.
  • La Fraternidad Sacerdotal San Pedro no ha podido mantenerse, sus vocaciones propias son escasas, la mayoría de los jovenes ordenados provienen de otras congregaciones a los que se envía a estudiar allí.
  • La Fraternidad Sacerdotal San Pedro disminuyó sus centros de Misa, presionados y perseguidos por los obispos modernistas de la Iglesia Conciliar del Vaticano II que odian y desprecian la Misa Latina Indultada.
  • La Fraternidad Sacerdotal San Pedro ha terminado reconociendo que ellos constituyen únicamente un movimiento ritualista y que no tienen nada que ver con la preservación de la Tradición Católica.
  • La Fraternidad Sacerdotal San Pedro es una "Iglesia Alta", similar a la que existe en el anglicanismo porque:  
    1. Sus sacerdotes reciben una educación modernista, no católica.
    2. Tienen un concepto kantiano, subjetivo y agnóstico de la fe.
    3. El único objetivo de su formación es tener un par de "sacerdotes" que sepan rezar la misa latina, que son enviados allí donde operan capillas de la FSSPX, con el fin de dividir a los "católicos perplejos".
    4. Celebran la misa indultada de Roncalli/Juan XXIII, a la que a su vez alteraron siguiendo las normativas sucesivas de la Iglesia Conciliar, introduciendo variaciones como lectores laicos, comunión en la mano, etc.
    5. Sus "sacerdotes" no son verdaderos sacerdotes, ya que son ordenados por inválidos "obispos" de la Iglesia Conciliar. Al nunca haber sido consagrados éstos (por la invalidez del ritual), no pueden ordenar sacerdotes.
    6. Los sacerdotes de la FSSP enseñan y predican el ecumenismo, la colegialidad y todos los errores de la Iglesia Conciliar.
     
    En la Iglesia Conciliar existen muchos grupos fariseos. Tenemos a la Opus Dei (el principal), los Legionarios de Cristo fundados por el famoso pederasta Marcial Maciel, y también a los apóstatas del Instituto Buen Pastor, el Instituto San Felipe Neri, los padres de Campos, etc. Pero de todos ellos, la Fraternidad San Pedro es la evidencia más grande del intento de la Iglesia Conciliar del Vaticano II de tener una pequeña capilla tradicionalista en su Catedral Modernista. Con inválidos sacerdotes, que predican una doctrina herética, consiguieron confundir por un tiempo a muchos, pero esa confusión apenas si puede ser mantenida.
        
    Los resultados saltan a la vista: deserciones masivas, ordenaciones mínimas, obispos que los expulsan y cierran sus casas, o que simplemente se niegan a recibirlos. Hace unos años me enteré que cuatro seminaristas de la San Pedro terminaron uniéndose al sedevacantismo. Cada año, alguno migra a la Fraternidad San Pío X, escandalizado, herido, dolido.
            
    Así lucen las iglesias de los falsos tradicionalistas: VACÍAS. ¿Qué se les dejará a las del Novus Ordo?
      
    Se les dijo a éstos hipócritas que ellos, siendo fieles al "Papa" servirían a la Iglesia, serían una élite, defenderían la fe y ayudarían "al pueblo de Dios" a encontrar el verdadero sentido del Concilio Vaticano II. ¿Que fue de ésto? una banda de confusos y reprimidos, herejes como pocos, que propagan con furia el odio visceral por todo lo que es católico y que cada domingo, simulan celebrar una Misa que no tiene ningún valor.
      
    Las Misas "Una cum" (en comunión con el Vaticano II), al ser ofrecidas por sacerdotes inválidamente ordenados y pertencecer a la Iglesia Conciliar, NO TIENEN NINGÚN VALOR ANTE DIOS Y SON UNA PARODIA DE LA MISA CATÓLICA
      
    Al paso que van las cosas, de la Fraternidad Sacerdotal San Pedro NO QUEDARÁ NI EL RECUERDO

    2 comentarios:

    1. Que Dios le perdone. Usted no pertenece al Catolicismo, abandonó la Esposa de Nuestro Señor Jesucrist: la Santa Iglesia Católica Apostólica con Sede principal en Roma.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Jose Luis, estudie bien las cosas y aprenda a respetar a sus superiores. Si algo abandonamos, no fue a la Iglesia Una, Santa, Católica y Apostólica, Inmaculada Esposa de Jesucristo, la Roma Eterna que conservó intacta la Oración y Creencia antigua. Antes contrario, abandonamos fue a la Roma neopagana, protestante y anticristo, que es la iglesia deuterovaticana que Vd., mozalbete, defiende, a sabiendas de que desde el 28 de Octubre de 1958 fornica con las religiones falsas y los principados satánicos que gobiernan las naciones, y que tiene actualmente un fatuo por déspota (porque no es sacerdote, y una teocracia requiere un sacerdocio gobernante) demoliendo hasta sus propias doctrinas llamativas y extrañas canonizadas por el deuterovaticano concilio.

        Nos SOMOS parte del Remanente Fiel, el Catolicismo Auténtico, Bimilenario Tradicionalista y Legítimo, que junto a la Iglesia Triunfante y Purgante espera el día de la Santa y Gloriosa Parusía Apocalíptica de Nuestro Señor Jesucristo, y que mientras tanto, resiste con valor los ataques de satanás el maldito y sus agentes en la tierra.

        Eliminar

    Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.