lunes, 24 de octubre de 2016

ARTURO SOSA, HEREDERO DE ARRUPE Y VALIDO DE BERGOGLIO, O LA VERTIGINOSIDAD DEL MARX-JESUITISMO

Traducción del informe publicado en TRADITION IN ACTION. Tomado de RADIO CRISTIANDAD
  
  
Es bien sabido que desde hace más de cuatro décadas, los jesuitas se han alineado con la llamada ‘opción preferencial por los pobres’ y Teología de la Liberación’. Ahora parecen estar entrando en una fase marxista más claramente definida.
  
De hecho, el 14 de octubre de 2016, en la Congregación General de la Compañía de Jesús, que tuvo lugar en Roma, el P. Arturo Sosa Abascal fue elegido nuevo Superior General de la Compañía de Jesús. Arriba, en la imágen, se lo ve saludando a Decimejorge; a continuación, lo vemos en su típico atuendo de todos los días.
  
 
P. Arturo Sosa es de Venezuela y lleva en su equipaje la protección del comunista Hugo Chavez después de que éste dirigió un fallido golpe de Estado en 1992. Sosa intercedió con el gobierno para asegurar la liberación de Chaves de la prisión en nombre de los derechos humanos. Más tarde, Sosa apoyó a Chavez cuando se convirtió en presidente de Venezuela (1999-2013). Sólo después de 15 años de desastroso chavismo socialista –es decir, después de la muerte de Chavez-, Sosa critica el movimiento como ilegítimo y despótico
  
En 1978, el P. Sosa escribió el artículo resaltado en rojo en la primera fila de abajo, “La mediación marxista de la fe cristiana”. En ella, el jesuita afirma: 
“La relación […] entre fe cristiana y las ideologías nos permite admitir la legitimidad de una ‘ideologización’ marxista de la fe. Es decir, nos permite comprender la existencia de cristianos que al mismo tiempo se proclaman marxistas y se comprometen en la transformación dela sociedad capitalista hacia una sociedad socialista”.
  
Sosa llega a la conclusión de que es necesario aceptar el marxismo:
“Si eso [que las diversas ideas marxistas pasaron a formar parte del patrimonio de la humanidad] es una realidad a escala mundial, entonces la presencia del marxismo es aún más importante en el “Tercer mundo” y concretamente en América Latina. Nuestra cultura está ya penetrada por elementos marxistas. Cualquier comprensión que se intente del proceso latinoamericano no puede prescindir de la realidad del marxismo como idea inspiradora de políticas, movimientos y acciones”.
  
Al elegir un hombre que ha defendido abiertamente estas ideas en el pasado, la Compañía de Jesús está dando un paso más en el camino de la Revolución. Un nuevo paso que está destinado a seguir el ritmo de las iniciativas comunistas de Bergoglio, que es también un jesuita
  
Un resumen del artículo en español se puede leer aquí – el texto completo en español aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario