viernes, 13 de junio de 2014

ANTE LA RENUNCIA DEL JEFE DE ESTADO

Desde EL MATINER CARLÍ
   
París, 4 junio 2014, San Francisco Caracciolo, confesor; en la infraoctava de la Ascensión. El Duque de Aranjuez al semanario Minute: "Ni me emociona ni me preocupa la abdicación de un usurpador".

Semanario MINUTE, nº 2670, miércoles 4 junio 2014: "Juan Carlos: ¿monarca o renegado?"

Hemos acudido inmediatamente a su primo, heredero de las tradiciones carlistas y legitimistas españolas, S.A.R. Don Sixto Enrique de Borbón. La respuesta fue breve y mordaz: "Ni me emociona ni me preocupa la abdicación de un usurpador que después de prestar juramento ha renegado de su palabra dada sobre el Evangelio".

Comunicado de la Secretaría Política


Este lunes 2 de junio de 2014 se ha anunciado la «abdicación» del Jefe de Estado constitucional de España, Juan Alfonso, sucesor de Francisco Franco «a título de rey» con el sobrenombre de Juan Carlos. Él mismo lo ha confirmado en mensaje leído ante las cámaras de televisión.

Tiempo habrá para el sosegado juicio histórico. Hoy toca a la Comunión Tradicionalista, salvaguarda de las leyes tradicionales de las Españas, recordar que Juan Carlos no puede abdicar porque legítimamente nunca ha reinado. Ni heredó ningún derecho de sucesión de nuestra Monarquía, ni lo transmite a su hijo Felipe. Ha ostentado una jefatura, o presidencia, de facto, gracias a una sucesión de contrafueros y golpes de estado.

Ha sido la perfecta encarnación del régimen de corrupción y disolución que ha presidido una de las etapas más negras hasta ahora de la historia de España. Ha sido el hombre de los intereses extranjeros, que le han sostenido. Ha sido un destacado enemigo de la Religión y de la Patria.

El actual depositario de la legitimidad dinástica es el Infante Don Sixto Enrique de Borbón y Borbón Busset, Duque de Aranjuez. Al margen de él no hay monarquía, sino república coronada y colonia sometida al extranjero.

Secretaría Política de S.A.R. Don Sixto Enrique de Borbón

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.