miércoles, 11 de julio de 2018

PREDICAR LA “REFORMA SOCIAL” ES DECLARAR QUE LA CRUZ ES INÚTIL PARA REDIMIR LOS PECADOS

«En su afán pueril y vano de seducir al pueblo, el clero moderno concede a los programas socialistas la función de esquemas realizadores de las Bienaventuranzas. El truco consiste en reducir a una estructura colectiva y externa al individuo, un comportamiento ético que si no es individual e interno no es nada. El clero moderno predica, en otros términos, que hay una reforma social capaz de borrar las consecuencias del pecado. De lo que se puede deducir la inutilidad de la redención por Cristo». (NICOLÁS GÓMEZ DÁVILA, Escolios a un texto implícito - Selección, pág. 476).

COMENTARIO: Este escolio frente a la “Teología de la Liberación”, a la cual se inficionaron varios sacerdotes y obispos antes, durante y los primeros años post-Vaticano II, es más vigente -incluso profético- ahora en tiempos bergoglianos, quien precisamente ha sentado su mendaz cátedra en ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.