lunes, 14 de marzo de 2016

EL INTERROGATORIO JUDAICO A FELLAY

¡INAUDITO! NI RANGEL NI RIFÁN, QUIENES SEPULTARON IDEOLÓGICAMENTE AL LEÓN DE CAMPOS, PASARON POR ESA SITUACIÓN CUANDO DEFECCIONARON ANTE ROMA.
  
Bernard Fellay es interrogado por el periodista inglés Tim Sebastian, presentador del programa Conflict Zone en el canal Deutsche Welle, sobre temas como el modernismo, los judíos y el "pontificado" de Bergoglio. Presa de los nervios y de la sevicia del entrevistador, Fellay intenta parecer simpático, pero no lo logra: sus ojos delatan nerviosismo, habla deshilvanadamente, le echa los muertos a Williamson y acepta que injurien a Mons. Lefebvre, del cual es indigno sucesor.

https://www.youtube.com/watch?v=g0eTadAYK6o
Clic sobre la imagen para acceder al vídeo
 
Monseñor Fellay y compañía, bienvenidos a la Iglesia Conciliar del Vaticano II, donde la voluntad de los judíos prevalece sobre el mismo pontificado y ser políticamente incorrecto es castigado con la excomunión y el ostracismo.

Sin más la entrevista, traducida y transcrita por NON POSSUMUS (Notas propias).
TIM SEBASTIAN: Monseñor Fellay, bienvenido a Conflict Zone.
Mons. BERNARD FELLAY: Gracias
T. S.: Permítame regresar un par de años, en diciembre de 2012 dio un discurso que dice: “Los judíos estuvieron entre aquellos que a través de los siglos han sido enemigos de la Iglesia”. ¿Por qué dijo eso?
Mons. B. F.: Lo dije. Creo que esto causó mucha controversia por nada.
T. S.: ¡Como usted sabía que pasaría!
Mons. B. F.: No, porque no fue para nada mi intención. Mi intención fue solamente presentar que los judíos mirarían a la Iglesia como enemiga, pero no presentarlo del otro lado. Tal vez no me expresé correctamente.
T. S.: Pero usted no se disculpó por toda la indignación y la preocupación que esto causó.
Mons. B. F.: No, hicimos una corrección. Dijimos, primero es erróneo pretender que yo apuntaba hacia cada judío o el pueblo judío, eso es erróneo. No es lo que quise decir.
T. S.: ¿Entonces está culpando a la prensa?
Mons. B. F.: No.
T. S.: Está culpando a la prensa por recogerlo.
Mons. B. F.: Posiblemente, este reportero específico que dijo que yo habría dicho “el pueblo judío” y yo nunca dije “el pueblo judío”.
T. S.: Roma lo miró mal también. El vocero del Vaticano dijo que es imposible hablar de los judíos como enemigos de la Iglesia, Federico Lombardi.
Mons. B. F.: Claro, y yo dije que esa nunca fue mi intención. Nunca.
T. S.: ¿Cómo puede leer tan mal las reacciones? Cuando usted dice judíos como enemigos, la gente lo toma como un insulto religioso. Es un insulto religioso ¿no es así?
Mons. B. F.: Está equivocado. Yo nunca intenté [eso], en la conferencia de la cual fue tomada, yo no hablo de los judíos, hablé acerca de la situación de la Iglesia, y fue presentada como personas que se oponían a nuestra aceptación a regresar a la Iglesia, y entre esas personas hay algunas organizaciones judías…
T. S.: No enemigos.
Mons. B. F.: No, eso es otra…
T. S.: Eso es lo que dijo.
Mons. B. F.: Sí, pero ellos fueron puestos en el mismo grupo con los masones y los modernistas. Entonces no solo estaba dirigida a los judíos como si ellos fueran los enemigos. No.
T. S.: No, usted está esparciendo el odio alrededor un poquito...
Mons. B. F.: No... digamos... es una presentación equivocada de lo que dije.
T. S.: La Liga antidifamación no lo tomó muy bien, lo llamaron “antisemita contumaz”.
Mons. B. F.: Sí porque está todo, ¿cómo dicen? el historial de Mons. Williamson…
T. S.: Monseñor Williamson fue consagrado al mismo tiempo que usted
Mons. B. F.: Sí, y yo difiero totalmente de su posición en, digamos, la cuestión judía. Entonces…
T. S.: Él es un hombre que minimiza el holocausto.
Mons. B. F.: Usted podría decir eso, sí.
T. S.: Un negador del holocausto, de hecho.
Mons. B. F.: Pienso que sí.
T. S.: Usted no lo tomó muy en serio cuando él lo dijo, ¿verdad?
Mons. B. F.: No.
T. S.: ¿Por qué no? ¿Porque usted está acostumbrado a escuchar esa clase de comentarios antisemitas en su Iglesia?
Mons. B. F.: No. Y realmente lo siento que usted trate de presentar a la Fraternidad como antisemita porque no lo es.
T. S.: Le estoy planteando esta pregunta.
Mons. B. F.: Le estoy respondiendo porque…
T. S.: A Roma no le gustó lo que usted dijo. Y a la Liga Antidifamación y otras organizaciones judías tampoco les gustó.
Mons. B. F.: A mí tampoco me gusta. Esa no es mi posición sobre los judíos. No es la mía. Es una mala presentación de las cosas.
T. S.: Pero ¿puede ver el por qué cuando se ve hacia atrás en la historia de la organización y hay simpatía por gente que es cercana a los nazis, como el criminal de guerra que fue albergado en uno de sus edificios en Francia? [Nota de MILES CHRISTI: Se refiere a Paul Touvier, capturado por la policía francesa en 1989 acusado de ejecutar a siete partisanos judíos en 1944. Antes de su captura, fue acogido en el priorato de Niza. A su muerte, en 1996, la Misa de Réquiem fue oficiada por el Padre Philipe Laguérie, actual director del Instituto del Buen Pastor.]
Mons. B. F.: Sin el conocimiento de los superiores. Yo no sabía. No sabía acerca de eso.
T. S.: La excusa fue que se debió a un acto de caridad hacia un hombre sin hogar. ¿Y nadie sabía quién era?
Mons. B. F.: No, no lo sabíamos.
T. S.: Un francés convicto por crímenes contra la humanidad.
Mons. B. F.: No lo sabía. Lo siento, pero así fue como ocurrieron las cosas.
T. S.: En 1990, Marcel Lefebvre, que fue fundador de su organización, fue convicto por difamar la comunidad musulmana, tuvo que pagar una multa de 5000 euros. Esta no es la mejor publicidad para su grupo, ¿no es así?
Mons. B. F.: Sí. Y es una de las cosas menos felices, pero…
T. S.: Importa mucho la gente que fue difamada.
Mons. B. F.: Yo diría, deberían los medios, que trabajan para estar allí, que vieran objetivamente, en vez de estas cosas como lo de los musulmanes -que fue solamente, digamos, una advertencia, acerca de... de nuevo: no todos los musulmanes... hay otras cuestiones, esto no es lo nuestro, esto no es lo que hacemos.
T. S.: Pero han herido e insultado en todo el mundo y usted no se disculpa, no he podido encontrar una sola disculpa además de lo Monseñor Williamson. Pero vea, Monseñor Tissier de Mallerais, otro de los obispos, cuando dijo en 1997: “la Iglesia, por su parte, ha condenado, en todos los tiempos, la matanza de judíos, incluso cuando sus graves defectos los hicieron odiosos a las naciones donde se establecieron”. ¿No es eso antisemitismo?
Mons. B. F.: No. No lo creo así. Desde el punto de vista histórico ¿es verdad, no lo es, está limitado a un punto en la historia o…?
T. S.: “Cuando sus graves defectos los hicieron odiosos”
Mons. B. F.: Mire, tenemos todos los días gente que se comporta, de cualquier país, que se comporta de manera odiosa.
T. S.: Pero usted habló de los judíos, y dos obispos que fueron consagrados con usted hablaron de los judíos, uno que fue tal vergüenza para usted que tuvo que enviarlo de regreso a Londres para mantenerlo callado y en un rincón, por decirlo así.
Mons. B. F.: En ese tiempo.
T. S.: ¿En ese tiempo?
Mons. B. F.: Sí. 
T. S.: Entonces esas opiniones estaban bien mientras que no las expresara.
Mons. B. F.: No, no estaban bien. No. No estaban bien. No. Nosotros no estamos de acuerdo. No estaban bien. Pero es verdad, no le di importancia a esto porque…
T. S.: Porque ustedes estaban acostumbrados.
Mons. B. F.: No, no es verdad, no es porque estábamos acostumbrados, pero no es nuestro pan de cada día, realmente no lo es.
T. S.: Monseñor Fellay: Canon 218 del Código de Derecho Canónico. ¿Le es familiar? [Nota de MILES CHRISTI: La prueba de que Tim Sebastian es judío: procede igual que el diablo cuando tentó a Cristo citándole las Escrituras. Ese canon del código de 1917 señala que 
El Romano Pontífice, Sucesor de San Pedro en el primado, no tiene sólo el primado de honor, sino suprema y plena potestad jurisdiccional sobre la Iglesia universal en materia de fe y costumbres, al tiempo en lo que refiere a la disciplina y el régimen de la Iglesia extendida por todo el orbe.

Esta potestad es, por tanto, verdaderamente episcopal, ordinaria e inmediata en todas y cada una de las iglesias, por tanto, sobre todos y cada uno de los pastores y fieles, independiente de cualquier autoridad humana”.]
Mons. B. F.: Si usted lo dice así, no.
T. S.: Fue autorizado por el papa que le dio el nombre a su organización: Pio X. ¿Y qué dice sobre la autoridad del papa? Permítame recordarle: La define como la suprema y más completa jurisdicción en la Iglesia, tanto en materia de fe como de moral y en aquello que afecte la disciplina y el gobierno de la Iglesia en todo el mundo.
Mons. B. F.: Ajá.
T. S.: ¿Entonces por qué usted cuestiona la autoridad del papa Francisco?
Mons. B. F.: Mire, nosotros no cuestionamos la autoridad. Lo que cuestionamos son ciertos actos realizados con más o menos autoridad, nunca hechos con la máxima autoridad. Entonces los actos…
T. S.: Cuestionan el Vaticano II, las reformas que trajo en los 60, que obliga a todos los católicos, usted lo sabe: obliga a todos los católicos.
Mons. B. F.: No, no es obligatorio. Si usted mira -es una parte de los documentos del concilio-, incluso los obispos del Concilio no dicen si este concilio es infalible o no lo es. Y usted tiene como parte de los documentos del Concilio, una declaración del secretario del Concilio que establece que es infalible en el Concilio lo que el Concilio dice que es infalible. Y no hay lugar en donde lo diga. Por supuesto, es infalible lo que era infalible antes, lo que es absolutamente normal, entonces lo que era dogma antes sigue siendo dogma. El Concilio mismo no quiso atar la infalibilidad.
T. S.: Usted dijo en octubre de 2013: “El estado de la Iglesia es un verdadero desastre y el papa actual lo está haciendo diez mil veces peor”. Esa es una falta de respeto enorme a la autoridad de este papa. ¿No es así?
Mons. B. F.: Podría parecer irrespetuoso solo…
T. S.: Por supuesto que es una falta de respeto.
Mons. B. F.: Es una declaración.
T. S.: Diciendo que es un desastre.
Mons. B. F.: Sí.
T. S.: Justo en contra de sus propias reglas que dicen: “La FSSPX humildemente se somete a la autoridad del papa, guardián supremo de la fe y le da el respeto que se debe a la cabeza elegida de la Iglesia de Dios”. Y luego le dice desastre.
Mons. B. F.: Sí.
T. S.: Eso no es darle el respeto que se debe a la cabeza elegida de la Iglesia de Dios. Este es un insulto, ¿no es así?
Mons. B. F.: No, no es un insulto. Y el Papa…
T. S.: ¿Esto es reverencia para usted? Decirle que es un desastre.
Mons. B. F.: No, no es un insulto. No es un insulto. Es una expresión de discrepancia, sí.
T. S.: Es peor que eso: “está haciendo las cosas diez mil veces peor”.
Mons. B. F.: Sí por supuesto, es una expresión retórica, lo reconozco.
T. S.: ¿Usted cree que Pío X hubiera tolerado y soportado una insubordinación de esta clase de uno de sus obispos? ¿Un obispo que él hubiera excomulgado?
Mons. B. F.: Yo cuestiono la palabra insubordinación, no es una insubordinación. [Nota de MILES CHRISTI: Sí lo es. Es una insubordinación lícita y obligatoria, además, porque en Cum ex Apostolátus se determina que si una autoridad eclesiástica o secular se aparta de la Fe, los súbditos quedan exonerados del deber de obediencia, so pena de incurrir en las mismas sanciones canónicas que sus gobernantes.]
T. S.: Falta de respeto.
Mons. B. F.: Bueno sí… Diría que no es el mayor de los respetos, pero yo realmente le muestro mi respeto, lo hago. [Nota de MILES CHRISTI: Sin palabras]
T. S.: Y luego a sus espaldas le dice que es un desastre.
Mons. B. F.: No es a sus espaldas, realmente…
T. S.: Pero no se lo diría en su cara ¿verdad?
Mons. B. F.: No.
T. S.: Entonces es a sus espaldas.
Mons. B. F.: No, no se puede decir eso porque él lo sabe.
T. S.: Pero parece, Mons. Fellay, que usted toma y escoge cuáles aspectos de la Tradición quiere seguir. ¿No es verdad?
Mons. B. F.: Deme un ejemplo.
T. S.: Pues le estoy poniendo el ejemplo de que usted promete darle toda la reverencia debida reverencia a la cabeza elegida de la Iglesia de Dios y luego usted dice que es un desastre. Pero usted apoya la misa tridentina en latín, entonces usted toma y escoge qué reglas de la Iglesia sigue y cuáles ignora.
Mons. B. F.: No, yo no estoy de acuerdo con usted. Porque, digamos, el punto determinante de por qué acepto algo y digo aquí hay un problema, es la enseñanza de la Iglesia, no soy yo. Es lo que la Iglesia ha enseñado a través de los siglos, es el Magisterio, es lo que los papas dicen, y es por eso que nosotros expresamos a las autoridades en Roma nuestro problema, a nosotros nos gustaría obedecer, pero tenemos un problema de conciencia. Porque está pidiendo lo contrario a lo que hicieron sus predecesores.
T. S.: En este punto su humilde sumisión a la autoridad del papa se va por la ventana.
Mons. B. F.: No, yo no iría tan lejos. Es decir, usted tiene que entender las palabras, la humilde sumisión es… La verdad suena muy bien, pero creo que nos comportamos no diferente a cualquier otro católico, no creo que nuestro comportamiento u oposición al papa sea muy diferente a cualquier otro. [Nota de MILES CHRISTI: Sin palabras]
T. S.: ¿No es esto arrogante de su parte?
Mons. B. F.: No, no.
T. S.: Usted no tiene la responsabilidad de dirigir una Iglesia. [Nota de MILES CHRISTI: Ni usted la de un canal de televisión.]
Mons. B. F.: Bueno, yo tengo…
T. S.: Usted no tiene la responsabilidad del Vaticano. [Nota de MILES CHRISTI: Señor Sebastian, usted tampoco tiene la responsabilidad del Deutsche Welle.] Usted y su secta aparentemente son los únicos que conocen el verdadero camino de la cristiandad, es increíble, los cardenales y el papa no lo saben como usted.
Mons. B. F.: Es una caricatura la que usted inventó. Estamos en discusiones con Roma. Y nosotros sabemos lo que ellos piensan de nosotros. Y ahora mismo estamos en discusiones con Roma.
T. S.: Han estado discutiendo durante años.
Mons. B. F.: Sí. Entonces nosotros sabemos lo que ellos piensan. Y ellos no dicen lo que usted acaba de decir. Ellos nos consideran católicos, no como una secta.
T. S.: Usted fue excomulgado.
Mons. B. F.: Sí, provisionalmente… [Nota de MILES CHRISTI: Monseñor Lefebvre sostuvo que esa excomunión era nula y sin efecto. Y aún si no se pronunciara, igual lo era, al provenir de alguien sin autoridad. En cambio, Fellay sí la reconoce como válida. Dicho en una palabra, Fellay se acusa de cismático frente a la secta vaticana.]
T. S.: Pero la excomunión fue levantada.
Mons. B. F.: Sí. [Nota de MILES CHRISTI: Decir “Nos levantaron la excomunión” es reconocerle efectos jurídicos al decreto de la Roma modernista, y por ende, que la FSSPX es cismática.]
T. S.: Es una sanción automática de la Iglesia, ¿no? Excomulgar.
Mons. B. F.: Para una persona sí, pero no al grupo, el grupo nunca fue excomulgado. [Nota de MILES CHRISTI: Remitirse a las dos notas previas.]
T. S.: Ustedes fueron advertidos que si seguían adelante con las consagraciones serían excomulgados.
Mons. B. F.: Sí.
T. S.: Y ustedes siguieron adelante y lo hicieron y se pusieron en contra de la Iglesia.
Mons. B. F.: Sí. [Nota de MILES CHRISTI: ¿A cuál de las dos Iglesias se refiere: a la Inmaculada Iglesia Católica o a la Prostituta Iglesia conciliar]
T. S.: Y usted no se arrepiente por haber hecho esto.
Mons. B. F.: No, no lo creo.
T. S.: El papa Francisco: ¿qué hay en contra de él que es tal desastre? ¿Es porque dijo que la Iglesia se había obsesionado con el aborto, el matrimonio homosexual y la contraconcepción? ¿Es esto lo que no le gusta de él?
Mons. B. F.: No es cuestión de no gustar. Él está a cargo del gobierno de la Iglesia, entonces está encargado de que la Iglesia haga su trabajo, el deber de la Iglesia es salvar almas, es su principal preocupación, llevar a las almas al Cielo. Y recordar a este mundo los Mandamientos de Dios. La Iglesia es la voz de Dios y cuando él lo hace -y lo hace mucho, muchas veces- yo estoy muy contento. [Nota de MILES CHRISTI: Sí, “está contento”, porque ambos hacen un mismo trabajo. El uno demuele lo poco que de Católico tenía la iglesia deuterovaticana y el otro destruye el legado de Mons. Lefebvre.]
T. S.: Él critica a la Iglesia por poner al Dogma antes que el amor y por priorizar doctrinas morales a servir a los pobres y marginados.
Mons. B. F.: Sí…
T. S.: ¿No es eso lo que usted hace?
Mons. B. F.: No.
T. S.: Usted pone el dogma primero que el amor.
Mons. B. F.: No, los dos van juntos, está equivocado poner oposición entre los dos, ellos van juntos. La verdad sin el amor no hace nada, pero el amor sin la verdad también está equivocado. Son necesarios los dos, es necesario el dogma y es necesario también el amor.
T. S.: Usted pasa el tiempo hablando, usted habla de doctrina dentro de la Iglesia, usted habla de la Misa en Latín, usted habla acerca de los males del Vaticano II, como usted los ve. Pero usted parece ignorar el hecho de que en una centena de países alrededor del mundo los cristianos son perseguidos diariamente.
Mons. B. F.: Oh y nosotros sufrimos con ellos, ¿sabe que nosotros…
T. S.: Sufren con ellos pero nunca dicen nada respecto a ellos.
Mons. B. F.: Sí, lo hacemos.
T. S.: ¿Cuándo?
Mons. B. F.: Podemos ver, desde el principio…
T. S.: ¿Cuándo? No encontré nada…
Mons. B. F.: Desde que hablamos de la persecución de los comunistas contra los cristianos, no empezó hoy que los cristianos están sufriendo.
T. S.: El sufrimiento es mayor ahora que otro tiempo de la historia reciente.
Mons. B. F.: Sí, ahora mismo es muy intenso.
T. S.: Y en muchos países.
Mons. B. F.: Sí, es enorme.
T. S.: ¿Y qué piensa usted que le importa más a Dios, la Misa en latín o la persecución de los cristianos? ¿Qué cree que le importa más?
Mons. B. F.: Le importa todo.
T. S.: ¿Qué cree que le importa más, el dogma o el amor?
Mons. B. F.: No me gusta como… usted está oponiendo dos cosas que no pueden oponerse. Me rehúso a entrar en esta clase de razonamiento antagónico, no está bien. Esa no es mi posición. Como dije, Dios es el Dios de la verdad pero igualmente el Dios del amor. Y San Juan dice “quien ama a Dios, lo conoce”.
T. S.: Quisiera preguntarle, si me lo permite, su actitud hacia la homosexualidad. ¿Por qué está en contra de la gente que siente atracción por el mismo sexo? ¿Por qué es anatema para usted?
Mons. B. F.: Hay que distinguir dos cosas. Si nos presentamos como católicos, estamos obligados a representar la enseñanza de la Iglesia en este punto, no lo que nosotros pensamos sino lo que enseña la Iglesia. Y a través de todas las épocas. Y estamos regidos por la moral que no cambia. Y distinguimos dos cosas que es muy importante distinguir. Primero, cuando alguien es -esto pertenece a la enseñanza de la Iglesia- todos los que llegan al mundo vienen con una terrible marca, una herencia terrible que es el pecado original. Todos, cada hombre, y lo heredamos de…
T. S.: Por eso usted dice que los derechos humanos no son absolutos.
Mons. B. F.: Mmm… no, porque los derechos de Dios están antes que los derechos humanos, en ese sentido... pero van juntos… [Nota de MILES CHRISTI: Falso a decir no más. Los derechos humanos, nacidos del liberalismo masónico, van en contravía de los Derechos de Dios.] pero usted puede tener gente… bueno, todos tienen malas tendencias y puede tener gente que tiene tendencias, diría, contra la naturaleza. Ok, la tienen, no significa que sean malos por eso, ellos necesitan por supuesto hacer lo que pueden para dominar esto, distinguimos esto de…
T. S.: Pero usted dijo en 2010 que el problema de la Iglesia no es el celibato, sino la homosexualidad. Si se quiere evitar abusos, hay que mantener a los homosexuales fuera del sacerdocio.
Mons. B. F.: Sí, y todavía… [Nota de MILES CHRISTI: Y muy bien que retuviste a Urrutigoyti, aún cuando el Padre Morelo denunció los escándalos que cometía en La Reja.]
T. S.: Usted confunde dos cosas, porque el abuso es lo que hace un pedófilo, lo que es un crimen, la homosexualidad es una orientación sexual. Son cosas diferentes. ¿No es así?
Mons. B. F.: Sí estoy de acuerdo que hay que distinguir esto y forzosamente muchas veces esta distinción no se hace entre, como dije…
T. S.: No lo hizo aquí, ¿verdad?
Mons. B. F.: Bueno, diría, conforme pasa el tiempo nos volvemos más precisos, había un tiempo en que cuando decíamos que alguien es homosexual significaría el acto, y no solamente esta tendencia, hay que distinguir y decir: acto homosexual, acto pedófilo, yo distingo ambos.
T. S.: ¿Pero cómo los obispos de la Iglesia católica impulsan principios sobre la sexualidad cuando cubren sus propios crímenes en esta área? ¿Cómo tienen la autoridad moral para hacerlo?
Mons. B. F.: Distingamos de nuevo: la ley de la Iglesia siempre ha sido muy clara. De acuerdo a la Ley Canónica, podemos ver que la ley canónica la pedofilia y también la homosexualidad es fuertemente condenada.
T. S.: Pero siguieron haciéndolo por muchos años.
Mons. B. F.: Algunas personas no aplican la ley de la Iglesia. Fueron infieles a la ley que están obligados a seguir. [Nota de MILES CHRISTI: Tú también fuiste infiel a la Ley de la Iglesia en ese sentido.]
T. S.: ¿Se avergüenza de ello?
Mons. B. F.: Sí, realmente no estoy contento con eso. Sí.
T. S.: ¿Se le cae la cara de vergüenza?
Mons. B. F.: Oh sí.
T. S.: ¿Y acerca de la igualdad, Mons. Fellay?
Mons. B. F.: ¿Qué quiere decir con igualdad?
T. S.: La igualdad entre hombre y mujer. Pio X tiene sus puntos de vista acerca de la igualdad. No pensaba que hubiera algunos ¿no es así?
Mons. B. F.: Está equivocado.
T. S.: La mujer nunca puede ser el igual que el hombre -dice- y no puede gozar de derechos iguales. Algunas pocas mujeres que quieren legislar y las que lo han hecho, solo pueden ser calificadas de excéntricas.
Mons. B. F.: Bueno tiene que distinguir las cosas, cuando habla de derechos.
T. S.: Usted está de acuerdo con eso.
Mons. B. F.: Hay que hacer distinciones. Muchas cosas pueden aclararse cuando se distinguen las cosas. Y aquí en esta cuestión de mujeres y hombres está claro que el hombre no es una mujer y la mujer no es un hombre. Si uno tiene, diría, habilidades o cualidades que les ayudan a hacer ciertos trabajos, bueno no trabajos, operaciones, acciones…
T. S.: Entonces usted está de acuerdo con lo que él dijo.
Mons. B. F.: Estoy explicando lo que significa.
T. S.: Sí pero él dice que pocas mujeres que quieren legislar. Ahora el mundo está lleno de mujeres que legislan.
Mons. B. F.: Está lleno, sí.
T. S.: Entonces usted no puede sostener esta declaración ,¿o sí? No se puede continuar, es anticuado.
Mons. B. F.: Es entenderlo. Qué quiso decir. Él hizo una aplicación para ese tiempo, el fundamento del significado de estas cosas entre el hombre y la mujer. Como seres humanos, son absolutamente iguales. Y San Pio X lo habría dicho. Como seres humanos tienen exactamente los mismos derechos.
T. S.: Mi punto es: estas declaraciones, estas actitudes que hacen ustedes parte del tradicionalismo, necesitan actualizarse.
Mons. B. F.: En ciertos puntos, sí. [Nota de MILES CHRISTI: Típico de un rallié.]
T. S.: Pero usted es anti modernista, usted dijo que están dispuestos a escribir el Credo con su sangre y a firmar el juramento antimodernista, eso es lo que usted dijo.
Mons. B. F.: Sí pero ¿qué es anti modernismo? Es apuntar el error…
T. S.: Es tomar y escoger.
Mons. B. F.: El modernismo es un error religioso. No tiene nada que ver con el mundo moderno. Nosotros tomamos aviones, usamos computadoras, tenemos Smartphone, y… si eso es modernismo, está bien, ¿ve?
T. S.: El modernismo es también hablar con otras fes, lo que a usted no le gusta…
Mons. B. F.: ¡Seguro, nosotros lo hacemos, lo hacemos todo el tiempo! ¡Sí, lo hacemos! Pero discretamente. Y hacemos amigos. No hay problema. [Nota de NON POSSUMUS, a la cual adherimos: ¡Increíble respuesta, propia de un político liberal, y absolutamente indigna del sucesor de Mons. Lefebvre!]
T. S.: Y le tomó al Vaticano casi 15 años para reconocer el estado de esta realidad, casi quince años.
Mons. B. F.: Bueno, eso es normal. No estoy molesto con eso.
T. S.: Monseñor, usted habla acerca del pecado, herejía, el camino correcto, ¿cuáles son sus pecados?
Mons. B. F.: ¿Mis pecados?... oh… probablemente… probablemente que hablo mucho… Sí eso dicen. [Nota de MILES CHRISTI: ¡Ay, no, tenemos ante nosotros a San Bernardo Fellay! “Hablo mucho” es una imperfección. Pero no es más que una mentira.]
T. S.: ¿Hablar mucho?
Mons. B. F.: Sí. Dar esta impresión de ser demasiado seguro de mí mismo. [Nota de NON POSSUMUS, a la cual adherimos: ¿Como en esta entrevista patética, Monseñor?] (ininteligible) Tengo que mejorar, mucho, definitivamente, no hay problema. [Nota de MILES CHRISTI: ¿Te parece poco el modernismo que estás introduciendo en la Fraternidad, Bernie?]
T. S.: Muchas gracias...

1 comentario:

  1. Este periodista conoce muy bien las contradicciones de la Fraternidad y usó esos puntos debiles para "planchar" a Fellay.

    ResponderEliminar