viernes, 9 de diciembre de 2016

OTRA VEZ LO DE "JUDAS SE SALVÓ"

El pasado 6 de Diciembre, explicando la parábola de la Oveja perdida en el Evangelio de San Mateo, en su habitual homilía matinal de la capilla de la Casa Santa Marta, el de facto Palacio Apostólico de Francisco I, éste dijo:
“La figura que más me hace entender la actitud del Señor con la oveja perdida es la actitud del Señor con Judas. La oveja perdida más perfecta en el Evangelio es Judas: un hombre que siempre, siempre tenía algo de amargura en el corazón, algo que criticar a los demás, siempre distante. No conocía la dulzura de la gratuidad de vivir con todos los demás. Y dado que esta oveja no estaba satisfecha –¡Judas no era un hombre satisfecho!– siempre escapaba. Escapaba porque era ladrón, iba por aquel lado, él. Otros son lujuriosos, otros… Pero siempre escapan porque existe aquella oscuridad en el corazón que los separa del rebaño. Es esa doble vida, esa doble vida de tantos cristianos, incluso con dolor podemos decir, sacerdotes, obispos… Y Judas era obispo, era uno de los primeros obispos, ¡eh! La oveja perdida. ¡Pobrecito! Pobrecito este hermano Judas como lo llamaba don Mazzolari, en aquel sermón tan bello: ‘Hermano Judas, ¿Qué cosa sucede en tu corazón?’. Nosotros debemos comprender a las ovejas perdidas. También nosotros tenemos siempre alguna cosita, pequeñita o no tan pequeñita, de la oveja perdida.
 
Lo que hace la oveja perdida no es tanto una equivocación cuanto una enfermedad que está en el corazón y que el diablo explota. Fue al templo a hacer la doble vida, el beso al Señor en el huerto y después las monedas que recibió de los sacerdotes... No es una equivocación. Lo ha hecho... Estaba en el rebaño. Judas, con su corazón dividido, disociado, es “el icono de la oveja perdida” y a la que el pastor va a buscar: “¡Judas!, haz lo que debas hacer, amigo”. Pero Judas no entiende y al  final, cuando ha visto lo que la propia doble vida ha hecho en la comunidad, el mal que ha sembrado con su oscuridad interior, que lo llevaba a escapar siempre, buscando luces que no eran la luz del Señor, sino luces como adornos de Navidad, luces artificiales, “se ha desesperado”. Eso es lo que sucede si las ovejas perdidas no aceptan las caricias del Señor.
 
Hay una palabra en la Biblia –el Señor es bueno, también para estas ovejas, nunca deja de buscarlas–  hay una palabra que dice que Judas se ha ahorcado, ahorcado y ‘arrepentido’. Yo creo que el Señor tomará esa palabra y la llevará consigo, no sé, puede ser, pero esa palabra nos hace dudar. Pero esa palabra ¿qué significa? Que hasta el final el amor de Dios trabaja en aquella alma, hasta el momento de la desesperación. Y esta es la actitud del Buen Pastor con las ovejas perdidas. Éste es el anuncio, el feliz anuncio que nos trae la Navidad y que nos pide esta sincera exultación que cambia el corazón, que nos lleva a dejarnos consolar por el Señor y no por las consolaciones que nosotros vamos a buscar para desahogarnos, para escapar de la realidad, escapar de la tortura interior, de la división interior”. (Antipapa Francisco I, Homilía en la Casa Santa Marta. Radio Vaticana, 6 de Diciembre de 2016)
  
Quizá este sermón fue aderezado por Bergoglio contra los cardenales que le plantearon las cinco dúbias (y que han recibido adhesión, entre otros de los Prefectos del Culto Divino y de la Doctrina de la Fe -Robert Sarah y Gerhard Müller, respectivamente- y del obispo Atanasio Schneider -cuya desesperada defensa implicó la calumnia al Papa San Liberio-), pero eso es lo menos. Lo más es que en éste, ¡insinuó que Judas Iscariote pudo haberse salvado porque se ‘arrepintió’ de su traición!, como hiciera el pretérito 11 de Abril. Y la tapa es que en la edición de L’Osservatore Romano del 7 de Diciembre, se reproduce el cuadro “Judas Iscariote” de Jean Guitton, pintura digna del “Arte Degenerado” que hoy es ley entre la deuterovaticanidad.
 
   
Acéptelo Bergoglio o no lo acepte, la Verdad es que Judas Iscariote llevaba planeando entregar a Jesús por lo menos desde el año 31, al ver que Nuestro Señor no llenaba las expectativas militaristas imperialistas que del Mesías tenían y tienen los judíos, y DESESPERADO PORQUE NO PUDO DESEMBARAZARSE DE LA TRAICIÓN (por ello el autor sagrado usó la palabra μεταμέλλομαι -remordimiento- en vez de μετανοἐω -arrepentimiento- para describir el estado espiritual del traidor). Ítem lo anterior, a Judas Iscariote NUNCA LE FALTÓ LA MISERICORDIA, porque Jesús no escatimó en advertencias, consejos y demás signos para que desistiera de su mal obrar y se convirtiera (hasta le lavó los pies y le habló entretanto, buscando que reconsiderara sus pasos), y María Santísima rogaba a su Hijo por la conversión del traidor (aunque por divinas luces sabía de su diabólica obcecación y su terrible final). Pero como Judas se entregó enteramente a satanás el maldito, les profesó a Jesús y María un grandísimo odio, por eso Dios le dejó endurecerse en su pecado, y cuando sucedió lo que tenía que suceder, se deprimió, maldecía su suerte y se autolesionaba, y finalmente tomó la decisión del suicidio, colgándose de un arbol en Aceldama, al pie de Har HaMashchit (Monte del Escándalo o de Corrupción, donde Salomón construyó el templo a Moloc), cerca al Valle de Ben Hinón a las afueras de Jerusalén (porque no convino que el precio de la Redención cayese sobre la execrable muerte del traidor discípulo que con suma malicia había despreciado a la Divina Majestad); y  su cuerpo reventó al quebrarse la rama de donde se colgó con su propio cinturón, y sus entrañas se esparcieron por el suelo, y su alma fue a parar al Infierno, donde padece el peor de los castigos: ser un demonio humano.
  
Aparte, Bergoglio menciona a un tal “don Mazzolari”. Pues bien, demos un bosquejo de quién se trata: Primo Mazzolari (1890-1959) era párroco en Bozzolo (un pueblo de la Lombardía que entonces era de sentimientos socialistas y anticlericales), y propugnaba por una “Iglesia de los pobres” -llegó a celebrar el 1 de Mayo, efemérides de origen comunista-, la libertad religiosa, el pluralismo político (detestaba el asociacionismo católico y abogó por el voto libre), el “diálogo con los lejanos” (los que rechazan a la Iglesia acusándola de mala conducta), la distinción entre error y errantes, y la “opción preferencial por la no-violencia” (aunque fue enemigo del Duce y participó en las dos guerras mundiales -capellán militar en la primera, y simpatizante de los partisanos en la segunda-).
  
Primo Mazzolari

Mazzolari estuvo siempre en contra de la Doctrina de la Iglesia: en 1934 compiló las predicaciones que había hecho en misiones populares entre el 29 y el 32 en un libro llamado La più bella avventura. Sulla traccia del 'prodigo' (La bellísima aventura. Sobre las huellas del hijo pródigo), obra elogiada por el protestantismo y que el Santo Oficio ordenó retirarlo de los mostradores por contener errores doctrinales; su libro Impegno con Cristo también fue censurado en 1943. Fue sancionado en 1951 con prohibición de predicar fuera de la diócesis sin consentimiento de los obispos interesados y revisión preventiva de sus artículos por autoridades eclesiásticas en razón de que en su revista Adesso estaban en contra de la Doctrina Social de la Iglesia, y tres años después se le prohibió predicar fuera de su parroquia y escribir artículos de temática social

El 5 de febrero de 1959, Juan XXIII bis le recibió en audiencia y lo llamó “la trompeta del Espíritu Santo en el bajo Po”, invitándole a participar en las sesiones del Vaticano II tan soñado por el obispo Geremia Bonelli -que ordenó a Mazzolari en 1912-; y Montini le llamó (después de salvarle de una censura por los obispos lombardos) a predicar a los universitarios en el marco de la Misión realizada del 4 al 24 de noviembre de 1957 en la sede ambrosiana (al morir Mazzorali el 12 de abril del 59, Montini lo elogió diciendo: “Han dicho que no hemos querido a don Primo. No es verdad: ¡también Nos le hemos querido! Pero vosotros sabéis cómo iban las cosas. Él tenía el paso demasiado largo y a Nos nos costaba trabajo seguirle. Cuánto tuvo que sufrir, y sufrimos también nosotros. Este es el destino de los profetas). El 5 de abril de 2009, el mismo diario L'Osservatore Romano le dedicó un panegírico, y desde el 2 de abril de 2015 se está propugnando su “beatificación”.

2 comentarios:

  1. Jorge, a misericórdia de Deus é infinita e por isso não devemos nunca duvidar Dele. Mas, apesar disso, tenho a certeza absoluta de que Judas foi condenado ao Xeol, porque Nosso Senhor deixou claro que o seu traidor não merecia sequer ter nascido (São Mateus 26: 23-25). E tenho um segundo argumento: nas sessões de exorcismo da garota Annelise Mitchell um dos demônios que a possuía dizia ser Judas Iscariotes, e esclareceu que foi um tolo ao se suicidar, porque Jesus teria perdoado o seu erro tremendo. E sobre o padre Mazzolari, não argumentarei á favor nem contra o seu estilo de discurso pastoral, porque não conheço nada da sua vida religiosa. E, finalizando, o Papa não errou ao colocar Judas na condição de ovelha desraigada, porque o seu arrependimento profundo comprovou que nunca aceitou a mensagem de Jesus mas que esta habitava o seu coração desde sempre. Mas uma vez, nosso Papa pregando a misericórdia do Justo Juiz.

    Deus te guarde e a Virgem de Tepeyac esteja sempre ao teu lado.

    ResponderEliminar
  2. Es exactamente lo que decíamos: Judas Iscariote se cerró a la gracia (que de suyo Dios a nadie se la niega) porque él se consagró a satanás, y luego de traicionar al Señor, se suicidó y su alma está al Infierno, eso es bíblico y lo reafirman las venerables María de Jesús Agreda y Ana Catalina Emmerick.

    Nuestro artículo fue escrito en el entendido no de que Judas sea ejemplo de algo (de oveja descarriada), sino que en dicho sermón se presente cierta ambigüedad que se preste para malos entendidos y escándalo en los débiles (cosa que debemos todos evitar). Aparte, que dado el contexto de los días recientes, de las dudas cardenalicias sobre los Amores de Leticia (entenderás a qué nos referimos), dan la impresión de que la homilía sea una diatriba contra los cardenales perplejos.

    PD. Nosotros tampoco conocíamos quién era Mazzolari hasta que comenzamos a escribir el artículo.

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.