sábado, 11 de febrero de 2017

EL PADRE MALACHI MARTIN FUE ASESINADO POR EL DIABLO

Traducción del Comentario de los Padres de TRADITIO
 
UN AGENTE DE LA CIA REVELA CÓMO MURIÓ EL ESCRITOR DE best sellers Y EXORCISTA DE FAMA MUNDIAL PADRE MALACHI MARTIN
 
El Padre Malachi Martin, autor de best sellers y exorcista de fama mundial, que inspiró la película “El Exorcista” de 1973, y valientemente dejó la iglesia conciliar en 1964 (año en que ésta reemplazó a la Iglesia Católica como Iglesia “institucional”) para convertirse en un sacerdote católico tradicional independiente en los Estados Unidos.
Ahora un exagente de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos ha revelado cómo murió el P. Martin: Fue empujado a su muerte tiempo después que una niña de cuatro años poseída por el diablo le hablara.
  
Un ex-agente de la CIA ha revelado ahora cómo murió el Padre Malachi Martin, el consejero papal que dejó la falsa iglesia para convertirse en un sacerdote católico tradicional, autor de best sellers y vaticanista. El P. Martin fue también un exorcista de renombre mundial, que inspiró la película “El Exorcista” de 1973. El agente Robert Marrow, que también era conductor del Padre Martin, dijo que el exorcista fue empujado a su muerte por una caída después de que una niña poseída le habló, y tiempo después fue “empujado por una fuerza invisible”, causando un traumatismo mortal en la cabeza al sacerdote de 78 años.
 
En 1999, el P. Martín debía llevar a cabo un exorcismo en una niña estadounidense de cuatro años que se decía estaba poseída. Cuando el P. Martin llegó a la casa en Connecticut, la familia ya estaba allí, y la niña se acercó al sacerdote y dijo: “Así que tú eres Malachi Martin, ¿y crees ques puedes ayudarla?” (de esta forma el Diablo habló a través de la chica poseída). El conductor declaró que dicho encuentro fue lo más inquietante que había visto en su vida. [Parte de la información para este comentario proviene del diario británico DAILY MAIL]
  
Verdaderos Católicos: El padre Malachi Martin fue un sacerdote valeroso que, cuando vio el satanismo practicado en el Vaticano de Montini/Pablo VI, abandonó la orden de los jesuitas (que en ese momento había sido tomada por los comunistas practicates de la asesina "teología de la liberación"). Luego se convirtió en un sacerdote católico tradicional independiente (como había sido ordenado), y se mudó a los Estados Unidos, donde escribió varios libros best sellers en los que exponía la corrupción de la seudo-Iglesia, y apareció en numerosos programas de radio y televisión explicando la fe Católica tradicional.

5 comentarios:

  1. Meses antes de su muerte, el Padre Martin sufrió un ACV causado por el demonio. La razón de ello fue porque el sacerdote permitió publicar su artículo “El fraude de Medjugorje” en la internet.

    El Padre Malachi Martin, además de conocer la corrupción e inmoralidad deuterovaticana, estuvo convencido completamente de la falsedad y el trasfondo satánico del fenómeno mesoropolitano. Amó a la Iglesia, combatió por la verdad. Fue un buen y santo sacerdote, un hombre según el corazón de Dios. Que descanse en paz.

    Deo grátias per Pater Malachi Martin.

    ResponderEliminar
  2. creo que el vaticano a movido sus influencias para desacreditarlo por que El Padre Malachi Martin revelo lo que sucede en la iglesia

    ResponderEliminar
  3. Vivo en los Estados Unidos y conozco bien la historia del padre Martín. Me da mucho gusto verlo bien representado en eapañol. Muchas gracias. Compartiré su página. Que Dios lo (la) bendiga.

    ResponderEliminar
  4. He leído dos obras del padre Malachi Martin que me han parecido de mucha calidad artística y documental. Buen conocedor del lenguaje, lo sabía manejar muy bien para desarrollar sus obras. Él merece un lugar en el Cielo, no solo por su fe y calidad humana, sino también por sus obras reveladoras de la trama que oscurece nuestra Iglesia.

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.