jueves, 2 de noviembre de 2017

MORA CON NOSOTROS, SEÑOR

Oh Jesús, tú dijiste a tus apóstoles y a nosotros todos en sus personas: «morad conmigo, como yo en vosotros» (Juan XV, 4). Resuena otra vez en mis oídos, voz suave y querida, palabra encantadora de mi Salvador.
  
Sí, «quédate con nosotros, Señor, porque el día baja y se hace ya tarde» (Lucas XXIV, 29). Las olas de las tribulaciones han subido hasta nosotros; las alegrías del fervor se han cambiado en suspiros, y el soplo de las tentaciones ha removido nuestra alma hasta en sus íntimos pliegues. «Quédate con nosotros», oh tú, paz, refugio y consuelo de los corazones atribulados. Nuestros ojos te imploran, y nuestra alma alterada suspira por ti. «Quédate con nosotros», no sea que nuestra caridad se entibie y nuestra luz se extinga en la noche; porque «el día baja y se hace ya tarde».
  
Ya ha llegado la tarde de mi vida: ya mi cuerpo cede a la violencia de los dolores; la muerte me cerca, mi conciencia se turba, tiemblo al pensamiento de tu juicio, Señor, Señor. «Se hace tarde, el día declina; quédate con nosotros». «En tus manos entrego mi espíritu (Lucas XXIII, 46)». En ti solo está mi salud; hacia ti solo sé levantar mis miradas. «Quédate con nosotros», a fin de que emancipándose el alma en la tarde de la vida por medio del fervor del yugo de las tribulaciones, le preparen la oración y el amor una dulce hospitalidad en el seno de Dios.
 
Oh Jesús, vida de los vivos, resurrección de los muertos, salud eterna de los creyentes, yo te adoro y pongo toda mi esperanza en Ti. Por tu pasión, por tu muerte, por tu sepulcro, resucita mi alma de la muerte. (San Bernardo, en Tesoro de los Santos, Dijón, 1826).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.