domingo, 5 de agosto de 2018

FRANCISCO BERGOGLIO RECIBE CARTA A FAVOR DEL ABORTO

Parecerá que este blog en vez de proclamar la devoción y la sana doctrina, solo vive en función de denunciar a Bergoglio y su camarilla. Pero es que cada día él da nuevos motivos de escándalos, y con la prensa oficial y los áulicos que siempre salen en un esfuerzo por tapar el sol con un dedo, nos toca a nosotros ser los que muestran los pies de barro cocido de este y otros ídolos.
   
Resulta que en Vatican News publicaron está fotografía en el marco de la Audiencia semanal de los miércoles que tuvo lugar el pasado 1 de Agosto en la infame “Aula Pablo VI”.
  
   
A primera vista y por el plano parece un portarretratos, pero realmente es una carta y el sabido pañuelo verde del aborto en Argentina. Así confirmó el activista Nicolás Fuster en su cuenta de Twitter, quien publicó dos fotos en otro plano indicando que era el pañuelo y la carta en un sobre, y el contenido de la misma; y en entrevista al diario LA NACIÓN dio detalles del evento, resaltando que el destinatario lo recibió sonriente y desconociendo (¿En serio?) de qué se trataba el presente y su por qué.
   
  
Por este tipo de cosas, queda perfectamente claro que Bergoglio nunca tuvo la fe Católica, y es un precursor del Anticristo. Y en cuanto a Fuster (que se ve es un producto del sistema), recordarle que lo que la Inquisición Romana condenó en Galileo Galilei no fue su apoyo a la teoría heliocentrista (que por cierto, sí era condenada por el luteranismo), sino el presentarla como tesis sin haberla comprobado, y arrogarse autoridad teológica que no tenía.
  
Agradecimientos a Marcela Manqui y a Patricio Soto (Chile) por las fotos que ilustran este artículo.

1 comentario:

  1. Un papa de verdad hubira rechazado ad portas esa carta y el panuelo por lo que representan. Pero como es Bergoglio todo es posible.

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.