sábado, 25 de agosto de 2018

MURIÓ EL PRIMER PRESBÍTERO ESPAÑOL QUE “SALIÓ DEL ARMARIO”

  
El pasado sábado 18 de Agosto de 2018, en horas de la tarde, en el Hospital Comarcal de Minas de Riotinto (Huelva), falleció a los 56 años de edad el presbítero conciliar José Mantero García tras dos días de hospitalización a consecuencia de una pericarditis agravada, y fue cremado al día siguiente en su pueblo natal, Valverde del Camino.
  
Mantero, quien fuera instalado presbítero el 29 de Junio de 1989 con el Rito Montiniano (por tanto, NO ERA SACERDOTE CATÓLICO), se hizo tristemente célebre porque en Enero de 2002, por medio de una entrevista concedida a la extinta revista Zero, declaró abiertamente que era homosexual (siendo así el primer caso público en España), lo que le valiera ser suspendido a divínis del presbiterado conciliar por el obispado onubense el 7 de Febrero  de ese año (era una época en la cual la secta todavía disimulaba lo que tenía dentro) y apartado de la parroquia de su pueblo natal (sus coterráneos cuentan que, siendo cura, se pintaba el pelo y usaba pendientes), donde era organista y director espiritual de la Hermandad del Rocío. Desde entonces, daba conferencias y publicaba artículos a favor de los así llamados “derechos LGTBI” y mordaces críticas de la religión y la política. Inclusive, llegó a oficiar bendiciones nupciales de clérigos homosexuales anglicanos y presbiterianos.
  
Aparte de homosexual, era masón: fue fundador y maestro de la logia Tartessos de Sevilla, perteneciente al Gran Oriente de Francia. Con él se cumple el ciclo completo de corrupción novusordiana: un sodomita y masón que se hace pasar por cura ocultando su estado, para corromper a los pocos bautizados que quedan dentro de la secta conciliar.
  
QUE SU ALMA ARDA EN EL INFIERNO POR TODA LA ETERNIDAD.

1 comentario:

  1. Con todos los meritos y que hizo mucho de ello, se gano un buen lugar en el chante de Satanas (comentario sarcastico)

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.