domingo, 5 de agosto de 2018

NOTICIAS SOBRE LA PENA CAPITAL

   
1º BERGOGLIO RECHAZA LA DOCTRINA TRADICIONAL SOBRE LA PENA DE MUERTE: «NO SE PUEDE ADMITIR SU MORALIDAD».
  
Retablo de San Zenón (1459) describiendo el Calvario, en el cual el Buen Ladrón, San Dimas, admite la justicia de la pena capital para los pecadores graves.
El non sancto Wojtyla Katzorowsky/Juan Pablo II trató de cambiar la enseñanza en su “nuevo” Catecismo de 1997, pero las protestas incluso de los conciliares lo forzó a dar marcha atrás.
Ahora Francisco Bergoglio está tratando de imponer la misma falsa enseñanza, pero eso no disuelve el dogma del Papado que hace nula y vacía la acción de Bergoglio.
 
El Antipapa marxista Francisco Bergoglio está atentando nuevamente cambiar la doctrina e incluso la enseñanza bíblica. El 1 de Agosto de 2018, cambió el falso “nuevo” Catecismo de la Iglesia Católica a propósito para enseñar que la pena de muerte “no puede admitirse” (non posse admítti). En su soberbia, el decreto incluso admite el hecho que él está cambiando la doctrina, en desprecio del hecho de que dogmáticamente el oficio del papado (si Bergoglio de hecho fuera un verdadero Papa, y no lo es) tiene prohibido en su validez tomar tales acciones. El “cardenal” Blaise Cupich admitió al día siguiente que la novel declaración bergogliana nació fuera de la Iglesia Católica Romana, específicamente, del herético Conciliábulo Vaticano II (1962-1965).
 
Por el contrario, la Iglesia Católica Romana ha definido dogmáticamente que ningún papa tiene poder para cambiar la doctrina:
«Así, el Espíritu Santo fue prometido a los sucesores de Pedro, no de manera que ellos pudieran, por revelación suya, dar a conocer alguna nueva doctrina, sino que, por asistencia suya, ellos pudieran guardar santamente y exponer fielmente la revelación transmitida por los Apóstoles, es decir, el Depósito de la Fe». (Concilio Vaticano I, Constitución Dogmática “Pastor Ætérnus”, sobre la Iglesia de Cristo-, cap. IV, Del Magisterio Infalible del Romano Pontífice, 18 de Julio de 1870)
  
Jorge, tu herejía no se disuelve. El non sancto Wojtyla Katzorowski/Juan Pablo II intentó empujar la misma negación de la doctrina Católica cuando publicó el “nuevo” Catecismo en 1997. La oposición contra Wojtyla fue intensa. El juez de la Suprema Corte de los Estados Unidos Antonin Scalia y el candidato presidencial Patrick Buchanan en ese tiempo pagaron un aviso de página entera en el New York Times demostrando lógicamente cómo la posición wojtyliana no era católica y de hecho negaba la enseñanza constante de la Iglesia.
  
Como resultado, Wojtyla abandonó su falsa enseñanza cuando la versión latina autorizada del “Nuevo” Catecismo fue publicada (por supuesto, el “Nuevo” Catecismo, como la “Nueva” Misa, los “Nuevos” Sacramentos, la “Nueva” moralidad, y todo lo “nuevo” derivado del Conciliábulo Vaticano II es nulo y vacío -no es Católico-).
  
Enseña francamente el Teólogo Universal de la Iglesia Católica Romana, Santo Tomás de Aquino (Suma Teológica, parte II-IIæ, Cuestión 64) sobre la justicia de la pena capital: «por tanto, si un hombre es peligroso a la sociedad y la corrompe por algún pecado, laudable y saludablemente se le quita la vida para la conservación del bien común; pues “un poco de levadura corrompe a toda la masa” (1 Corintios 5, 6)». Luego, la aplicación de la pena capital no es requerida, sino que es “laudable y ventajosa”. Muy ciertamente puede ser admitida en la moralidad Católica, incluso en el derecho natural, contrario a la falsa enseñanza del herético antipapa Francisco Bergoglio.
 
En la Sagrada Escritura el principio es también representado en muchos lugares, especialmente en las palabras de San Dimas, el Buen Ladrón en la cruz junto a Cristo, quien fue crucificado por crímenes serios y le dice a su compañero criminal al otro lado de Cristo:
«¿Cómo, ni aun tú temes a Dios, estando como estás en el mismo suplicio? Y NOSOTROS A LA VERDAD ESTAMOS EN ÉL JUSTAMENTE, PUES PAGAMOS LA PENA MERECIDA POR NUESTROS DELITOS; pero éste [Cristo] ningún mal ha hecho». (Lucas 23, 40-41).
 
Para más información, clic en Preguntas frecuentes 10: “¿Cómo explicas estas creencias Católicas Tradicionales? en la Biblioteca de Archivos de TRADITIO Network, departamento de Preguntas frecuentes y Apologética Tradicional, sección “Castigo capital/Pena de muerte”. [Parte de la información para este Comentario fue contribución de National Catholic Register].
 
Verdaderos Católicos, incluso la mayoría de los propios feligreses conciliares de Francisco Bergoglio ignorarán esta falsa enseñanza, como hicieron con el non sancto Wojtyla Katzorowski/Juan Pablo II, quien tuvo la sensatez de retractarse. La Revuelta Protestante original fue diseñada por Martín Lutero Lindemann esencialmente desde fuera de la Iglesia Católica, que rechazó sus enseñanzas heréticas en forma decisiva en el dogmático Concilio de Trento. La Segunda Revuelta Protestante fue planeada dentro de la Iglesia, tanto que el 21 de Noviembre de 1964, una nueva constitución fue adoptada por el Conciliábulo Vaticano II y aprobada por el non beáto Montini Alghisi-Pablo VI, que fundó la iglesia del Novus Ordo, la cual no es Católica. Verdaderos Católicos, por supuesto, rechazad todo lo que viene como fruto de ese árbol envenenado.
   
2º GOBERNADOR DE NEBRASKA A BERGOGLIO: «LA PENA DE MUERTE ES MORAL, Y LA VOY A MANTENER»
  
John Peter “Pete” Ricketts Volmer (R), Gobernador de Nebraska, un hombre prominente de la secta neoeclesial de Francisco Bergoglio, no perdió tiempo para declarar que el falso decreto de Francisco Bergoglio contra la pena capital será ignorado.
El decreto de Bergoglio contradice la Sagrada Escritura y la Teología Católica Romana, e incluso la Ley natural.
Incluso el próximo asesino múltiple en el corredor de la muerte ahora afirma que es cristiano, y piensa que debería justamente morir por sus pecados.
 
Justo como nosotros los Padres de TRADITIO predijimos, al día siguiente de que Francisco Bergoglio atentara declarar que la pena de muerte era inmoral, incluso los propios conciliares lo criticaron por su decreto anticatólico. El primero en hacerlo, el día posterior a la publicación del decreto, fue el gobernador de Nebraska, John Peter “Pete” Ricketts (R), un miembro prominente de la secta neoeclesial de Francisco Bergoglio, que no perdió tiempo para declarar que el falso decreto de Francisco Bergoglio será ignorado, específicamente en el siguiente caso, de Carey Dean Moore, condenado en 1980 a un par de penas capitales por los asesinatos de dos taxistas de Omaha (NE) en un período de cinco días, a quien se le anunció su ejecución por sus crímenes capitales el 14 de Agosto de 2018.
  
El gobernador Ricketts ha declarado acertadamente que su posición sobre la pena de muerte es compatible con el Catolicismo. La que no es compatible con el Catolicismo es la posición de Francisco Bergoglio. Incluso el asesino, Moore, rechaza la falsa doctrina de Francisco Bergoglio. Mooere dice que es ahora cristiano y quiere morir por sus pecados, de acuerdo a las prescripciones de la Sagrada Escritura (Lucas 23, 40-41). [Parte de la información para este Comentario proviene del New York Times].
  
Verdaderos Católicos, en una era, como algunas en el pasado, cuando el papa no es Católico, los verdaderos Católicos deben levantarse con valor por la Fe Católica contra los herejes, de cualquier posición que sean. En el siglo IV, la gente y unos pocos obispos verdaderos se levantaron públicamente contra los papas heréticos de su tiempo. Como resultado, la Iglesia tiene expertos entre algunos de sus santos: San Atanasio de Alejandría, “Defensor de la Fe”; San Basilio “el Grande”; San Agustín de Hipona, Gran Doctor de la Iglesia; San Martín de Tours, el fundador del monasticismo en Occidente, por nombrar unos cuantos. En ese tiempo tomó más de un siglo salvar a la Iglesia de llos papas y obispos heréticos, pero finalmente los verdaderos Católicos ganaron.

1 comentario:

  1. La “gran ideota” de declarar “moralmente inadmisible” la pena de muerte en el “nuevo” catecismo wojtyliano tuvo su génesis en la tipa María Asunción Milá Sagnier viuda de Salinas (cuya psique no soportó la ejecución del atracador de bancos y anarcoterrorista Salvador Puig Antich alias “Metge” en 1974), quien le envió a Bergoglio una carta el 16 de abril de 2015 al respecto, apelando al “cristianismo adult(erad)o” del Vaticano II. Y encima pretende ahora declaración formal con petición de perdón y demás parafernalia.

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.