lunes, 31 de diciembre de 2018

EL FINAL DE LA Ecclésia Dei

1º FRANCISCO BERGOGLIO DISOLVERÁ LA COMISIÓN DE LA “NUEVA MISA LATINA”. LA COMISIÓN “Ecclésia Dei” SERÁ CONSIGNADA A LA BASURA BUROCRÁTICA (Fuente: TRADITIO)
   
Luego de treinta años de inactividad fuera de la Propaganda, la Comisión Pontificia “Ecclésia Dei”, lanzada juntamente por el non sancto Wojtyła Katzorowsky/JP2 para oponerse al Catolicismo plenamente tradicional en la neo iglesia, posteriormente a que el arzobispo tradicional Marcel Lefebvre consagró cuatro obispos católicos tradicionales en 1988 contra los deseos de Wojtyła, está pronta para ser esencialmente suprimida mediante un Motu Próprio que publicará el Antipapa marxista y modernista Francisco Bergoglio en Enero de 2019.
 
Nosotros los Padres de TRADITIO hemos mantenido desde el principio que el (verdadero) Catolicismo tradicional y la Iglesia Novusordiana son diametralmente incompatibles. Esa incompatibilidad es intrínseca a la constitución de la secta del Novus Ordo, formada en 1964 por el Anticoncilio Vaticano II para remplazar a la Iglesia Católica, y no puede ser “negociada” o “compromisariada”. Ningún verdadero Católico puede tener algo que ver con la iglesia conciliar, más de lo que un verdadero Católico puede tener que ver con las sectas Protestantes. En muchas formas, ¡la secta Novus Ordo es peor que las sectas Protestantes!
  
Cuando el Arzobispo Marcel Lefebvre en 1988 valientemente se levantó contra el “non sancto” Wojtyła Katzorowsky/JP2 y consagró cuatro obispos tradicionales para mantener la verdadera Fe Católica fuera de la neoiglesia anticatólica, Wojtyła se volvió loco. Nadie había esperado que a la hora de la verdad, el santo Arzobispo tomara tal acción. Cuando lo hizo, Wojtyła estuvo aterrado de que hubiera un cisma entre la verdadera Iglesia Católica (tradicional), dirigida por Lefebvre y otros obispos Católicos tradicionales independientes, y la falsa iglesia conciliar. El sucio secreto de la seudoiglesia se haría entonces tan público como para no negarlo.
 
Así, Wojtyła creó la Comisión “Ecclésia Dei” para intentar ganar Católicos tradicionales para su Nueva Iglesia. Pero la Comisión ha sido singularmente inefectiva. La Fraternidad Sacerdotal San Pedro (FSSP), marioneta de Wojtyła, escasamente ha crecido, mientras florecen los sacerdotes y grupos Católicos tradicionales independientes. Dado el creciente rechazo de los Católicos tradicionales a la Secta novusordiana como falsa, Benedicto Ratzinger entonces intentó otra estratagema. Elevó la desacreditada “Nueva Misa Latina” (NML), la seminovusordiana Misa deuterovaticana de 1962, al rango de “Extraordinaria”, un término Novus Ordo nunca usado en los dos milenios de historia de la Iglesia Católica.
  
Pero el movimiento ratzingeriano, atentado en su Motu Próprio de 2007 “Summórum pontíficum” fracasó también. Luego de un ligero repunte en el uso de la NML en unas cuantas parroquias modernistas (cuyo uso fue fuertemente controlado por obispones conciliares hostiles), tales misas fueron apagadas por los obispos diocesanos luego de sólo un año o dos, así que un relativamente pálido número permanece. Incluso Ratzinger vio en 2009 la escritura en la pared y degradó la Comisión “Ecclésia Dei” a una simple cómisión de la Congregación para la Doctrina de la Fe [Novus Ordo].
  
Ahora, según informes circulando desde el 27 de Diciembre de 2018, Francisco Bergoglio tiene un proyecto de Motu Próprio y listo para firmarlo en Enero de 2019 que esencialmente disolverá la Comisión “Ecclésia Dei” y enterrará la NML de 1962. Bergoglio ya suprimió varios grupos conciliares que habían estado usando el Misal de 1962. Este paso es lógico para Bergoglio y la neoiglesia anticatólica, que ha ordeñado a todo lo que da, por los últimos treinta años, a los engañados seudotradicionalistas en la iglesia conciliar, que despistadamente pensaban que encontrarían el Catolicismo tradicional en la secta montiniana [Parte de la información para este Comentario fue contribuida por el National Catholic Register].
  
Verdaderos Católicos, un precursor a la inminente acción de Francisco Bergoglio para suprimir la NML de 1962 fue dado cuando su propia Conferencia Episcopal Italiana le pidió que suprimiera la NML en Italia. Esto fue claramente un previo para Bergoglio arrojar el balón contra la NML. El fin de la estratagema “Ecclésia Dei” pudo ser previsto ya en 1988. Ahora los conciliares seudotradicionalistas serán forzados a pescar o dejar pescar, a estar con Cristo o en Su contra. Tendrán que unirse al Movimiento Católico Tradicional Independiente, también iniciado en 1964 por el valiente P. Gommar DePauw (que vio de primera mano como perito las herejías del Anticoncilio Vaticano II) y llevado por numerosos sacerdotes y obispos Católicos tradicionales en iglesias, capillas y oratorios alrededor del mundo, independientes de los heréticos antipapas Novus Ordo.
   
2º LA FRATERNIDAD SAN PÍO X QUIERE SUPRIMIR LA COMISIÓN Ecclésia Dei (Fuente: L’HOMME NOUVEAU, Francia).
  
   
La información más precisa concerniente al borrador de supresión de la Comisión Ecclésia Dei fue publicada por Marco Tosatti, el 26 de diciembre de 2018 en el blog Stilum Curiæ. Con justo título, Tosatti subraya, en su artículo, el vínculo entre la existencia de Ecclésia Dei y la Fraternidad San Pío X.
  
O, la reciente visita de don Davide Pagliarani y del padre Emmanuel du Chalard a Roma como acta del fracaso de las largas negociaciones manejadas por Mons. Guido Pozzo, Secretario de la Comisión Ecclésia Dei, con Mons. Bernard Fellay. El «prerrequisito doctrinal», evocado por el cardenal Luis Francisco Ladaria SJ, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la fe y Presidente de la Comisión Ecclésia Dei, por una parte, y la insistencia de la importancia de las discusiones doctrinales, avanzado por los representantes de la Fraternidad, por otra parte, ha remitido un reconocimiento canónico de la de la FSSPX ad caléndas græcas.
  
Para la FSSPX, la Comisión, creada hace 30 añoss por el motu próprio Ecclésia Dei adflícta, para contrarrestar el efecto de las consagraciones de cuatro obispos realizadas por Mons. Lefebvre, es una suerte de espantapájaros para sus sacerdotes y sus fieles. Le parece humillante tratar con la Comisión Pozzo, instrumento de «ralliement» de numerosos sacerdotes y comunidades. La FSSPX intenta discutir, de poder a poder, con la Congregación para la Doctrina de la Fe. Por que el hecho será el entierro de la «solución Francisco», que no es un asunto doctrinal, sino una preocupación de realpolitik.
   
Para decirlo claramente, el verdadero prerrequisito que la FSSPX pone a toda negociación canónica es la supresión de la Comisión Ecclésia Dei.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.