miércoles, 2 de agosto de 2017

DE LA RENUNCIA RATZINGERIANA AL TÍTULO “Patriárcha Occidéntis”

Traducción del Comentario de los Padres de TRADITIO.
 
El antipapa Ratzinger/Benedicto XVI renunció en 2006 al título “Patriarca de Occidente”.
Ese título fue usado por milenio y medio desde el año 538 AD.
Ratzinger afirmó que era un acto de “sensibilidad ecuménica” para complacer a los cismáticos “ortodoxos” orientales, pero ese tiro le salió por la culata porque si el Antipapa no es Patriarca, entonces no puede ser aceptado por los cismáticos “ortodoxos” orientales como “Patriarca Universal”.
 
Queridos Padres de TRADITIO: He leído que en 2006, poco después de convertirse en Antipapa, Ratzinger/Benedicto XVI renunció al título de “Patriarca de Occidente”. ¿Esa renuncia significa que los Antipapas están entregando su autoridad? (Neil).
 
Respuesta de los Padres de TRADITIO:
Ratzinger/Benedicto XVI renunció al título “Patriárcha Occidéntis”, que era usado por los verdaderos Papas durante siglo y medio, desde el 538 AD. Él lo hizo como un acto de “sensibilidad ecuménica” para complacer a los cismáticos “ortodoxos” orientales. Pero ese tiro le salió por la culata porque si el Antipapa no es Patriarca, entonces no puede ser aceptado por los cismáticos “ortodoxos” orientales como “Patriarca Universal”.
 
El argumento es similar a la contención de aquellos que dicen que Francisco Bergoglio no es un Papa legítimo porque el Papa debe ser el Obispo de Roma, y Bergoglio nunca fue consagrado obispo, sino meramente “instalado” el 20 de Mayo de 1992, bajo el inválido y protestantizado Nuevo Ordinal del 15 de Agosto de 1968, que entró en vigor definitivamente a nivel mundial el Domingo de Pascua (6 de Abril) de 1969. Por esa razón, Bergoglio ni siquiera es sacerdote porque fue meramente “instalado” como “presbítero” bajo ese mismo inválido y protestantizado Nuevo Ordinal el 13 de Diciembre de 1969.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.