miércoles, 25 de diciembre de 2019

MENSAJE DE NAVIDAD

 
Amados hermanos en Jesús, María y José, salud y bendición.
  
Como tantos años ha, celebramos otra vez el Nacimiento de Nuestro Salvador según la carne. Acontecimiento tan importante (hasta el punto que parte la historia de la humanidad en dos), y Misterio que fue realizado, como dice San Ignacio de Antioquía, en el silencio de Dios (cf. Carta a los Efesios XIX, 1); y que recordamos en nuestros hogares con el belén (pesebre) y el rezo de la Novena.

Por eso, no es de recibo para nosotros los Católicos decir “felices fiestas” como lo hacen los mundanos (e incluso muchos modernistas) en pos de un ecumenismo secularista e idólatra que, si no pone en el centro al solsticio, pone entonces al satánico engendro regordete creado por una marca de refrescos llamado “Santa Claus” (“Papá Noel”, “Santi Cló”, “Viejo Pascuero” et al.) junto al despilfarro de los días previos y los banquetes pantagruélicos con ingesta de cantidades navegables de alcohol en la noche del 24, con las consecuencias de todos conocidas.
  
Hermanos, estando como estamos en unos tiempos malísimos como los actuales, que esta celebración de la Navidad (la cual engloba también la Epifanía y su respectiva Octava), nos ayude a mantener la esperanza en Jesús nuestro Señor, que un día volverá como el Rey victorioso que es, precedido también por su Santísima Madre, a quien pedimos por su intercesión y la de todos los Ángeles y Santos ante Dios Uno y Trino.

¡SANTA Y BENDECIDA NAVIDAD PARA TODOS VOSOTROS, HERMANOS DILECTOS!

JORGE RONDÓN SANTOS
25 de Diciembre de 2019
Natividad de Nuestro Señor Jesucristo. Fiesta de Santa Anastasia de Roma, Virgen y Mártir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.