domingo, 8 de diciembre de 2019

LA INMACULADA EN SUS DEVOTOS Y APÓSTOLES

  
«La Inmaculada, en Lourdes, en una de sus apariciones, no dijo: “Yo fui concebida inmaculadamente”, sino: “Yo soy la Inmaculada Concepción”. Con estas palabras Ella no sólo determina el hecho de la Inmaculada Concepción, sino también el modo con el cual este privilegio Le pertenece. Por ende, no es algo accidental, sino que hace parte de Su misma naturaleza. Ella, pues, es la Concepción Inmaculada... Por consiguiente, Ella es tal también en nosotros y nos transforma en sí misma como inmaculados... Ella es Madre de Dios; y también en nosotros Ella es Madre de Dios... y nos hace dioses y madres de Dios que engendran a Jesucristo en las almas de los hombres... ¡Qué dignidad!...».
  
(BIENAVENTURADO MAXIMILIANO MARÍA KOLBE, Carta a los Franciscanos Conventuales. Nagasaki, 28 de Febrero de 1933. En Scritti di Massimiliano Kolbe, 486. Editora Nazionale della Milítia Immaculátæ, Roma 1997 - Selección y traducción de fray Contardo Miglioranza OFM Conv., Ed. Apostolado Mariano, Sevilla 1991).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.