martes, 17 de diciembre de 2019

NOVENA EN HONOR A SAN ESTEBAN PROTOMÁRTIR

Novena compuesta por un devoto de San Esteban, y publicada en Ciudad de México por Mariano Arévalo en la Imprenta de Mariano Galván. Nihil Obstat por el Rev. P. Fray José María de Orruño Irasusta y Uranga OFS el 24 de Febrero de 1841, e Imprimátur por el canónigo Dr. Félix Osores y Sotomayor, Provisor y Vicario General del Arzobispado de México, el 9 de Marzo del mismo año. Los Gozos son populares, sin autor ni fecha conocidos.
   
ADVERTENCIA
Aunque por necesidad o devoción puede hacerse esta Novena en cualquier tiempo del año, parece será más a propósito señalar dos, atendiendo a la festividad con que en ellos celebra la Iglesia a nuestro Santo. En el primero deberá comenzarse nueve días antes del tres de Agosto, día de la Invención del Cuerpo de San Esteban: y en el segundo, nueve días antes del 26 de Diciembre, día de su glorioso Tránsito.
   
NOVENA EN HONOR A SAN ESTEBAN PROTOMÁRTIR

   
Puesto ante la imagen del Santo, y hecha la señal de la cruz, reza el siguiente

Por la señal ✠ de la Santa Cruz, de nuestros ✠ enemigos, líbranos Señor ✠ Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.
   
ACTO DE CONTRICIÓN
Jesús mío amantísimo, Dios y hombre verdadero, dulce vida de mi alma, única esperanza mía; movido de vuestra piedad, seguro de vuestra clemencia, y confiado en vuestra misericordia, os digo, penetrado mi corazón de dolor, que me pesa en el alma de haberos ofendido. No más pecar, Padre mío amabilísimo, os lo prometo asistido de vuestra divina gracia. Concedédmela, Jesús mío, para perseverar en vuestro servicio hasta el fin de mi vida. Amén.

ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS
Altísimo Señor y Dios eterno, reconocido a la multitud de beneficios que he recibido sin méritos de tu mano liberal, os doy cuantas gracias puedo con toda la extensión de mi alma. En cambio de tanto amor, me someto gustoso a hacer ahora y siempre vuestra santísima voluntad. Padeceré, si Vos queréis que padezca; pero permitidme, dulce bien mío, que os repita los gemidos de mi corazón. Esta enfermedad que ahora me aqueja, me es demasiado sensible por las circunstancias que la acompañan. Vos solo podéis sanarme. No me atrevo a pediros por mí mismo esta gracia, porque conozco mi indignidad: elijo en abogado a vuestro protomártir Esteban, y por su mediación espero firmísimamente conseguir el consuelo que solicito, para gloria vuestra y provecho de mi alma. Amén.
  
DÍA PRIMERO - 17 DE DICIEMBRE
San Esteban en su juventud se distinguió de los demás por la pureza de sus costumbres.
  
ORACIÓN
Bienaventurado protomártir San Esteban, con la confianza que me inspira tu poderosa protección, recurro a ti en este día para que la ejercites en mi favor: tú en la presencia de Dios estás mirando mi aflicción, mi congoja, mi dolor. Compadécete de mí por quien eres: interésate por mí con el Señor: que me sane de esta molesta enfermedad, si me conviene, para la salvación de mi alma. Para obligarte, propongo con la gracia del Señor, imitar tus virtudes; y en tu obsequio me esmeraré hoy en dar buen ejemplo a los demás, acordándome de la pureza de costumbres que desde tu juventud te distinguió del resto de los fieles. Alcánzame los auxilios que necesito para no desfallecer en mis propósitos, y que después del destierro de esta miserable vida, merezca en tu compañía la posesión de la gloria. Amen.
   
En conclusión se rezan todos los días siete Padrenuestros, en memoria de los siete dones del Espíritu Santo, que podrán alternarse con su Himno en la forma siguiente:

Ven, Creador, Espíritu divino,
Nuestras potencias con tu amor inflama,
Y los humanos pechos que creaste,
Llena benigno de divina gracia.
Padre nuestro, etc.
  
Tú eres aquel Paráclito bendito
Del Altísimo Dios, dádiva santa,
Caridad, fuente viva, fuego puro,
Remedio general y unción sagrada.
Padre nuestro, etc.
  
Tú por tus siete sacrosantos dones,
Dedo de la paterna diestra sabia,
Eres promesa suya que enriquece
Apostólicas lenguas y gargantas.
Padre nuestro, etc.
  
Enciende en los sentidos tu luz pura,
Infunde el santo amor en nuestras almas,
Y a la fragilidad de nuestros cuerpos,
Dé perpetuo vigor tu mano grata.
Padre nuestro, etc.
  
De nosotros arroja al enemigo,
Danos la paz de todos esperada,
Para que siendo así tú nuestra guía,
Evitemos por tí toda desgracia.
Padre nuestro, etc.
  
Conozcamos al Padre por tu influjo,
Al Hijo y a ti mismo, su luz clara,
Espíritu supremo, que procedes
Del amor de los dos, divina llama.
Padre nuestro, etc.
  
Sea al Eterno Padre gloria eterna,
Y al Hijo victorioso, que con palma
Resucitó del seno de la muerte,
Por los siglos que en tí nunca se acaban.
Padre nuestro, etc.
  
ORACIÓN
Oh Dios, que con la luz del Espíritu Santo ilustraste los corazones de los fieles; haz que el mismo Espíritu ilumine nuestras almas, imprimiendo en ellas su verdad, y que las consuele siempre por medio de un gozo todo celestial. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén.
 
GOZOS EN HONOR A SAN ESTEBAN PROTOMÁRTIR
   
Pues del martirio el laurel
El primero habéis ceñido:
Esteban; rogad, os pido,
Por la Iglesia y por vuestro fiel.
  
Nacido en el judaísmo,
De ingenio vivo dotado,
El cielo en vos ha llevado
Al campo del Cristianismo
Un discípulo escogido
Del sabio Gamaliel.
Esteban; rogad, os pido,
Por la Iglesia y por vuestro fiel.
  
Cuando el sacro Apostolado
Siete Diáconos creó,
A los cuales encargó
De las viudas el cuidado,
Vos el primero elegido
Fuisteis del número aquel.
Esteban; rogad, os pido,
Por la Iglesia y por vuestro fiel.
  
De gracia y de fortaleza
El Espíritu Divino
Os llenó para el destino
De predicar con firmeza,
Que había en Jesús cumplido
Dios su promesa a Israel.
Esteban; rogad, os pido,
Por la Iglesia y por vuestro fiel.
  
Disputábais con valor
Con la Sinagoga vil,
Y al libertino y gentil
Confundía vuestro ardor,
Siendo por vos convertido
Mucho judío e infiel.
Esteban; rogad, os pido,
Por la Iglesia y por vuestro fiel.
  
No pudo la impiedad
De los judíos sufrir
De vuestros labios oír
La clara y pura verdad;
Por esto se han decidido
A daros muerte cruel.
Esteban; rogad, os pido,
Por la Iglesia y por vuestro fiel.
  
Un celeste resplandor
De vuestro rostro salía,
Que de un Ángel parecía
Más que de un hombre viador;
Mas el pueblo enfurecido
Sobre vos cayó en tropel.
Esteban; rogad, os pido,
Por la Iglesia y por vuestro fiel.
  
Fuera de la ciudad echado
Por turba tan furiosa,
Con una visión gloriosa
Jesús os ha confortado;
Y el perdón le habéis pedido
Para el verdugo cruel.
Esteban; rogad, os pido,
Por la Iglesia y por vuestro fiel.
  
Tal diluvio descargaron
De piedras sobre vos,
Que en momento tan atroz
Con vuestra vida acabaron;
Habiendo vos adquirido
De vencedor el laurel.
Esteban; rogad, os pido,
Por la Iglesia y por vuestro fiel.
  
Unos hombres piadosos
Vuestro cuerpo recogieron
Y sepultura le dieron,
De las turbas recelosos,
En un lugar escondido
Del campo de Gamaliel.
Esteban; rogad, os pido,
Por la Iglesia y por vuestro fiel.
  
La Iglesia, con espíritu ardiente
A Vos, Esteban, os clama:
Vuestro protector os llama,
Y su defensor valiente;
Y pues que su pecho siente
Seréis su espada y broquel.
Esteban; rogad, os pido,
Por la Iglesia y por vuestro fiel.
  
De mal de piedra curáis
Al que devoto os implora,
Y con mano bienhechora
De peste y dolor libráis:
Vuestro poder es temido
Por el astuto Luzbel.
Esteban; rogad, os pido,
Por la Iglesia y por vuestro fiel.
  
Ya que habéis sido el primero
Que la sangre derramando,
Morísteis fiel confesando
A Jesús Dios verdadero,
Al que en la fe es combatido,
Sedle vos fuerte broquel.
Esteban; rogad, os pido,
Por la Iglesia y por vuestro fiel.
  
Cabe el divino dosel
Lucís mártir distinguido:
Esteban; rogad, os pido,
Por la Iglesia y por vuestro fiel.
    
℣. Esteban vio los Cielos abiertos.
℟. Vio y entró; bienaventurado el hombre que padece por el Cielo.

ORACIÓN
Omnipotente y sempiterno Dios, que dedicaste las primicias de los Mártires en la sangre del bienaventurado levita San Esteban: concédenos te suplicamos, que pueda ser nuestro intercesor, quien oró incluso por sus perseguidores a Jesucristo tu Hijo nuestro Señor, que vive y reina contigo por los siglos de los siglos. Amén.

En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.

DÍA SEGUNDO - 18 DE DICIEMBRE
Por la señal,...
Acto de Contrición y Oración para todos los días.
  
De los siete Diáconos que se escogieron, fue el primero Esteban, como que era el más recomendable por su fe.

ORACIÓN
Protector mío San Esteban, que como estrella resplandeciente lucís en el firmamento de la Iglesia; apiadaos de este pobre enfermo que espera el remedio de sus males por vuestra intercesión y valimiento. Adoro respetuoso y bendigo el nombre del Señor, o bien me dé salud, o me la quite: pero si me es lícito, sin oponerme a su divina voluntad, suplicarle pase de mí el cáliz de esta tribulación, quiero merecer este favor por vuestros poderosos ruegos. Para obligaros propongo, ayudado de la gracia, no desmentir jamás con mis obras la fe que por mi dicha profeso. En vuestro obsequio procuraré hoy no perder de vista la presencia de Dios, muy confiado que por su infinita misericordia, alcanzaré el perdón de mis culpas, que detesto, y después de mi muerte la eterna gloria. Amén.
 
Se reza en conclusión lo que todos los días.
   
DÍA TERCERO - 19 DE DICIEMBRE
Por la señal,...
Acto de Contrición y Oración para todos los días.
  
El nuevo carácter de Diácono aumentó la plenitud de gracias y de virtudes que ya tenía Esteban antes de su elección.

ORACIÓN
Mi amado patrono San Esteban, héroe invicto de la religión del Crucificado, cada día crece en mi alma el afecto hacia vos y la esperanza en vuestro patrocinio. ¿Permitiréis, Santo mío, que queden defraudados mis deseos? Si desatendéis mis súplicas por mi indignidad, oídme siquiera por la gloria que le ha de resultar a Dios, de que me impetréis el beneficio de la salud que por vuestra mediación solicito. Para obligaros propongo, ayudado de la gracia, esmerarme desde hoy en hacer cierta mi vocación al cristianismo por medio de buenas obras: y en obsequio vuestro, socorrer en este día a tres pobres, para redimir con la limosna la deuda de mis pecados pasados, que abomino con toda mi alma; pues ya no apetezco ni suspiro por otra felicidad, que la de la eterna gloria, donde espero alabar eternamente a Dios en vuestra compañía. Así sea.
  
Se reza en conclusión lo que todos los días.
   
DÍA CUARTO - 20 DE DICIEMBRE
Por la señal,...
Acto de Contrición y Oración para todos los días.
  
Jamas interrumpió Esteban los ejercicios de su celo.

ORACIÓN
Bienaventurado Esteban, predicador celosísimo de la divina palabra: yo te saludo y te invoco en este día, reproduciendo para mover vuestra compasión las voces de mi dolor. Mi alivio, Santo mío, pende en gran parte de vos: así lo creo piadosamente. Hablad en mi favor, interponed vuestros respetos; pedidle al Omnipotente que me sane, y conseguiré la salud y el consuelo, si así conviene para mi salvación. Para obligaros propongo, ayudado de la divina gracia, no interrumpir jamás por respetos humanos los ejercicios de piedad y devoción: y en obsequio vuestro, me esmeraré en este día en cumplir con exactitud todas mis obligaciones, pues conozco que la verdadera felicidad consiste en vivir en gracia para merecer la eterna gloria: concédamela Dios. Amén.
  
Se reza en conclusión lo que todos los días.
   
DÍA QUINTO - 21 DE DICIEMBRE
Por la señal,...
Acto de Contrición y Oración para todos los días.
  
De todas las sinagogas saltan muchos a disputar con San Esteban, pero no hubo quien pudiese responder a los argumentos que les hacía.
 
ORACIÓN
Esforzado campeón de la milicia de Jesucristo, que con tu triunfadora elocuencia postraste a todos sus enemigos; recibe del menor de tus devotos los plácemes y parabienes por la gloria con que ha premiado el Omnipotente tus relevantes méritos. Y ya que en esa patria dichosa conservas la caridad, te ruego vuelvas hacia mí tus ojos y me compadezcas. Sé mi abogado; alcánzame la salud si me conviene. Para obligarte propongo con la gracia del Señor, nivelar mis obras a las máximas del Evangelio, aborreciendo siempre las pompas mundanas que renuncié en el bautismo: y en tu obsequio aprovecharé hoy cuantas ocasiones se me ofrezcan de humillarme. Alcánzame la gracia que necesito para perseverar en mis propósitos, y tendré la dicha única que anhelo, que es amar a Dios en esta vida y poseerlo por una eternidad en la gloria. Amén.
  
Se reza en conclusión lo que todos los días.
  
DÍA SEXTO - 22 DE DICIEMBRE
Por la señal,...
Acto de Contrición y Oración para todos los días.
  
Mientras sus enemigos disponían darle la muerte, tenía Esteban fijos los ojos en el cielo.

ORACIÓN
¡Oh feliz y afortunado patrón mío San Esteban! ¿Qué haré yo para merecer el favor que solicito? Si no os mueve a favorecerme mi misma necesidad, tendré que ceder de mi empeño. Mas no, no se diga de vos que despreciáis al que en vos confía. Atended a mis clamores, dejaos mover de mis lágrimas. Estoy enfermo; alcanzedme la salud, si me conviene. Para obligaros propongo, ayudado de la gracia del Señor, procurar desde hoy el vencimiento de mi pasión dominante, y en obsequio vuestro tendré todo este día en mis pensamientos, palabras y obras, fijos los ojos del alma en el Cielo, para que nada de este mundo sea capaz de apartarme del amor de mi Dios, a quien sea dada toda gloria ahora y en la eternidad. Amén.
  
Se reza en conclusión lo que todos los días.
   
DÍA SÉPTIMO - 23 DE DICIEMBRE
Por la señal,...
Acto de Contrición y Oración para todos los días.
  
Arrastraron al Santo fuera de la ciudad para quitarle la vida con aquel género de suplicio que ordenaba la ley contra los blasfemos.

ORACIÓN
Gloriosísimo levita Esteban, por la incomparable gloria que tuviste de ser el primero en dar tu sangre y vida por Jesucristo, te pido lleno de confianza en tu patrocinio, me compadezcas en la presente necesidad. No pretendo contrariar la voluntad de Dios; pero sí deseo me dé la salud por tu mediación, para que los enemigos de su santo nombre se conviertan o se confundan, y los que lo aman y adoran se confirmen en la fe y alaben sus misericordias. Para obligarte propongo, con el favor divino, morir antes que faltar a la fe, y en tu obsequio rezaré hoy el Credo cuantas veces oyere el reloj. Espero intercederéis por mí para que acabe esta vida en gracia y consiga la eterna gloria. Amén.
  
Se reza en conclusión lo que todos los días.
    
DÍA OCTAVO - 24 DE DICIEMBRE
Por la señal,...
Acto de Contrición y Oración para todos los días.
  
Mientras lo apedreaban, exclamó Esteban en alta voz: Señor, no les imputéis a mis enemigos este pecado.

ORACIÓN
Bienaventurado Esteban, discípulo fidelísimo de la escuela de Jesús: si abrasado en caridad rogaste a imitación del divino Maestro por tus enemigos, ¿qué no deberé esperar yo, que te amo, te venero, te aplaudo y celebro tu heroísmo? Creería agraviaros si dudara que os interesáis por mi salud. Seguid, Santo mío, pidiéndosela al Señor, si me conviene. Para obligaros, no solo perdono de corazón a todos mis enemigos, sino que propongo, ayudado de la divina gracia, corresponder con beneficios a los que me agraviaren; y en obsequio vuestro daré hoy de comer a un pobre. Oídme, compadecedme; alcanzadme la gracia que os pido, y que después de este destierro vuele mi alma a la gloria. Amén.
  
Se reza en conclusión lo que todos los días.
  
DÍA NOVENO - 25 DE DICIEMBRE
Por la señal,...
Acto de Contrición y Oración para todos los días.
  
Pasó San Esteban dulcemente al descanso del Señor.

ORACIÓN
Protector mio amantísimo, la memoria de vuestra dulce y santa muerte conforta hoy mi corazón. Yo veo con la mayor complacencia que todo coopera a hacer más plausible, más célebre vuestro último triunfo. Jesucristo que se os aparece.... la Iglesia toda que os aplaude... vuestros mismos enemigos que, impacientes por daros la muerte, os anticiparon el goce de la verdadera felicidad. Pues yo también quiero cooperar, si es posible, al aumento de vuestra gloria. Alcanzadme la salud que os he pedido en esta novena, y conozca el mundo entero que sois poderosísimo para alcanzar del Señor cuanto necesiten vuestros devotos. Para obligaros propongo, ayudado de la gracia del Señor, hacer desde ahora lo que quisiera haber hecho en la hora de mi muerte: y en obsequio vuestro recibiré el primer día que pueda, como por viático, los santos sacramentos de confesión y comunión. Pedidle, abogado mío, al Señor, fortalezca y confirme con sus auxilios mis propósitos, para que algún día alabemos juntos al tres veces Santo por toda una eternidad en el Cielo. Amén.
  
Se reza en conclusión lo que todos los días, y después tres Ave Marías a la Santísima Virgen, saludándola en ellas como a Hija de Dios Padre, Madre de Dios Hijo y Esposa de Dios Espíritu Santo, Templo y Sagrario de la Santísima Trinidad, las que se ofrecerán con la siguiente oración:
 
Acuérdate, ¡oh piadosísima Virgen María!, que no se ha oído hasta ahora que alguno que recurriese a tu patrocinio, que implorase tu auxilio, que pidiese tu socorro, haya sido desamparado: yo, animado de esta confianza, vengo a ti, me refugio a ti; yo, pecador, gimo delante de ti. No quieras, ¡oh Madre de la Palabra eterna!, despreciar mis palabras: óyeme favorable, y haz lo que te suplico. Amén.
 
Hecho un resumen de las indulgencias concedidas a los que recen esta Oracion, ascienden a veintidós años y trescientos dias; y acostumbrándose a rezarla, ganarán indulgencia plenaria en el día de Ntra. Sra. de Guadalupe, si confesados y comulgados, hicieren la Oración acostumbrada por la exaltación de nuesta santa fe, extirpación de las herejías, &c.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.