viernes, 27 de diciembre de 2019

LA RETRACTACIÓN DE MONS. GUÉRARD DES LAURIERS DE LA TESIS DE CASSICIACUM

Traducción del artículo publicado por Louis-Hubert Rémy en CATHOLICAPEDIA BLOG. Tomada de CATÓLICOS ALERTA.
   
——— UN MARAVILLOSO REGALO DE NAVIDAD 2019 ———

LA RETRACTACIÓN DE MONSEÑOR GUÉRARD DE LA TESIS DE CASSISIACUM
Louis-Hubert Remy
     
La Retractación de MONSEÑOR GUÉRARD sobre la TESIS DE CASSICIACUM
    
Unos meses antes de su muerte (el 27 de febrero de 1988), después de haber recibido de mí (por los buenos oficios de un amigo suizo) un estudio detallado que demuestra sus aberraciones, el interesado expresamente reconoció:
«Ave María  
Querido señor,
  
Cuando llegué aquí, encontré su envío y su carta. GRACIAS.
  
Así que mantengo, al menos temporalmente (me lo dirá), el estudio de Alfred Denoyelle.
  
Personalmente, estoy de acuerdo con todas sus conclusiones. ¡Su estudio es excelente!
  
Ahora, creo que mi tesis contiene enormes errores teológicos.
  
En ferviente unión, al servicio de la Verdad y en la oración.
M. L. G. des Lauriers, O.P.».
Murió sin haber tenido (o tomado) el tiempo para retractarse públicamente (y si por casualidad lo hizo, no lo sabemos).

* * *

Esta carta y su comentario nos llegaron a través de un nuevo folleto (de primordial importancia) de Éditions saint Remi.
 
     
Disponible en ESR: http://saint-remi.fr/fr/judaisme-franc-maconnerie/1622-les-courriers-de-marc-winckler-sur-le-reseau-rampolla.html
    
CORREO DE MARC WINCKLER SOBRE LA RED RAMPOLLA
Henri BARBIER – Judaísmo – Franmasonería francesa – 57 páginas

– Nuevo – Precio: 8,00 €
  
En este escrito, Henri Barbier, autor del exitoso libro Le Réseau Rampolla et l’Éclipse de l’Église (segundas ediciones, prefacio de Pierre Hillard, 680 páginas), completa los testimonios de Marc Winkler permitiendo una mejor comprensión de la mafia que asumió el liderazgo de la Iglesia para destruirla. Indispensable y convincente, conociendo la seriedad de Marc Winkler.
  
En la última página, sin ningún otro comentario, monseñor Guérard des Lauriers nos cita este texto manuscrito. Merece una aclaración. No sabemos sobre el estudio del Sr. Denoyelle que cambió de opinión.
  1. Una gran alegría. ¡Qué gran regalo de Navidad! Tal retractación al final de una vida de combate es muy importante y consoladora para aquellos que entendieron el error del obispo Guérard.
  2. Qué amor de la verdad. Conocíamos a Monseñor Guérard, un gran amante de la Verdad, un ejemplo de la Verdad, pero haber reconocido que había cometido tal error y confesarlo y corregirlo es un acto heroico, del que muy pocos clérigos son capaces hoy. También lo fue el Padre Joseph Vérité, quien después de decir cientos de nuevas “misas” insistió en volver a la misa de su ordenación.
  3. Un milagro. Como dice San Pablo: «Porque es imposible para aquellos que alguna vez fueron iluminados, que probaron el don celestial, que tomaron parte en el Espíritu Santo, que probaron la dulzura de la palabra de Dios y las maravillas del mundo por venir, y que, sin embargo, cayeron, renovarlos por segunda vez llevándolos a la penitencia, los que por su parte crucifican de nuevo al Hijo de Dios y lo entregan a la ignominia» (Hb. VI, 4-6), terribles palabras que se han verificado durante sesenta años. Hay algunas excepciones muy raras a la regla general enseñada por San Pablo, y todas ellas poseen una gracia milagrosa. 
  4. ¡Qué acto de fe! ¡Y en qué términos!: «mi tesis contiene enormes errores teológicos». ¡Qué humildad ante la verdad! Qué acto de fe antes. 
  5. Todos los que conocían a Mons. Guérard de cerca tenían una veneración ilimitada por él y este error los molestó. Esta retractación repara todo. Me gusta recordarle, como me dijo su sobrina, que Mons. era un confesor de Pío XII. A diferencia del cardenal Bea, no lo proclamó por los tejados. Además, nombrado cardenal por Pío XII (siempre confiado por su sobrina), De Gaulle se opuso. Cuando le recordé que el joven Guérard des Lauriers fue, toda su vida, el primero en su clase y en todos los asuntos, me respondió seriamente al decir: ¡excepto en gimnasia!
Esta retracción no nos sorprendió por completo, aunque no nos lo contó, ni a mi, ni a mis amigos cercanos cuando lo visitamos en su cama del hospital poco antes de su muerte, y tampoco lo dijo en su último sermón [1].
  
¿Por qué ese silencio? Tenemos algunas ideas sobre esta cuestión, pero dejémose el motivo de este silencio al Obispo, que fue quien tomó la decisión.
  
Monseñor había tratado de justificar este texto del Vaticano I: la Iglesia siempre será visible, y había propuesto esta tesis, que era considerada plausible para muchos. Lo compartimos hasta su muerte.
  
Sin embargo, un día le pregunté: «Monseñor, ¿cuál es el valor de los actos de un papa materialiter?». Inmediatamente respondió con una palabra: «Nulo». Lo que me hizo expresar una conclusión obvia: «Entonces, monseñor, su tesis se extingue a tiempo», y Monseñor respondió: «absolutamente».
  
La misma pregunta hecha a los sacerdotes que defienden la tesis, es seguida por una respuesta en el género (me ha pasado) «¿Quién es usted para permitirse hacer este tipo de preguntas? ¡Hay que ser teólogo para entender!». ¡Orgullo de los sacerdotes entrenados por Écône y desprecio por los laicos! ¡Clásico!
  
Fue solo después de descubrir el terrible texto del padre Vincent-Marie Zins (autor de la expresión la fou-thèse [N. del T. neologismo traducible como “Tesis loca o ridícula”, y homófono con “foutaise” -del que deriva nuestra “futesa”-, en español bagatela, porquería]), Tres herejías del P. Guérard des Lauriers [2], y luego la irrefutable refutación de Myra Davidoglou, Análisis lógico de la llamada tesis de Cassiciacum (ediciones ACRF, € 10), que declaré la guerra contra el materialiter-formaliter, afirmando que eran muy distintos, pero que no podían separarse: un Papa solo materialiter nunca existió (sin referencias de teólogos anteriores) y no puede existir, así como el cuerpo y el alma son distintos, pero un cuerpo sin alma es un cadáver. Pagué un alto precio por esta pelea, soportando la abominable calumnia de los clérigos que hablan a todos de caridad pero que tienen una gran necesidad de ella con Louis-Hubert Remy.
  
Cuando el padre Francesco Ricossa habló de una Iglesia material, ¡fue la gota que colmó el vaso! [3] No entiendo a este hombre. A través de algunas de sus intervenciones, demuestra una inteligencia superior, un conocimiento profundo, una rara capacidad de análisis; sin embargo, choca con temas esenciales, como La Salette, la “Tesis”, Rampolla, las obras de Rore Sanctifica, el Apocalipsis. Lee todas nuestras obras, denigrándolas, sin refutarlas seriamente. ¿Cómo explicar un comportamiento tan contradictorio? En última instancia, ¿qué deberíamos pensar de este sacerdote? ¿Está realmente del lado de la Verdad, como lo estaba el obispo Guérard? Ya nos imaginamos cómo va a reaccionar ante esta retractación y nuestros comentarios, o cómo los enterrará en un silencio cauteloso.
  • «Los laicos pueden ser engañados, pero los clérigos son difíciles de engañar a no ser de mala fe, especialmente por mucho tiempo» (Mons. De Castro-Mayer). 
  • «Quien, aunque sea en un sólo punto, niega su asentimiento a las verdades reveladas divinamente, realmente abdica de la fe, pues se niega a someterse a Dios que es la Verdad soberana y el motivo apropiado de fe» (Leo XIII, Satis cognitum).
Entonces, ¿Cómo reaccionarán los miembros del Instituto Mater Boni Consilii, Mons. Donald Sanborn, el padre Hervé Belmont, el padre Jacques-Marie Seuillot, etc.? Los laicos ya lo han entendido, y hace mucho tiempo que han abandonado la Tesis, pero ¿el clero corregirá su error? El obispo Guérard dio el ejemplo. Monseñor Andrés Morello también renunció a la tesis y lo declaró públicamente. ¿Tendrán el mismo coraje?
  
Agradezcamos a la Providencia que nos permitió descubrir esta retractación en este tiempo de Navidad.
   
Muchas gracias, Monseñor, y oremos por los sacerdotes que quieren permanecer fieles a la Iglesia de siempre
   
Escudo episcopal de Mons. Guérard: “Por la caridad de la Verdad”.
   
NOTAS
[1] http://www.a-c-r-f.com/documents/Mgr_GUERARD_des_LAURIERS_dernier-sermon_plus-2-articles.pdf. Sermon que fue su testamento y que nos sirve de guía en todas nuestras acciones ulteriores. Invitamos a nuestros lectores a releerlo: ¡se verá su importancia!

9 comentarios:

  1. Ya hay una contundente refutación al respecto del padre Ricossa, demostrando que no hay pruebas de que la "tesis" referida en particular sea la de Casicciacum y de que tal documento sea real. Del mismo modo, testifica cómo hasta su muerte, Monseñor mantuvo delante de todos sus conocidos la Tesis de Casicciacum como postura segura. Si desean, paso el referido enlace.

    ResponderEliminar
  2. Se dice que el veleta de Mons. Andres Morello y su Compañía anónima han declarado ya no seguir, ni abrazar semejante Tesis ilógica. A este personaje paracaidista en el sedevacantismo como todos los expulsados de la FSSPX se acomodaron a la tesis del papa materialiter ya refutada hacía décadas por el Dr. Disandro, Mons. Carmona, Johas y otros, y esto es porque en el fondo creen que el Vaticano actual conserva algo de católico.
    El problema de Morello es que se habia hecho maerialiter para así poder blanquearse un poco y ser reconocido por los gringos de norteamerica y el italiano Riccosa, pero ni Riccosa jamás lo invitó a hacer ordenaciones a su seminario y ni tampoco el yankilandia y anti-sudaca de Sanaborn lo convidó, eso a Morello le hirió el orgullo y la autoestima que lo tiene por las nubes y es entonces que ahora rompió con todos estos mitad sedes y mitad papólatras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curioso: gente que no ha leído debidamente la Tesis de Casicciacum se da el "lujo" de pretender refutarla. De Johas uno se esperaría algo serio porque pretende ser Doctor en Teología (¿titulado por quién?). Pero la verdad es que todas esas refutaciones a una Tesis que ni conocen atentan contra el sentido común, la inteligencia y la misma verdad. Yo, sin ser teólogo, me di cuenta de los argumentos payasescos del brasileño, y el padre Ricossa lo refutó en el siguiente número de Sodalitium -27 años atrás ya- en pocas líneas. Por último, lo de "mitad sedes y mitad papólatras" ya demuestra todo el conocimiento que usted tiene sobre la Tesis (y la Teología Dogmática en general), caballero.

      Eliminar
    2. La Tesis de Casicciacum es la que atenta contra la lógica y el sentido común, toda vez que en la realidad ningún ente puede ser y no ser al mismo tiempo en una misma categoría. Y en cuanto a la liturgia, el sacerdote que adhiera a esa tesis herética debe ser necesariamente Una cum.

      Y Vd., Juan Pablo, con su actitud muestra la misma prepotencia que aqueja a los curas egresados de Écône, que creen que todo es disputable con tesinas y debates canónicos, y no saben reconocer al enemigo modernista ni aunque lo tengan a la vista.

      Eliminar
    3. La Tesis de Casiciacum se refuta completamente por dos hechos:
      1º Pablo IV es claro en su bula “Cum ex Apostolátus”: Ningún hereje, cismático o apóstata puede ser Papa, y el Papa que incurra en tales delitos queda depuesto IPSO FACTO y LATÆ SENTÉNTIÆ, cesando toda obligación de obediencia por parte de sus súbditos; y aun cuando se retractare de ello, no puede volver a ejercer autoridad alguna.
      2º El cumplimiento del Secreto que la Virgen le confió a Melania Mathieu Calvat en La Salette, donde en primer lugar se menciona que «Los sacerdotes, ministros de mi Hijo, los sacerdotes, por su mala vida, por sus irreverencias y su impiedad al celebrar los santos misterios, por su amor al dinero, a los honores y a los placeres, se han convertido en cloacas de impureza […], y el demonio ha oscurecido sus inteligencias, se han convertido en estrellas errantes que el viejo diablo arrastrará con su cola para hacerlos perecer» (Por eso es que el padre Ricossa persigue el Secreto, ya que destruye la teorìa que pretende imponer en el seminario San Pedro Mártir del IMBC en Verrua-Savoia).

      Eliminar
    4. Al punto 1) lo refuta "Vacantis Apostolicæ Sedis" de Pío XII, que cambia la normativa sobre la posibilidad de elegir o ser electo en el Cónclave; la doctrina católica al respecto ("un hereje o un cismático no puede ser Papa") no cambia en absoluto.
      Con respecto al punto 2), es absurdo pretender refutar argumentos teológicos con un mensaje privado. No merece siquiera discusión, porque es de manual este asunto.

      Eliminar
  3. ¡"Potius sero quam nunquam"!

    Hay varios testimonios de los sedesvacantistas de la primera hora que confirman el hecho de que Mons. Guérard des Lauriers se retrató de la «tesis» al final de su vida.

    «…al menos al final de su vida pusiera en cuestión la validez de su tesis, que tantos disgustos había deparado, adhiriéndose más bien a la posición del sedisvacantismo establecida en la "DECLARATIO" de Su Eminencia Ngô-dinh-Thuc (SAKA-Informationen de mayo de 1988)».(Eberhard Heller, April 2003, La silla apostólica ocupada)

    Los sacerdotes del Instituto «Mater Boni Consilii» están diciendo que esta carta es falsa, entre otras cosas, simplemente porque no presenta una fecha y lugar que fue escrita y, aún, lo que es más ridículo y deshonesto, al tratar sobre Mons. Des Lauriers, ¡no saben a qué tesis él puede estar refiriéndose! (¿Cuántas tesis de Mons. Des Lauriers ustedes conocen?)

    Interesantísimo sería alguién realizar un estudio grafológico para dilucidar la cuestión, de una vez por todas, si se demuestra la autenticidad de la carta – lo que creo – sería un jaque mate a los guerardistas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría tratarse de una tesis sobre cualquier asunto. No de "LA" Tesis. Sobre la primera cita que puso, sería cuestión de que ponga la frase completa y de que se demostrara tal cosa. ¿Cómo es que quienes lo trataron de cerca lo niegan y gente lejana a Monseñor lo afirma sin más?

      Eliminar
  4. Hay que ver hasta dónde llega el absurdo: Pretender que puede buscarse errores teológicos y herejías en una tesis doctoral de matemáticas como «Sur les systèmes différentiels du second ordre qui admettent un groupe continu fini de transformations» (que, para conocimiento y fines pertinentes, es LA OTRA tesis de Mons. Guérard –no, la Intervención Ottaviani no cuenta–). Y sobre la pregunta «¿Cómo es que quienes lo trataron de cerca lo niegan y gente lejana a Monseñor lo afirma sin más?», pasa EXACTAMENTE LO MISMO que con Mons. Lefebvre y por qué no se manifestó abiertamente sedevacantista: sus motivos tendrá para tomar tal decisión, y se los llevó consigo al sepulcro.

    En cuanto a la objeción «Pío XII con Vacántis Apostólicæ Sedis derogó la bula Cum ex Apostolátus Offício», Pío XII hace referencia al impedimento humano eclesiástico de las excomuniones menores, esto es, a aquellas que solamente privan de la vida sacramental (ej.: violar el secreto del Santo Oficio, falsificar reliquias, violar un claustro, etc.); en manera alguna podía derogar el impedimento de ley divina que es la excomunión mayor que separa de la Iglesia por herejía, apostasía o cisma. Aparte, Vacántis Apostólicæ Sedis también prohíbe los acuerdos cardenalicios en vida del Sumo Pontífice reinante para designar su sucesor y los juramentos secretos de votar o no votar por determinado cardenal, y sanciona con excomunión y nulidad tales conductas

    Y en cuanto a la objeción «es absurdo pretender refutar argumentos teológicos con un mensaje privado», no es tanto el mensaje en sí, sino cómo se ha verificado fácticamente el cumplimiento del mensaje lo que tanto le molesta a Ricossa (que entre otras lindezas pretemde rehabilitar al satánico Mariano Rampolla). Y ciertamente no merece discusión, porque los hechos son irrefutables y están a la vista y alcance del entendimiento, quiéralos o no.

    Con esto se da por finiquitado todo este asunto

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.