lunes, 1 de abril de 2019

80 AÑOS DE LA VICTORIA NACIONAL

  
En el marco de la “Ofensiva Final”, el 28 de Marzo de 1939 cayeron las últimas fuerzas comunistas-republicanas de Madrid ante el avance impetuoso de las tropas nacional-católicas que penetraron ese mismo día en la capital española, siendo el final de la Cruzada contra la judeomasonería marxista que desde aquella trágica y pucherada jornada del 14 de Abril de 1931 tenía sumida a España en la miseria, el deshonor y el odio, y amenazaba con convertirla en un satélite del dragón rojo que era el comunismo encarnado en la URSS. Reconquistadas Barcelona, Madrid y Alicante, quedaban sólo unos pocos reductos de republicanos en los Pirineos huyendo cobardemente a la Francia continental, y en el puerto de Valencia y Alicante quienes no menos cobarde y desesperadamente huían a diferentes destinos en el África septentrional francesa, y así el 1 de Abril de aquel año desde el cuartel del Generalísimo Franco en Burgos se dió el parte final de guerra en el que se daba por concluida esta contienda por Dios, la Patria, la Familia y la Libertad.
   
Los católicos debemos tener en mucha importancia esta fecha, ya que la Guerra Civil Española (1936-1939) representó la última Cruzada bendecida por Dios, dirigida por el Generalísimo Francisco Franco Bahamonde, la última epopeya de la Cristiandad antes de la apostasía universal y la antihispanidad introducidas por la serie de antipapas que hasta hoy sufrimos (Ángelo Giuseppe Roncalli Marzolla/Juan XXIII bis, Giovanni Battista Montini Alghisi/Pablo VI, Albino Luciani Tancon/Juan Pablo I, Karol Józef Wojtyła Katzorowski/Juan Pablo II, Joseph Alois Ratzinger Tauber-Peitner/Benedicto XVI y Jorge Mario Bergoglio Sívori/Francisco I) y cuantos vengan, con sus respectivas destrucciones de la Fe Católica (Concilio Vaticano II, Nueva “Misa” y demás “Sacramentos”, Ecumensimo, Nuevo “Catecismo” y “Derecho Canónico”, Nuevo “Rosario”, etc.), sustituyendo de este modo a la Iglesia Católica, Purísima Esposa de Cristo, por la vil Ramera de Babilonia. Y los hermanos de la Madre Patria, a su vez, soportando las peleas intestinas de la sedicente “Casa Real” Puigmoltó-Borbón, el contubernio pepesoepodemita, el separatismo artificial catalán, vascongado y andaluz (entre otros), la invasión de los musulmanes so capa de “migrantes”, el yugo de la “ideología de género” en el sistema educativo, las insidias de tertiorepubliquetos, nazionistas y femibolches, y al felón y hortera clero conciliar, epígono del traidor obispo hispalense Don Oppas.
  
Recordemos el pasado y elevemos un solemne Te Deum por él, y preparémonos para las luchas que vienen, que no sólo serán contra el error infernal, sino contra sus agentes políticos terrenales. Que San Santiago Apóstol, Nuestra Señora del Pilar, los Mártires de la Tradición y todos los Caídos por Dios y por la Patria ruegen por la Hispanidad toda.
  
¡ARRIBA ESPAÑA UNA, GRANDE Y LIBRE!
   
JORGE RONDÓN SANTOS
1 de Abril de 2019
Lunes de la IV Semana de Cuaresma y Aniversario de la Victoria. Fiesta de San Hugo de Grénoble, Obispo y Confesor, y Hallazgo del Niño Jesús en el Templo.

1 comentario:

  1. ¡Viva aquella España que fue la espada del Santo Concilio de Trento!
    ¡Viva Francisco Franco, q.d.D.g.!, nuevo Pelayo que echó a los infieles fuera de Hispania.
    En mi Méjico infeliz, el Caudillo de opereta ya delineó a las claras su política socialista: mantener a los pobres hundidos en la pobreza, pero eso si, ninguno se va a morir de hambre, gracias a la "caridad" de su gobierno, y como favor con favor se paga, sus fieles marxistas se lo van a recordar al pueblo en la próxima elección. ¡Virgen de Guadalupe, reina de Méjico, ruega por tu nación!

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.