sábado, 1 de junio de 2019

DEVOCIÓN A LA DIVINA PROVIDENCIA PARA EL PRIMER DÍA DEL MES


ACTO DE FE
Creo en Dios, 
Espero en Dios, 
Amo a Dios,
Me pesa de haber ofendido a Dios;
Hágase en mí la voluntad de Dios.
  
Oh Trinidad santísima, Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres personas distintas y un Solo Dios verdadero, en quien creo y a quien amo sobre todas las cosas, ten piedad y misericordia de nosotros y danos vuestra bendición; descienda sobre nosotros la bendición de Dios ✠ Padre, de Dios ✠ Hijo, y de Dios ✠ Espíritu Santo. Amén. 
  
¡Oh María, concebida sin pecado!
Rogad por nosotros que acudimos a Vos.
  
¡Oh Sangre de mi Jesús!
¡Oh Remedio Universal!,
Pues te vertiste en la Cruz,
¡Líbranos de todo mal!
  
¡Oh lágrimas de María!
Por mis culpas derramadas,
En esta Sangre mezcladas,
¡Ampárame de noche y de día!

Santísima Trinidad,
¡Oh Divina Providencia!,
Concédeme tu clemencia 
Y tu infinita bondad. 

Arrodillado a tus plantas
A tu Caridad portento,
Te pido para los míos
Casa, vestido y sustento.

Concédeles la salud,
Llévalos por buen camino;
Que sea siempre la virtud 
Lo que los guíe en su destino. 

Tú eres toda mi esperanza,
Tú eres el consuelo mío;
En cuanto mi mente alcanza
En Ti creo, en Ti espero y en Ti confío. 

TRES PETICIONES A LA DIVINA PROVIDENCIA
Divina Providencia, consérvanos el trabajo que tenemos, y concédenos la gracia a quienes no lo tenemos. Padre nuestro, Ave María y Gloria.
  
Divina Providencia, concédenos la gracia de tener o encontrar la limosna o ayuda que necesitamos en los momentos más difíciles de nuestra vida. Padre nuestro, Ave María y Gloria.
   
Divina Providencia, concédenos la salud que tenemos, y líbranos de accidentes, enfermedades, odios y malas voluntades. Padre nuestro, Ave María y Gloria.
  
Que la Divina Providencia se extienda en cada instante y momento, para que nunca nos falte casa, vestido y sustento, y los santos Sacramentos en los últimos momentos.

1 comentario:

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.