sábado, 8 de junio de 2019

BERGOGLIO CAMBIÓ EL PADRENUESTRO Y EL GLORIA IN EXCÉLSIS

Traducción del Comentario de los Padres de TRADITIO.
  
Los estudiosos bíblicos han ridiculizado a Francisco Bergoglio por su “traducción corregida” de la Oración del Señor.
Ellos concluyen que el Antipapa, que nunca fue consagrado como Obispo Católico, debió suspender Latín y Griego en su seminario jesuita marxista/modernista.
Él también puso nuevas palabras en boca de los Ángeles en la mañana de Navidad.
  
Fue revelado el 4 de Junio de 2019 que el 22 de Mayo del mismo año, Francisco Bergoglio confirmó como “oficial” para su iglesia novusordiana un cambio para dos frases muy familiares de la Biblia: una en la Oración Dominical y otra en la narrativa de San Lucas de la Navidad. Esta aprobación es, para la época, sólo para la versión italiana, pero puedes estar seguro de que en breve será extendida a todas las lenguas vulgares también. Los radicales obispones italianos querían el cambio, así que Bergoglio lo confirmó.
 
Históricamente, la Iglesia Católica ha sido muy cuidadosa con las “traducciones”, porque los herejes preprotestantes y protestantes hicieron falsas “traducciones” para hacer que sus nociones heréticas parecieran provenir de la Biblia. Ese fraude está siendo llevado a cabo hoy por la herética Seudoiglesia, en “traducciones” (inglesas) como la New Jerusalem Bible, la New American Bible, y la New English Bible. El Anticoncilio Vaticano II (1962-1965) y Bergoglio quitaron de su secta el poder de corregir las malas traducciones. Ahora los nativos en las periferias controlan la Sagrada Escritura, no la Roma modernista.
  
Francisco Bergoglio empuerca el significado original de la oración de Cristo cambiando, en italiano, lo que decía: “e non ci indurre in tentazione” (no nos induzcas a la tentación) a “e non abbandornarci in tentazione” (no nos abandones en la tentación). Bueno, Bergoglio puede intentar tocar el violín con la “traducción” mientras su Neoroma arde, pero no puede cambiar el original de la Vulgata Latina de San Jerónimo y el Griego bíblico original. Bergoglio quiere reescribir la Biblia y “traducir” la frase como “no nos dejes caer en la tentación”. Los estudiosos bíblicos han ridiculizado las palabaras de Bergoglio, concluyendo que no entiende lo que significan.
  
De hecho, la “corrección” de Bergoglio a la traducción es errónea en sí misma... En el griego original “καὶ μὴ εἰσενέγκῃς ἡμᾶς εἰς πειρασμόν” (kài mè eisenènkes hemàs eìs peirasmòn) y “et ne nos indúcas in tentatiónem” de la Vulgata Latina de San Jerónimo (San Mateo 6:13), el problema de la traducción no es con el verbo “indúcas” (inducir), sino con el sustantivo “tentatiónem”, que tiene dos significados tanto en Griego como en Latín. “Tentación”, sí, pero ese no es el significado aquí, que es el otro: “prueba”. Así: “No nos induzcas a la prueba”. Dios no tienta, sino que prueba nuestra Fe, como claramente enseña en el Antiguo Testamento el libro de Job. El original no tiene sentido de “caída”, y Bergoglio no trata con la “tentación”.
 
Habiendo vuelto su mano para destruir la Oración Dominical, justo como su predecesor Benedicto Ratzinger intentó cambiar la Oración litánica para la conversión de los judíos el Viernes Santo e hizo un desorden non sancto de ella, Francisco Bergoglio fue a enlodar también las palabras de los Ángeles en la mañana de Navidad (San Lucas 2:14): “et in terra pax homínibus bonæ voluntátis” (paz en la tierra a los hombres de buena voluntad), que Bergoglio cambió a “e pace in terra agli uomini amati dal Signore” (y paz en la tierra a los hombres amados el Señor). Nuevamente, no hay “amados por Dios” en el original; Bergoglio solamente lo ha hecho [Parte de la información para este Comentario fue contribuida por La Croix]
 
Verdaderos Católicos, las traducciones en las lenguas vulgares son por su naturaleza ásperas y erróneas para empezar. Esa es una de las razones por las que la Biblia oficial de la Iglesia Católica y su Misa y Divino Oficio permanecen perpetuamente en latín. La falsa y oculta “traducción” del Gloria es reminiscencia de la que fue fabricada justo en el Vaticano II para el Ave María (San Lucas 1:28), en la cual la Virgen María no era “llena de gracia” (grátia plena), sino “altamente favorecida”. Esta “nueva traducción” fue tan detestada por los Católicos que rápidamente cayó en desuso. Con algo de suerte, también las atroces y erróneas “traducciones” de Bergoglio para el Padre nuestro y el Gloria!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.