viernes, 21 de junio de 2019

TESOROS EUCARÍSTICOS DE LIEJA

Refiere Édouard Lavalleye en su libro La Fête-Dieu, sainte Julienne et l’église Saint Martin à Liége, esquisses historiques (Corpus Christi, Santa Juliana y la iglesia de San Martín en Lieja), escrito con motivo del sexto centenario de la institución de la Fiesta del Santísimo Sacramento en la diócesis de Lieja (año 1246), que en su antiguo Misal diocesano de 1552 había una Misa propia que tenía la secuencia Laureáta plebs fidélis en lugar de la tomista Lauda Sion Salvatórem presente en la Misa Romana.

LATÍN
Laureáta plebs fidélis
Sacraménto Christi carnis,
Laude regem glóriæ.
Nam cum regnans sit in cœlis,
Cum efféctu suæ mortis
Se præbet cotídie.
   
Ut prétium pro peccátis
Fiat virtus Passiónis
Et augméntum grátiæ,
Missa confert ista nobis;
Ergo digne sit solémnis
Missæ cultus hódie.
  
Hoc signávit vitæ lignum,
Melchísedech panem vinum,
Ut placáret Trinum-Unum,
Ófferens altíssimo;
Aser quóque pínguis cibus
Delícias dans régibus,
Nam regális est hic cibus
Pane sacratíssimo.
 
Et hoc quidem designávit
Agnus sine mácula,
Quem edéndum immolávit
Quóndam lex mosáica.
Agnus legis jam cessávit,
Supérvenit grátia,
Christi Sánguis dum manávit
Mundi tollens crímina.
  
Caro cujus tam seréna
Nobis esca sit amœ́na
Fídei mystério.
Quam próvide manna cœli
Figurávit Israëli
Nóbili præságio.
  
Esca fuit temporális
In desérto datum manna,
Christus panis est perénnis
Dans ætérna gáudia.
Hic est panis salutáris,
Per quem datur nobis vita,
Hic est calix speciális
Cujus potus grátia.
 
Hic est esus páuperum,
Nullum quǽrens prétium
Sed mentes fidélium,
Pacis præbens cópiam.
O dulce convívium
Supernórum cívium,
In terris viáticum
Nos ducens ad Pátriam.
 
Vitæ via, lux perénnis,
Sátians reféctio,
Christe, confer vitam nobis
Hoc sacro convívio.
Ut ætérno cum supérnis
Perfruámur gáudio,
Quod osténdet deitátis
Manifésta vísio.
 
Vive panis, vivax unda,
Vera vitis et fœcúnda,
Vitæ da subsídia.
Sic nos pasce, sic nos munda,
Ut a morte nos secúnda
Tua salvet grátia.
  
Nam efféctus tuæ mortis
Nos emúndat a peccátis
Per Missæ mystéria.
Summæ templum Trinitátis
Sempitérnam confer nobis
Glóriam in pátria.
 
Jesu, decus Angelórum,
Spoliátor Infernórum
Humíli victória,
Honor Cœli, lux Sanctórum,
Salus mundi, fons bonórum,
Tibi laus et glória. Amen.
  
TRADUCCIÓN
Tu corona es, pueblo fiel,
El Sacramento del Cuerpo de Cristo,
Alaba al Rey de la Gloria.
Aunque reina en el Cielo,
Con el fruto de su muerte
Se entrega cada día.
   
El rescate por los pecados
Se vuelve en virtud de la Pasión
Y aumento de gracia,
La Misa nos concede esto;
Por eso hágase con solemnidad
Hoy el culto de la Misa.
  
Figurado en el árbol de la vida,
En el pan y vino que Melquisedec
Ofreció al Altísimo
Para aplacar al Dios Trino y Uno;
En el pingüe pan de Aser
Que es grato a los reyes,
Pero real alimento es
Este sacratísimo Pan.
 
Y también fue figurado
En el cordero sin defecto,
Que para comerse fue inmolado
Bajo la Ley de Moisés.
Cesó ya el cordero de la ley,
Superado por la gracia,
La Sangre que Cristo derramó
Quita los pecados del mundo.
  
Su carne sin mácula
Sea nuestro ameno alimento
En el Misterio de la Fe,
Del cual el maná provisto del Cielo
Para el pueblo de Israel
Figura y noble presagio fue.
  
El maná que en el desierto se dio
Era un alimento temporero,
Cristo es el Pan perenne
Que nos da el gozo eterno.
Este es el pan salvífico
Que nos da la vida,
Este es el cáliz precioso
Del que se bebe la gracia.
 
Este es el alimento de los pobres,
No busca otro precio
Que las almas de sus fieles,
Y les retorna abundante paz.
Oh dulce convivio
De los célicos moradores
Y Viático en la tierra,
Condúcenos a la eterna Patria.
 
Camino de la vida, Luz eterna,
Oh Cristo, confiérenos la vida
En este sacro banquete
Que sacia plenamente.
Para que en la eternidad obtengamos
Con los bienaventurados el gozo
De contemplar claramente
La visión beatífica de Dios.
 
Pan vivo, bebida vivificante,
Vid verdadera y fecunda,
Reanima nuestra vida.
Apaciéntanos y purifícanos,
Para que tu gracia nos salve
De la muerte segunda.
  
En el Misterio del Altar,
Que el fruto de tu muerte
Nos remita nuestros pecados.
Templo de la suma Trinidad,
Concédenos la sempiterna gloria
En la Patria celestial.
 
A Ti, Jesús, decoro de los Ángeles,
Que por tu humildad venciste
Y al Infierno despojaste,
Honor del Cielo, Luz de los Santos,
Salvador del mundo, fuente de todo bien,
Sea la alabanza y la gloria. Amen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.