jueves, 27 de junio de 2019

MONSEÑOR ERNEST JOUIN, TERROR DE LOS FRANCMASONES


Ernest Jouin nació el 21 de Diciembre de 1844 en Angers (Maine-Loira). Hijo de un ebanista del Anjou llamado Amédée Marin Jouin, recibió las órdenes y fue sucesivamente vicario en Brézé, en Angers y después en San Esteban del Monte (Paris). Luego devino capellán de Santa Genoveva, siempre en París, después en Julio de 1882 párroco de Joinville-le-Pont. Permaneció en este puesto hasta 1886 y conoció «sus primeras luchas con la francmasonería». Posteriormente fue vicario en San Agustín y párroco de San Medardo (París). Jouin fue nombrado protonotario apostólico el 23 de Marzo de 1918, valiéndole el título de Monseñor.
  
Durante su permanencia en Joinville-le-Pont, Ernest Jouin tuvo sin duda polémicas con muchos elegidos radicales, como el diputado Jules-Ferdinand Baulard, antiguo comunero, miembro de la logia La Clémente Amitié y defensor de la causa laica.
  
Habiendo reunido una importante biblioteca, fundó en 1912 la Revue internationale des sociétés secrètes (RISS) para ilustrar sobre el «peligro masónico», revista que circuló de 1912 a 1939. Como elemento importante del antimodernismo, denunció incansablemente a todos los enemigos de la Iglesia, unidos en el seno de la Conspiración Judeomasónica, denuncia realizada publicando múltiples documentos relativos a tal fin, para conocer mejor al enemigo y combatirle mejor. Estos enemigos eran, desde luego, los judíos y los francmasones, pero también los modernistas, los nudistas, los esoteristas, los partidarios de la cremación, los democristianos, los jesuitas (ya infectados de modernismo), los escutistas, los rotarios…
  
Para Ernest Jouin, el asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria en el Atentado de Sarajevo el 28 de Junio de 1914, uno de los eventos desencadenantes de la Gran Guerra, es el fruto de un complot preparado por las logias francmasónicas para acabar con el Imperio Austro-húngaro, la última monarquía católica en el mundo. Además, dejó entender que Nedeljko Čabrinović, Radoslav Casimirović y Milan Ciganović (participantes en el magnicidio) eran miembros de la sociedad secreta Mano negra (Црна рука), conocida también como Unificación o Muerte (Уједињење или смрт), sociedad vinculada a la logia Narodna Odbrana (en serbio cirílico: Народна одбрана, literalmente, La defensa del Pueblo).
  
Según declaró Craig Heimbichner, columnista en Catholic Family News desde 2003, Monseñor Ernest Jouin intervino personalmente con el emperador Francisco José de Austria para demandarle que invoque el Jus exclusívæ en el cónclave que elegiría al sucesor de León XIII, aportando las pruebas de que el papable cardenal Mariano Rampolla tenía al menos afinidad con la francmasonería. El veto imperial hizo que la elección cardenalicia se dirigiera al italiano Giuseppe Melchiore Sarto, quien asumió como Papa San Pío X. Luego de la muerte de Rampolla, una pesquisa en sus documentos encontró que era miembro de la Ordo Templi Oriéntis.
  
Notablemente, en 1920, publicó una edición de los Protocolos de los Sabios de Sión, obra de referencia para conocer los planes que la judería internacional tiene contra la humanidad.
  
Ernest Jouin murió el 27 de Junio de 1932, y sus exequias fueron presididas por el cardenal Jean Verdier PSS. Una biografía escrita por el canónigo Joseph Sauvêtre en 1935 fue prologada por Dom Fernand Cabrol OSB. Su causa de beatificación fue propuesta a Roma en 1957, pero el proceso quedó suspendido posteriormente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.