sábado, 4 de abril de 2020

BERGOGLIO (OTRA VEZ) CONTRA MARÍA CORREDENTORA

   
Bergoglio utilizó su homilía “La Dolorosa, discípula y madre”, del viernes por la festividad de los Dolores de Nuestra Señora para tirar la puerta a la corredención forjada por María.
   
Él usó la caricatura de que Nuestra Señora no quiso “quitar” ningún título a Jesús, y protestó porque “ella no pidió para sí misma ser casi redentora o corredentora”, como si alguien lo hubiera afirmado (disparando a tigres de papel, como siempre):
«La Virgen nunca pidió nada para sí misma, nunca. Sí, para los demás: pensemos en Caná, cuando va a hablar con Jesús. Nunca ha dicho: “Soy la madre, mírenme: seré la reina madre”. No lo dijo nunca. No pidió algo importante para ella, en el colegio apostólico. Sólo acepta ser madre. Acompañó a Jesús como discípula, porque el Evangelio muestra que siguió a Jesús: con sus amigas, mujeres piadosas, seguía a Jesús, escuchaba a Jesús. Una vez que alguien la reconoció: “Ah, ahí está su madre”, “Tu madre está aquí” (cf. Mc 3,31)... Seguía a Jesús. Hasta el Calvario. Y allí, de pie... la gente seguramente decía: “Pobre mujer, lo que sufre”, y los malos seguramente dijeron: “Ella también tiene la culpa, porque si lo hubiera educado bien esto no habría acabado así”. Allí estaba, con el Hijo, con la humillación del Hijo.
   
Honrar a la Virgen y decir: “Esta es mi Madre”, porque ella es la Madre. Y este es el título que recibió de Jesús, justo ahí, en el momento de la Cruz (cf. Jn 19,26-27). Tus hijos, tú eres Madre. No la nombró primer ministro ni le dio títulos de “funcionalidad”. Sólo “Madre”. Y luego, los Hechos de los Apóstoles la muestran en oración con los Apóstoles como una madre (cf. Hch 1,14). Nuestra Señora no quiso quitarle ningún título a Jesús; recibió el don de ser su Madre y el deber de acompañarnos como Madre, de ser nuestra Madre. No pidió para sí misma ser cuasi-redentora o una co-redentora: no. El Redentor es uno solo y este título no se duplica. Sólo discípula y madre. Y así, como madre debemos pensar en ella, debemos buscarla, debemos rezarle. Ella es la Madre».
   
En consecuencia, Francisco contradijo a todos los Padres de la Iglesia y a los Papas legítimos, quienes enseñaron COMO DOCTRINA CIERTA que Nuestra Señora, como la nueva Eva, en una forma totalmente dependiente de Cristo, participó en la redención del mundo porque Dios quiso su colaboración activa.
   
Un mariólogo dijo a Gloria.tv pidiendo reserva de su identidad: “Francisco piensa que él puede cambiar la enseñanza de la Iglesia por su voluntad dictatorial”. Pero en realidad TODOS LOS SEUDOPAPAS MODERNISTAS, DE RONCALLI ABAJO, HAN PENSADO, PIENSAN Y PENSARÁN LO MISMO Y PROCEDIDO, PROCEDEN Y PROCEDERÁN EN CONSECUENCIA.

4 comentarios:

  1. En ese rechazo visceral a la Corredención coinciden el conciliar Bergoglio y los sedevacantistas Dimond.

    ResponderEliminar
  2. Sigue en pie de lucha (obviamente demoníaca), desde su trinchera santamartiana.

    ResponderEliminar
  3. Defeco en Bergoglio y en sus secuaces.

    VIVA MARIA SANTÍSIMA INMACULADA Y CORREDENTORA, VIVA LA SANTA IGLESIA CATÓLICA, VIVA DIOS

    ResponderEliminar
  4. Se han dado cuenta ustedes el silencio de Bergoglio y sus secuaces frente a la amenaza del COVID?. Estamos verdaderamente como ovejas sin pastor y de feria, ese sacrilego mininiza el papel de la Bienaventurada Virgen Maria en la obra de la redencion!. Mas hereje imposible.

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.