sábado, 18 de abril de 2020

LA PRIMERA PIEDRA DEL NUEVO SAN PEDRO

Traducción del artículo publicado en RADIO SPADA.
  
«Tu es Petrus, et super hanc petram ædificábo Ecclésiam meam».
  
Julio II poniendo la primera piedra de la nueva Basílica de San Pedro (Fresco de la catedral de la Asunción de Savona).
  
«El 6 de enero de 1506 Julio II dirigió al rey de Inglaterra, como también a la nobleza y a los obispos de aquel reino, el pedido que ayudasen en aquella grande empresa. “Habíamos decidido, se lee, reedificar desde sus fundamentos la antigua basílica del Príncipe de los Apóstoles San Pedro cadente y adornarla y renovarla con capillas y demás fábricas necesarias”. Llega con fecha del 6 de abril una orden de pago a Bramante para cinco arquitectos subalternos, referente a los trabajos de construcción para la nueva fábrica, y el 18 de abril fueron emanados los breves que anunciaban que el papa había realizado por su propia mano la ceremonia de la colocación de la primera piedra. Precisamente entonces era inminente la campaña contra Perusa y Bolonia. Tal vez nada nos hace conocer mejor el ánimo valeroso de Julio II como el haber puesto mano a una obra tan grandiosa a pesar de su edad avanzada y en un tiempo de grandes designios políticos.
  
Sobre la colocación de la primera piedra, que tuvo lugar en el Domingo in Albis (18 de abril) del año 1500, tenemos las relaciones de Juan Buchardo y de París de Grassis. El papa, precedido de la cruz y acompañado por los cardenales y prelados, llegó a la fosa de los cimientos de 25 pies de profundidad y existente fuera de los muros de la antigua basílica. Él mismo descendió por una escalera con solos dos cardenales, diáconos, algunos albañiles y otras pocas personas. Un acuñador de medallas, probablemente Cristoforo Foppa Caradosso, llevaba en un vaso de arcilla doce medallas de cuño reciente, dos grandes de oro por valor de 50 ducados, las otras de bronce. Estas tenían en la parte anterior la cabeza del papa, en el reverso el diseño de la nueva construcción. La primera piedra de mármol blanco, de cuatro palmos de largo, dos de alto y tres dedos de espesor, tenía esta inscripción: “El Papa Julio II de Liguria, en el año 1506, tercero de su pontificado, ha hecho reconstruir esta basílica tan cadente”. El mismo papa, luego de bendecida la piedra, la asentó, mientras que los albañiles deponían el vaso con las medallas. Luego, permaneciendo en el sitio donde había depuesto la primera piedra, impartió la bendición y concedió Indulgencia plenaria, que el Cardenal Juan Colonna publicó en latín. Después de haber hecho una oración  solemne ante la cruz, Julio II regresó al Vaticano». (LUIS VON PASTOR, Historia de los Papas, Roma, 1932, Vol. III, págs. 895-896. Texto recopilado por Giuliano Zoroddu)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.