miércoles, 22 de abril de 2020

DIRECTIVA TESTEJEHOVISTA PROHÍBE TRATAMIENTO PARA EL CORONAVIRUS

Traducción del artículo publicado en JW SURVEY.
 
LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ NIEGAN TRATAMIENTO CON PLASMA EN MEDIO DE PANDEMIA DEL CORONAVIRUS
  
Mark O’Donnel - 9 de Abril de 2020.
   
   
Se ha ordenado a los Testigos de Jehová que les está prohibido aceptar la Terapia con Plasma Convaleciente, un nuevo tratamiento que parece ofrecer esperanza a los pacientes afectados con el coronavirus.
   
Un memorando filtrado de un Supervisor de Distrito de los Testigos de Jehová instruye a los ancianos de su circuito que aceptar tratamientos con plasma para combatir el COVID-19 es “inaceptable”.
    
Mientras estas insrucciones están en armonía con las actuales enseñanzas de los Testigos sobre la sangre y están para diseminarse a un número limitado de congregaciones, el material enfatiza la voluntad de la organización para poner su teología por encima de la necesidad de preservar la vida.
     
La carta de dos páginas, recibida bajo condiciones de anonimato, cita el anuncio de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) del 24 de Marzo que ciertos pacientes pueden ser elegibles para recibir plasma recolectado de individuos que se recuperaron del COVID-19.
    
Evidencia recogida por los investigadores sugiere que los anticuerpos presentes en el plasma de pacientes recuperados puede neutralizar el virus del COVID-19.
    
El uso del plasma, sin embargo, está estrictamentr prohibido para los Testigos de Jehová, que adhieren a una controvertida prohibición de tratamientos de sangre que data de 1945.
   
Múltiples informes se han enfocado en la implementación y éxito de este nuevo tratamiento, que fue aprobado para pruebas en el Estado de Nueva York. Los Testigos de Jehová, cuyo cuartel general está en Nueva York, aprovecharon prontamente la oportunidad para implementar su prohibición sobre la sangre, incluyendo los glóbulos rojos y blancos, plaquetas, y plasma.
   
La nueva directriz de un representante de los Testigos de Jehová dice:
«El Asunto de la Sangre: Hay algunas conversaciones sobre la FDA permitiendo a los médicos tratar a los pacientes críticamente enfermos del COVID-19 con “terapia con plasma convaleciente”. Sería prudente advertir a los publicadores que, se entiende que esto es darle al paciente todo el plasma de la persona que ha desarrollado los anticuerpos, lo cual es inaceptable para un Testigo de Jehová.
   
Sin embargo, si los anticuerpos fueron extraídos del plasma (fracciones/immunoglobulinas) y luego dadas al paciente, sería un asunto de conciencia para un Testigo de Jehová. Algunos médicos ven al plasma como una fracción. Por tanto, el publicador puede necesitar su decisión personal de no aceptar ninguno de los 4 principales componentes de la sangre, siendo el plasma uno de ellos (respecto a los principales componentes y fracciones, vea lvs págs. 246-249 y km 11/06 pág. 5 del Cuestionario 1)».
Los líderes Testigos parecen preocupados que en medio de las dimensiones de la pandemia del Coronavirus, algunos miembros críticamente enfermos de la iglesia puedan ser tentados a aceptar la terapia de tratamiento de plasma.
  
Por décadas los líderes de los Testigos de Jehová han, con relativa facilidad, tratado de ejercer jurisdicción sobre las decisiones médicas de sus miembros relativas a la sangre por medio de una red global de Comités de Enlace Hospitalario (CEH). Los ancianos Testigos asignados a esos Comités son llamados peyorativamente como la “Policía de la Sangre” debido a su aplicación de la prohibición de la transfusión en los hospitales alrededor del mundo.
      
Cuando los Testigos son “amenazados” con la transfusión (Fuente: Nuestro Ministerio en el Reino, Marzo de 1991).
   
Sin embargo, el rápidamente propagable Coronavirus ha disparado numerosas respuestas globales de la administración superior de los Testigos, indicando que la aplicación de su letal política sobre la sangre puede probar ser anormalmente desafiante. Entre las complicaciones de la ejecución de la política es la probabilidad que a los ancianos de la iglesia no les será permitido entrar a los pabellones de los miembros críticamente enfermos afectados con el virus.
    
Watchtower refuerza política pasada
La carta cita la publicación de los Testigos “Continúe en el Amor de Dios” (lvs), un libro de 2017 que detalla las reglas y regulaciones seguidas por los Testigos, y reforzadas por los ancianos de la congregación.
   
Restricciones de los Testigos de Jehová sobre la sangre (Fuente: Continúe en el Amor de Dios)
   
Dejar voluntariamente de participar en la prohibición de los Testigos de Jehová en todo tratamiento salvavidas con sangre resulta en la designación de “Desasociado”, que implica la misma penalidad que el rechazo o la desfraternización.
   
Desasociación es un término forjado por la organización Watchtower en un atentado de la religión para blindarse de responsabilidad legal y pérdida del estatus de caridad.
    
De acuerdo al manual secreto de los ancianos Pastoreen el Rebaño de Dios, «la desasociación es una acción que toma una persona bautizada de la congregación que ya no quiere ser Testigo de Jehová» [Pastoreen el Rebaño de Dios (edición de Octubre de 2019), capítulo 18, parágrafo 1].
    
Aunque la aceptación de tratamientos que involucren componentes sanguíneos casi nunca involucra renuncia a la religión de los Testigos.
    
También se cita el boletín de los Testigos de Noviembre de 2006 Nuestro Ministerio en el Reino (km) en el cual los Testigos fueron advertidos que pueden elegir aceptar ciertos derivados fraccionalizados de sangre, pero bajo ninguna circunstancia podrían aceptar los cuatro componentes primarios de la sangre, incluyendo el plasma.
   
Cuestionario sobre las fracciones de sangre, en Nuestro Ministerio del Reino (año 2006)
    
Cabe notar que la más reciente directiva de la Watchtower declara que «si los anticuerpos fueron extraídos del plasma (fracciones/immunoglobulinas) y luego dadas al paciente, sería un asunto de conciencia para un Testigo de Jehová». lo que la Organización omite comunicar es el hecho que la inmunoglobulina fraccionalizada (plasma) para el virus del COVID-19 aún no existe.
     
Según un artículo del 28 de Marzo en el diario The Atlantic, «Eventualmente, las compañías farmacéuticas pueden estar interesadas en agrupar y purificar el plasma a una dosis concentrada de anticuerpos, en cuyo caso el plasma convaleciente verdaderamente podría ser un producto estandarizado para la venta».
    
La investigadora de JW Survey Sherrie D’Souza entrevistó al reconocido profesor y cirujano australiano John Thompson, quien confirmó que puede ser posible extraer anticuerpos del plasma pero [el profesor Thompson] no ha oído de ningún hospital, universidad o compañía farmacéutica que todavía lo haga. [El profesor Thompson] también dijo que tales transfusiones no contienen ninguna célula sanguínea, que es una transfusión acelular y que el plasma [es] simplemente el fluído en el que los anticuerpos [están] suspendidos.
   
Los Testigos de Jehová razonan que si los anticuerpos pueden ser extraídos del plasma, pueden convertirse en un tratamiento viable que no viola su interpretación de la ley de Dios.
   
Así, el liderazgo de los Testigos ha postulado un hipotético tratamiento aprobado por Jehová que puede estar  varios años lejos de implementarse. Efecticamente, es una “zanahoria en la vara” medicinal que hace poco bien a la densidad de una epidemia global.
   
Por supuesto, este razonamiento no necesariamente representa el pensamiento de los Testigos individualmente considerados. En cambio, es la voz colectiva de los formuladores de políticas de la Watchtower, incluyendo al Ayudante del Cuerpo Gobernante Gene Smalley, por décadas el zar de la sangre en la Organización.
   
Desafortunadamente, las creencias de los Testigos no son a la carta, y las decisiones hechas en New York nunca deben ser cuestionadas por los miembros individuales.
   
La política de la sangre ha sido cuidadosamente ajustada para equilibrar la carga entre las muertes relacionadas con la hemofilia y las urgencias por el parto, traumas por accidentes, y enfermedades como la leucemia. Tablas y gráficos y tarjetas de sangre y formas de Mandato prolongado han sido publicadas y distribiudas y explicadas a más de 8 millones de Testigos que probablemente preferirían simplemente decir “respeto la vida” –y recibir la sangre–.
   
Centrifugado de sangre
    
JW Survey entrevistó al ex clérigo de los Testigos Lee Elder, fundador de AJWRB, Advocates for Jehovah’s Witness Reform on Blood (Abogados por la reforma sobre la sangre en los Testigos de Jehová). Elder dijo que «la ironía es que la política de la Watchtower permite el uso del 100% de todas las fracciones sanguíneas, pero no simultáneamente».
   
Las fracciones sanguíneas han sido un tema candente entre los Testigos de Jehová desde que la tecnología para separar la sangre humana en sus componentes esenciales se hizo disponible. La agitación de viales de sangre, llamada fraccionamiento de sangre, resulta en capas de múltiples componentes en tubos de ensayo, incluyendo glóbulos rojso, glóbulos blancos y plasma.
   
El comentario de Lee refuerza la paradoja donde los Testigos de Jehová tienen presentemente permitido aceptar ciertos derivados “menores” de la sangre, pero tienen prohibido donar su propia sangre para salvar las vidas de sus conciudadanos.
    
La Organización Watchtower ha impedido coercitivamente que más de 8 millones de personas  contributan a bancos de sangre globales, impidiendo así las aspiraciones caritarivas de miembros que de otra manera estarían dispuestos a ayudar a salvar vidas.
   
Y entonces hay la obvia amenaza al bienestar personal de cada miembro de la Organización de los Testigos de Jehová, que ha dejado claro que la Terapia con Plasma Convaleciente no es una opción.
    
Para los Testigos de Jehová, la diferencia entre la vida y la muerte puede solo ser un centrifugado.
  
Recursos:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.