jueves, 22 de octubre de 2020

PROFECÍA DE SAN NILO

San Nilo de Sinaí
    
Antes de su primer exilio (398-403 d.C.), San Juan Crisóstomo encargó a San Nilo (+ c. 430 d.C.), alto funcionario de la Corte de Constantinopla (tal vez uno de los Prefectos Pretorianos que, desde Diocleciano y Constantino el Grande, supervisaban los asuntos del imperio) que estudiara las Escrituras y las obras piadosas. Entre estos años, San Nilo dejó a su esposa y un hijo (los cuales se harían monjes en Egipto), llevándose a su segundo hijo, Teódulo, al monte Sinaí para convertirse en monjes. Hacia el año 410, Teódulo fue secuestrado de su monasterio por los sarracenos, y vendido como esclavo a un obispo de Elusa (Gerar) en Palestina, quien lo recibió entre los clérigos y le ordenó como ostiario. Nilo salió a buscarlo, y al encontrarlo en Elusa, ambos recibieron el orden sacerdotal y regresaron a su monasterio en el Sinaí.
 
A San Nilo se le atribuye una serie de profecías que han asombrado por su precisión. Dado que la vida de la Iglesia y la profecía fueron una asociación bastante peligrosa durante su vida, San Nilo ocultó sus escritos del ojo público. Sus escritos ascéticos fueron publicados en 1639 por el erudito jesuita Pierre de Poussines, quien además publicó algunas de sus cartas (todo después compilado por Migne en el volumen 79 de su Patrología Græca). Las predicciones de San Nilo se remontan a una época mucho más allá del siglo XX:
«A partir del año 1900, y hasta mediados del siglo XX, los hombres y el mundo entero empezarán a transformarse terriblemente. Cuando se acerque el momento de la venida del Anticristo, la mente de los hombres se oscurecerá, debido a sus incontables vicios. La maldad y el engaño crecerán a niveles inimaginables.
   
El mundo cambiará y los hombres también. Los varones dejarán de diferenciarse de las mujeres, por su forma desvergonzada de vestir y arreglarse el cabello. La humanidad se volverá salvaje y sus habitantes se tornarán en fieras, por causa de las tentaciones y embustes del Anticristo.
    
Los padres y los ancianos dejarán de ser respetados. El amor entre las personas se disipará. Los obispos y sacerdotes, se llenarán de vanidad (con algunas excepciones), incapaces de distinguir la diestra de la siniestra. Las antiguas tradiciones de la Iglesia y los cristianos serán modificadas. La pureza desaparecerá y el desenfreno se enseñorareá en el mundo.
    
La mentira y la gula se extenderán por todas partes. ¡Ay de aquellos que empiecen a acumular más y más riquezas! El desenfreno, el adulterio, la sodomía, la delincuencia y los asesinatos serán los dueños de esos tiempos. Debido a que todas esas anomalías se multiplicarán, la conciencia de los hombres quedará ciega, perdiendo la Gracia del Espíritu Santo recibida con el Bautismo.
     
Las iglesias se quedarán sin pastores devotos. ¡Ay de los cristianos de esos tiempos! ¡Ay de los que no tengan fe, porque no podrán ver la luz del conocimiento en nadie! Los cristianos verdaderos se refugiarán en lugares santos, para encontrar paz y cuidar de sus almas. Porque en el mundo hallarán solamente cargas y obstáculos.
    
Todo esto sucederá, porque en esos días el Anticristo dominará en el mundo. Y hará señales y milagros, otorgando “sabiduría” a los desdichados hombres, quienes inventarán formas para comunicarse desde un extremo del mundo a otro. Volarán cual aves y conocerán las profunidades del mar, cual peces.
  
Los hombres que tengan de todo serán unos infelices, porque no se darán cuenta que todo esto es un engaño del Anticristo. Y éste les hará creer, con sus artimañas, que el Dios Trino no existe.
     
Entonces nuestro Bondadoso Dios, viendo la miseria del mundo, acortará esos días para los elegidos [Mateo 24, 22; Marcos 13, 20; Romanos 9, 28], porque el Anticristo intentará llevar a la perdición también a los elegidos [Mateo 24, 24; Marcos 13, 22]. Luego se manifestará la espada de dos filos [Apocalipsis 1, 16; 2, 12; 19, 15], que segará al embaucador y a quienes le siguen».

2 comentarios:

  1. https://es.qaz.wiki/wiki/Nilus_of_Sinai

    ResponderEliminar
  2. Sería muy interesante si pudiesen indicar o bien la página del texto enlazado de Pierre Poussines, o bien la página del tomo 79 de la patrología de Migne en que se encuentra esa profecía.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.