sábado, 24 de octubre de 2020

BENEDICTO XIII ORSINI, SALVADO POR SAN FELIPE NERI

  
La devoción del futuro Benedicto XIII (Pedro Francisco Orsini Frangipani OP) a San Felipe Neri había tenido momentos fuertes en ocasión de dos célebres terremotos [en Benevento]: en particular el de 1688, cuando la protección del santo le salvó de grave peligro de muerte: El cardenal se encontraba en el apartamento superior del palacio [diocesano] discurriendo con un gentilhombre, cuando, al caerse el artesonado, entrambos fueron cubiertos por los escombros y el gentilhombre fue sacado cadáver, mientras el arzobispo no tuvo sino algunas contusiones: fue protegido de la caída de piedras y escombros por un armario vacío que se había caído abierto y lo había cubierto como una capa.
 
Una estampa de San Felipe Neri, que estaba custodiada en el armario –representación de la Virgen en el acto de sostener el techo de la iglesia de Santa María en Vallicella de Roma– fue hallada bajo la cabeza del cardenal. Lo relata el cardenal mismo en un texto autógrafo, editado en Nápoles en 1688:
«Mis familiares me dicen que yo había estado bajo las ruinas por espacio de una hora, o de una hora y media, pero para mí, por nueva gracia no me parece haberse demorado sino por el espacio de un cuarto de hora; vino entre tanto el Padre Lector Buonaccorti de mi orden [dominicos], llamándome sobre ese montón de rocas y lo oí en seguida, y él oyó mi voz, aunque no distinguía mis palabras, y junto con el señor canónigo Pablo Farella comenzaron a desenterrarme, y en seguida sobrellegaron otros dos, con la ayuda de los cuales me sacaron de las rocas... Extraído que fui, el dicho Señor Canónigo me encontró bajo la cabeza la señalada imagen de mi santo abogado» (Vicente María Orsini, Narrazioni de’ prodigi operati del glorioso S. Filippo Neri nella persona dell’Eminentissimo Sig. Cardinale Orsini Arcivescovo di Benevento, in occasione, che rimase sotto le rovine delle sue stanze nel tremoto, che distrusse quella città ’a 5 Giugno 1688, Nápoles, 1688).
En reconocimiento del peligro mortal evitado, el cardenal consagró al Santo, en 1692, una capilla en el interior del obispado y posteriormente comisionó al pintor Giuseppe Castellano un cuadro (destruido en el bombardeo del último conflicto mundial) en el cual fue representada la escena del milagro. También la Iglesia Nueva (Santa María en Vallicella) conserva, en recuerdo del hecho, el precioso cuadro de Pier Leone Ghezzi, conservado en las “Estancias” de San Felipe.
  
EDOARDO ALDO CERRATO CO. Il Servo di Dio Benedetto XIII, grande devoto di San Filippo Neri (Fragmento). Traducción propia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.