viernes, 14 de septiembre de 2018

«DEL AGUA MANSA, LÍBRAME DIOS..., Y AUN DESPUÉS DE MUERTO, LOS TIRARÉ AL MEDIO»

Columna editorial de RISCOSSA CRISTIANA. Traducción y comentario nuestros.
 
VIGANÒ: DE MIS AMIGOS (Y COHERMANOS), GUÁRDEME DIOS
  
Ayer el sitio estadounidense CHURCH MILITANT publicó este trino:
  
 
La traducción dice literalmente: «Las fuentes confirman que Viganò ha activado el “interruptor de la muerte”, lo que significa que, si sale que murió, se verá publicada una entera colección de documentos secretos que incriminan a los cardenales del Vaticano, los obispos y al papa mismo. Orad por Viganò. Podemos confirmar que vive temiendo legítimamente por su vida».
   
Si las fuentes confiables afirman que un obispo de la S.I.R. debe cautelar por su propia incolumidad estando alerta de “cardenales, obispos y el papa”, también el neocatólico más beota está constreñido a reconocer que algo no marcha. No en las periferias, sino en el corazón del poder romano. Parece que la neoiglesia pedófila y sodomita ha confiado la narración de su antivangelo a algún hijo degenerado de Dan Brown.
   
En resumen, mientras Bergoglio cala el propio irreligioso silencio sobre los abusos y encubrimientos, y comisiona una información connivente a la herméneutica del memorial Viganò de modo que el autor quede desacreditado, en Estados Unidos todo va a otros vientos. Ahora la adulación y el aterramiento no encuentran terreno fértil como en Italia. Al otro lado del océano, órdenes y advertencias del capo caen al vacío porque, allá, la magnitud del horror que está emergiendo de todas las grietas del edificio eclesial supera todas las voces que se afanen para callarlo. El efecto dominó de las indagaciones conducidas en Pennsilvania se extiende dentro y fuera de los Estados Unidos y atropeya a todos los cuatro constinentes. La Alemania se incendia como Pennsilvania, como New Jersey, como Connecticut, hasta como el ya quemado Massachusetts. Como quizá algunos otros estados.
  
El clima dentro de la Casa Santa Marta no debe ser muy tranquilo. Después de haber definido a sus detractores como “canes salvajes”, el martes pasado Bergoglio, en la homilía de la mañana, ha sugerido cómo las acusaciones movidas contra el papa y los obispos son obra del diablo. Además, es sabido por el Vaticano que para el próximo febrero [21 a 24 de febrero, N. del T.] se tendrá en Roma un encuentro extraordinario entre los presidentes de las conferencias episcopales de todo el mundo, enfocado en la protección de los menores. Un hallazgo fundamental para lavar la avalancha de inmundicia llovida sobre la cúpula romana sobre todo cuando, prematuro, se filtró también el dramático resultado de un estudio comisionado por la iglesia alemana donde emergieron abusos sexuales perpetrados por desenas de miles de clérigos en los daños de miles de niños.
   
Bergoglio ha también encontrado un grupo de obispos estadounidenses (entre ellos el cardenal Daniel Nicholas DiNardo y el arzobispo José Horacio Gómez Velasco, respectivamente presidente y vicepresidente de la Conferencia episcopal de los Estados Unidos, y el cardenal Seán O’Malley de Boston, el principal consejero de Bergoglio en tema de abusos sexuales) para proundizar el tema de cómo un predador serial manifiesto como el ex-cardenal McCarrick había conquistado y mantenido por largo tiempo una posición elevada en la iglesia estadounidense. Pero tal vez deberían saberlo ya muy bien.
  
COMENTARIO
Carlo María Viganò (y la redacción de RISCOSSA CRISTIANA) creen erróneamente que la ramera deuterovaticana es la Inmaculada Iglesia de Cristo, y Bergoglio por su parte es consciente al hecho no sólo de pertencer a la iglesia conciliar pedófilo-sodomita-comunista-filosionista, sino que lo remarca a cada rato. Pero de resto, la denuncia es tan cierta como verosímil, habida cuenta de la tradición sicarial de la jerarquía conciliar, que deja como un grupo de juegos a los mafiosos de los años veinte.
  
Ahora, que él sea un avaricioso (se dice que en 1996 promovió proceso de interdicción sobre su hermano Lorenzo, que había sufrido un ACV, acusando a la hermana de ambos, Rossana, de malgastar la herencia familiar) y que de niño era un bully, UNA COSA NO TIENE NADA QUE VER CON LA OTRA. De hecho, es una estrategia comunista tradicional: denigrar a los detractores de la nomenklatura.

3 comentarios:

  1. ¿Sabian usted los lectores que existe un grupo de sicarios con sotana en el Vaticano encargados de los trabajos sucios de ese lugar?. Esta jefeada e integrada por jesuitas y si mal no me equivoco se llama "sodalitium pianum" o la mano negra.
    Si los jesuitas lo controlan entonces si es cierto que Vigano tendria que temer por su vida ya que esos sicarios harian lo imposible para silenciarlo ya sea asesinandole o "suicidandole" con tal que el Padrino no tenga mas cuestionamientos. Si la cosa es asi, Vigano tiene que cuidar hasta de lo que coma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta donde conocemos, el llamado «Sodalitium Pianum» (que lo único que tiene con San Pío V es el nombre) fue fundado por el profesor jesuita Humberto Benigni poco después de ser publicada la Pascéndi de San Pío X, y tenía la finalidad de hacer seguimiento a los sospechosos de modernismo y denunciarles al Santo Oficio. Esa institución fue disuelta por Benedicto XV (que por cierto, no gustaba de ella) en 1921, aunque Yves Congar afirmaba que seguía operando tan tarde como 1946.

      Eliminar
    2. Correcto pero aun creo que esta funcionando y es mas el servicio de sicarios jesuitas que se encargan de los trabajos sucios en el Vaticano como quitar de enmedio a aquellos que estorban. Si no creen pregunten en el otro mundo por un tal Signore Roberto Calvi

      Eliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.