sábado, 22 de septiembre de 2018

SAN EMERANO DE RATISBONA, OBISPO Y MÁRTIR

Martirio de San Emerano de Ratisbona
   
Descendiente de una ilustre familia del Poitou, renunció siendo aun muy joven todos los halagos del mundo para consagrarse al servicio de los altares. Su erudición y sus virtudes lo elevaron al episcopado durante el siglo VII. Predicó el Evangelio con un celo infatigable, instruyendo a sus ovejas, buscando a los pecadores hasta los lugares mas distantes, enseñando de continuo a todos, y socorriendo a los pobres con una liberalidad prodigiosa.
  
Después de haber trabajado así por espacio de muchos años, resolvió ir a predicar a los muchos infieles de Baviera. No hacia sino treinta años que la luz del Evangelio había iluminado aquel país, y había todavía muchos bárbaros que dormían en las tinieblas de la idolatría. El santo se fue allá, después de haberse detenido mucho tiempo en Ratisbona por los esfuerzos de su gobernador el duque Teodon, lo cual ha hecho creer a algunos que Emmerano había sido obispo de aquella ciudad.
  
Sus trabajos apostólicos fueron seguidos de innumerables conversiones, y al cabo de tres años de cultivar aquella viña del Señor, partió el santo para Roma, con el fin de visitar el sepulcro de los apóstoles, y consultar al soberano pontífice acerca de algunas dificultades. Pero una malvada mujer, que había jurado la muerte del santo, compró a unos malhechores, los cuales se apostaron en el camino, y apoderándose de él cerca de Munich, le cortaron los brazos y las piernas y le asesinaron el día 22 de septiembre del año 652. Su cuerpo fue conducido a Ratisbona, y sepultado en la iglesia de San Jorge.
  
R. Dr. José Palau. La Leyenda de oro para cada día del año, tomo III. Barcelona, imprenta de los hermanos Llorens, 1845, Págs. 492 y 493.
  
ORACIÓN
Dígnate, oh Dios omnipotente, mirar nuestra debilidad, y puesto que nos hallamos oprimidos por el peso de nuestras propias culpas, nos proteja la gloriosa intercesión de tu bienaventurado mártir y pontífice San Emerano. Por J. C. N. S. Amén.

5 comentarios:

  1. Por la similitud, me recordó al padre Merardo Loya, que tristemente esta con Squetino, y no no hay Caridad en su ministerio, sino arrogancia y más por3ya será obispo próximamente, bueno el dirá que es obispo, pero siempre habrá esa duda en mi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demandamos saber qué relación tienen San Emerano y el padre Merardo Loya.

      Eliminar
  2. Disculpe usted, pero ninguna, solo por el deletreo y la fonética hay parecido con el nombre, más bien fue una provocion mía a propósito, porque denunció abiertamente al Padre Merardo Loya por sus actos de hoy que no se apegue al tradicionalismo que dice predicar, y sin embargo, ya le clavaron la espinita de ser un obispo que estudiando a fondo, no lo será aunque diga que lo será, denunció esto por el bien de muchas almas, y que esto lejos de hacer crecer al tradicionalismo en medio de esta persecución mundial a todo lo bueno, lo está destruyendo, por favor si usted gusta, cual es su opinión del padre Merardo y si no se puede detener esto, porque no hace un articulo donde le daré mi nombre real que si bien intuye cual es por las iniciales, será para no esconderme y al menos sembrar la verdad que en pocos florecerá pero que no se diga que no se denunció, que no se levanto la voz, aunque no lo crea no le tengo miedo a los ataques, pecador soy y el mayor de todos, si, sin embargo lo que hacen ellos es un maleficio público y no un bien, lo mio es personal, lo de ellos es publico afectará a muchas almas, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Francamente no contamos con información sobre el padre Merardo Loya.

      Eliminar
  3. Pero si de Squetino, y por el bien del tradicionalismo le sugiero se publique algo, porque ya será consagrado obispo el padre Merardo entre comillas porque se duda aún entre tradicionalistas la validez Episcopal de Squetino

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.