sábado, 1 de septiembre de 2018

OBISPO DEL ORDINARIATO ANGLICANO: «PRELADO QUE ASEGURE “NO SABER NADA” DEL CASO McCARRICK ES UN MENTIROSO»

Artículo de Doug Mainwaring para LIFESITE NEWS. Traducción nuestra.
  
HOUSTON, Texas, 30 de Agosto de 2018, (LifeSiteNews) – Uno de los obispos más jóvenes de los Estados Unidos ha expresado su incredulidad, cuando no disgusto, sobre la manera en que los altos prelados han manejado el escándalo McCarrick, que aún está enviando oleaje sobre la Iglesia Católica.
  
Steven Joseph Lopes, Obispo del Ordinariato Personal de la Cátedra de San Pedro.
 
En una homilía dominical en su catedral de Nuestra Señora de Walsingham en Houston, Texas, el obispo Steven Lopes, de 43 años, habló sobre la insatisfactoria respuesta de algunos de los miembros de la vieja guardia de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) al escándalo.
 
«Voy a deciros qué respuesta creo que no es lo bastante buena: Es ese desfile de cardenales y obispos que se precipitan hacia las cámaras de televisión, aferrándose a sus cruces pectorales y asegurando: “¡Yo no sabía nada!», dijo Lopes, designado en 2016 obispo del Ordinariato Anglicano, un rito especial en la Iglesia para los anglicanos que se convirtieron en católicos pero aún pueden retener algunas de sus tradiciones, formalmente llamada la Diócesis del Ordinariato Personal de la Cátedra de San Pedro.
  
    
«No les creo eso. Y soy uno de ellos», continuó Lopes.
  
‘Todos lo sabíamos’
«No me lo creo. Porque como uno de los obispos más jóvenes de la Conferencia, mantengo una interesante perspectiva. Por ejemplo, fui seminarista cuando Theodore McCarrick fue nombrado Arzobispo de Newark, y él visitaba a menudo el seminario. Y todos sabíamos», agregó.
 
«El obispo Steven Lopes dice que no cree en los cardenales y obispos que niegan conocer de los abusos de McCarrick», trinó Matthew Schmitz, editor principal de First Things.
  
La caída de los Apóstoles en nuestro tiempo
«Lo que esto habla es de la caída de los Apóstoles, en vivir la vida moral integral, ciertamente. Pero también actuar, también responder, también salvaguardar el rebaño confiado a su cuidado. Ese es el problema. Y también nosotros, como Iglesia, como obispos, como sacerdotes y diáconos, y como fieles laicos, tenemos todo el derecho de estar furiosos; tenemos derecho a preguntar: “¿Qué podemos suponer que estaban haciendo estos apóstoles?», continuó Lopes.
 
Schmitz luego subió un vídeoclip en Twitter del cardenal Blase Cupich probando el punto del obispo Lopes, mostrando al prelado de Chicago colapsando mientras intenta contestar una pregunta del entrevistador: «¿Cuándo tomó conciencia de las acusaciones a McCarrick?».
  
COMENTARIO PERSONAL: Si Steven Joseph Lopes (quien fuera instalado presbítero en el año 2000 con el rito montiniano y obispo en el 2016 con el mismo rito inválido) sabía desde sus tiempos en el seminario de San Patricio en Menlo Park, CA sobre las andanzas de McCarrick en Newark, ¿POR QUÉ NO DENUNCIÓ EN OPORTUNIDAD?
 
Fuera de eso, queremos exhortar a todos los anglicanos tradicionalistas (tanto los de Canterbury como los de los Ordinariatos creados a partir de Anglicanórum Cœ́tibus) a que se conviertan al Catolicismo Tradicional, a fin de salvar sus almas. Si su preocupación es el conservar su tradición litúrgica, bien pueden rescatar el Uso de Sarum, el principal uso pre-tridentino en la Inglaterra anterior a la separación impuesta por Enrique VIII.

2 comentarios:

  1. ¿Por que no denuncio los hechos?. Obvio, sabia que si abria lo boca le iria mal y no seria hoy obispo. En los seminarios se sabe que si quieres alcanzar altas cotas en la Iglesia Catolica debes voltear la cara ante ciertos hechos. Eso se llama conveniencia politica.

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.