sábado, 8 de septiembre de 2018

LA PERSECUCIÓN DE JULIANO APÓSTATA COMO MODELO DEL ODIO ACTUAL AL CRISTIANISMO

Artículo publicado en inglés en CHRISTIAN COURIER. Traducción tomada de CATÓLICOS ALERTA (corrección de estilo e imágenes, por el editor). El autor, como se trasluce en el curso del artículo, es protestante, pero es un artículo muy de importancia también para nosotros los católicos, ya que ayuda mucho a comprender la situación actual (favorecimiento de los judíos y supresión de toda influencia cristiana en la sociedad, fomento de las herejías y ataque a la ortodoxia y ortopraxis), y el auge del ateísmo a costa de la mala conducta e hipocresía de algunos “cristianos”.
  
EL EXTRAÑO CASO DE JULIANO “EL APÓSTATA”
Por Wayne Jackson
   
Flavio Claudio Juliano II “el Apóstata” (Grabado de Romeyn de Hooghe, grabado para el libro Historie der Kerken en Ketteren -Histoira de la Iglesia y la herejía- de Gottfried Arnold, Ámsterdam 1701. Museo Británico)
   
Según algunos historiadores, la influencia de ese gobernante romano, conocido como Juliano “el Apóstata” (361-363 AD), fue un punto crítico en la historia del movimiento cristiano. Vamos a recoger algunos antecedentes sobre este asunto.
  
La nueva religión de Jesucristo apenas había salido de sus ropas cuando la persecución lo golpeó con fuerza. Primero, como lo indica el libro de Hechos, los judíos atacaron al movimiento cristiano como un objeto de persecución decidida. Luego, en los últimos días de la administración de Nerón (54-68 DC), los discípulos del Señor fueron víctimas de las fuerzas del Imperio Romano.
 
Durante los siguientes dos siglos y medio, la iglesia de Cristo se bañó en su propia sangre. Los santos fueron perseguidos por repetidas olas de severas persecuciones. Pero la iglesia creció aún más. Tertuliano, un escritor del siglo II, diría: “la sangre de los mártires es la semilla del reino”.
 
Finalmente, sin embargo, llegó un respiro. Cuando Constantino asumió el trono imperial, emitió su famoso Edicto de Tolerancia (313 AD), que oficialmente puso fin a la persecución cristiana. Sin embargo, sería bueno recordar que el “cristianismo” de este período ya había entrado en un estado de profunda degeneración espiritual. Muchas corrupciones del patrón primitivo estaban en plena floración.
  
En AD 337, Constantino murió, y su reino recayó en sus tres hijos necios y ambiciosos, que tenían veintiuno, veinte y diecisiete años respectivamente. Cada uno, sobre una porción del imperio. Inmediatamente se dispusieron a eliminar posibles rivales al trono, y el parentesco no importaba para nada. Tíos y primos fueron asesinados. En el proceso de esta purga familiar, dos niños pequeños fueron perdonados porque no eran considerados amenazas potenciales. Uno de ellos, Constancio Galo, estaba enfermo; el otro, Juliano, tenía solo cinco o seis años.
 
Ambos muchachos fueron enviados a una remota región de Capadocia donde estaban bajo encarcelamiento domiciliario, siendo sujetos a una disciplina austera y un poco de educación en los idiomas y las ciencias de la época.
  
A medida que pasaban los años, Galo finalmente se convirtió en gobernante en la parte oriental del imperio, y en ese momento liberó a Juliano de su confinamiento.
  
A partir de este punto, es necesario que nos centremos solo en Juliano. Fue a Constantinopla donde estudió con los que eran adictos a la filosofía pagana. Habiendo sido tan abusado por los hombres que profesaban el cristianismo, se convirtió en un estudiante voluntario de aquellos que eran antagónicos a las enseñanzas de Jesús. Este es un punto crucial para recordar: que el tratamiento impío a manos de religiosos hipócritas, combinado con el dogma humanista, es una mezcla mortal.
   
Bastante temprano en su vida, por lo tanto, Juliano desarrolló un odio intenso por el cristianismo, aunque, por razones políticas, ocultó sus sentimientos durante una década, realizando diligentemente las funciones de persona “de iglesia”.
 
Finalmente, sin embargo, a través de una serie de maniobras militares y políticas, en el 361 AD el mismo Juliano fue elevado al trono romano, apenas tenía treinta años en ese momento. Ese mismo año se declaró enemigo público del cristianismo. Como una luz indirecta interesante, Juliano fue tan intenso acerca de su devoción al paganismo que adoptó un tipo radical de “pietismo”. Quería demostrar que el paganismo podía inspirar una dedicación tan aguda como lo había hecho entre los cristianos la enseñanza de Cristo. Abandonó el lujo, durmió en el suelo, se dejó ensuciar y despeinar, y permitió que su cuerpo se convirtiera en anfitrión de una variedad de alimañas. ¡En una de sus cartas se jactó de sus largas uñas, su cabeza peluda y sus manos sucias! Se convirtió en un espectáculo extraño.
  
EL PLAN NEFASTO
Como gobernante imperial, Juliano tenía dos objetivos principales: la abolición completa de la religión cristiana y la restauración del paganismo (que había caído en tiempos difíciles en las últimas décadas).
 
A diferencia de los perseguidores de épocas anteriores, Juliano no iniciaría un baño de sangre. Ese procedimiento no había funcionado para controlar la propagación del cristianismo. Más bien, el gobernante fingiría una conducta benévola. Él diría que su filosofía exigía tolerancia para todas las religiones. Al mismo tiempo, de manera encubierta, intentaría demoler el sistema que detestaba con tanta pasión.
  
Es un estudio fascinante considerar las técnicas empleadas por este astuto y sagaz monarca. De manera sutil, intentaría socavar “la fe”.
 
Consideremos algunos de los métodos empleados por Juliano, y veamos qué podemos aprender de este registro histórico, ya que, como se ha dicho a menudo, aquellos que no aprenden de los errores de la historia están destinados a repetirlos.
  
Juliano, como militar, probablemente estaba familiarizado con la máxima “divide y vencerás”. En consecuencia, alentó la lucha entre aquellos que profesaban lealtad a Cristo. Ciertos obispos antagónicos, que habían estado en el exilio, los restauró en su puesto y dijo “atáquense”, con la esperanza de que se devoraran unos a otros. Julián fue tortuoso.
  
El Señor mismo había orado por la unidad de los creyentes sobre la base de que tal armonía podría ser una herramienta para la evangelización (véase Juan 17: 20-21). No hace falta mucha perspicacia para concluir que la división producirá el resultado opuesto. Solo piense en el mal que ha resultado de la defensa de falsas doctrinas que requirieron división (véase 1 Corintios 11:19). Reflexionemos sobre las actitudes feas y egocéntricas que han afligido a la iglesia. El gobernante romano conocía el punto de vulnerabilidad en la iglesia de su tiempo. ¿Y qué hay de nuestro propio tiempo?
  
El emperador emitió una prohibición contra las escuelas cristianas. Un historiador señala: “Las escuelas cristianas fueron divididas, y se negó a los hijos de cristianos toda educación excepto en la escuela de los idólatras” (Abbott s.f., 335). Julian sabía que el futuro de la iglesia eran sus jóvenes. Pensó, por lo tanto, que si podía privar a las familias cristianas de la educación de sus hijos, podría controlar la propagación de este aborrecible sistema entre los más educados. El cristianismo sería así relegado a las masas ignorantes. Además, en un ambiente controlado, podría corromper la fe tierna. Su esfuerzo en este sentido reveló que era consciente de que la mente culta y la religión de Jesús no son mutuamente excluyentes. Uno puede ser un devoto de Cristo y aún ser una persona intelectualmente respetable.
   
Hoy hay poderes que ven con alarma el hecho de que hay un número creciente de padres (que se identifican a sí mismos como “cristianos”, al menos nominalmente) que eligen educar a sus propios hijos, en lugar de entregar esa responsabilidad a las fuerzas seculares. Algunos políticos temen esta tendencia y hacen todo lo que está a su alcance para ridiculizarla o someterla de otras maneras sutiles. Demasiado, uno apenas necesita demostrar cuántos de nuestros jóvenes cristianos han sido destruidos por el sistema educativo de esta nación.
  
Juliano sabía que la religión cristiana se propaga mediante la enseñanza y el ejemplo. Los seguidores del Señor son la sal de la tierra y la luz del mundo (Mateo 5:13ss). En consecuencia, intentó que los cristianos fueran retirados de lugares de posición pública e influencia. Quería que silenciaran su voz. Si el derramamiento de la sangre de los santos no frenaba el crecimiento de esta malignidad, al menos podría sofocar su influencia.
   
Es muy evidente que en la cultura actual hay numerosas voces y fuerzas políticas que no desean ver la influencia del cristianismo dando forma a las leyes o influyendo en la aplicación de altos estándares morales. Son ajenos al hecho de que la base misma de la ley se basa en un estándar moral último, que solo Dios mismo tiene la autoridad para definir.
  
Juliano buscó silenciar a los predicadores al retirarles ciertas inmunidades que previamente habían sido otorgadas como resultado de la influencia de Constantino. Fue lo suficientemente astuto como para saber que las finanzas son un factor poderoso para amortiguar algunos púlpitos.
   
Incluso hoy en día, ciertas agencias gubernamentales cuentan con poderes de persuasión similares. Como ejemplo, muchos problemas morales (por ejemplo, derechos al aborto, homosexualidad, etc.) se han politizado tanto, que los predicadores que abordan con audacia estos asuntos son acusados de llevar a la iglesia a la arena política. Las presiones tácticas, como las amenazas veladas de la pérdida del estado exento de impuestos, etc., se vuelven cada vez más comunes. La historia parece repetirse.
  
Mientras que Juliano era lo suficientemente pragmático como para no lanzar un baño de sangre personal contra aquellos que profesaban el cristianismo, mediante la subversión de la ley, alentó la violencia contra los devotos de la fe. John Hurst notó que Juliano no “castigó a sus súbditos paganos por actos de violencia cometidos contra los cristianos” y, sin embargo, se tomó grandes molestias “para castigar a un cristiano por la ofensa más leve” (1897, 421). Y así, manipulando la ley y practicando la injusticia, fueron implementados sus malvados designios.
   
En principio, este método, se ha empleado a lo largo de los siglos. Los gobernantes malvados maniobran el sistema legal para sus propios propósitos sin Dios. La justicia es arrojada al viento.
  
Mientras los judíos tramaban su atroz rumbo que terminaría en el Calvario, un juicio venidero de parte de Dios por este mal era inevitable. En varios formatos instructivos -tanto literalmente como en simbología parabólica-, Cristo predijo la inminente destrucción de Jerusalén (véase Mateo 22:7 ss; 24:1ss). En una de sus exhortaciones, el Señor advirtió: “He aquí, su casa les ha sido dejada desolada” (Mateo 23:38; ver 24:15). Si bien el término “casa” puede haber tenido una aplicación más amplia que solo el templo, seguramente incluía esa estructura. Además, ha   y una nota de finalidad en la predicción del Salvador.
  
Juliano sintió que si podía animar a los judíos a reconstruir el templo judío en Jerusalén, este sería un monumento a la falsedad de Cristo como profeta y, por lo tanto, contribuiría a la caída del sistema cristiano. Así emitió un documento oficial elogiando a los judíos; alivió sus cargas impositivas y proporcionó fondos del tesoro público para la reconstrucción del templo. Los jóvenes paganos incluso prometieron que, al finalizar, oficiaría en la consagración del edificio sagrado.
  
Los judíos aprovecharon el momento con entusiasmo ilimitado. Se comprometieron con la tarea de reconstruir el templo con fervor, bajo la convicción de que este proyecto marcaría el comienzo del reinado del “verdadero Mesías” (en lugar del del impostor “Jesús”).
  
Pero el proyecto fue un rotundo fracaso, como lo admiten los historiadores, tanto antiguos como modernos. Extraños incendios continuaban estallando, y feroces tormentas obstaculizaban la empresa. Los trabajadores se desanimaron y eventualmente abandonaron el esfuerzo, sin haber completado siquiera la fundación. Algunos, como el historiador infiel Edward Gibbon, consideraron estos eventos destructivos como desastres puramente naturales. Otros los vieron como juicios sobrenaturales (aunque la era de los milagros había pasado). Muchos, sin embargo, con un enfoque más razonable, vieron los eventos como impedimentos orquestados providencialmente (Schaff 1981, 56-57).
  
Finalmente, desde que Juliano se creyó un intelectual, habiéndose empapado en la filosofía de los paganos, poco antes de sus compromisos militares finales, lanzó un ataque literario contra la doctrina de Cristo. Produjo una obra (de tres volúmenes) titulada Advérsus Christiános, que fue un asalto al cristianismo. Esta composición fue solo una repetición de las polémicas escépticas anteriores (por ejemplo, las de Porfirio, Celso y Lucio), infundidas con el mejor conocimiento de las Escrituras por parte de Juliano, y su disposición más fanática. Pero hay varios factores sobre esta producción que son de interés para el estudiante de la historia cristiana.
 
Primero, ninguna copia de la diatriba anti-cristiana de Juliano sobrevive. Se conoce solo a través de los escritos de los apologistas cristianos que respondieron a sus argumentos, especialmente el Contra Juliánum de Cirilo de Alejandría, escrito unos sesenta años después de la muerte de Juliano. ¿No es notable que, mientras hayan sobrevivido más de cinco mil copias (en parte o en su totalidad) de las antiguas Escrituras del Nuevo Testamento, casi no exista nada de las antiguas obras escépticas?
  
En segundo lugar, el ataque de Juliano, de una manera no diseñada, ha proporcionado evidencia temprana valiosa para la autenticidad del sistema cristiano. A mediados del siglo XVIII, un brillante erudito inglés llamado Nathaniel Lardner produjo un extraordinario conjunto de volúmenes titulado La credibilidad de la historia del Evangelio. Lardner demostró que Juliano, al intentar oponerse al cristianismo, en realidad, había proporcionado evidencia de apoyo para el sistema. Por ejemplo, el gobernante concede la historicidad de Cristo, aunque dijo que Jesús no hizo nada notable, a menos que cuentes el hecho de que “sanó [a] lisiados y ciegos” y “exorcizó [a] los poseídos de demonios”. Menciona que Jesús calmó la tormenta en el mar de Galilea y caminó sobre sus aguas, aunque intenta explicar estos eventos extraordinarios de forma natural. Él alude a los relatos de Mateo, Marcos, Lucas y Juan, y al libro de los Hechos, así como algunos de los escritos de Pablo, concediendo sus fechas tempranas. Lardner concluyó así:
Su objetivo era derrocar a la religión cristiana, pero la confirmó: sus argumentos en contra de ella son perfectamente inofensivos e insuficientes para desestabilizar al cristiano más débil (McClintock, 1969, 1090).
 
En el año 363 AD, Juliano finalmente murió en una batalla contra los persas. Tenía solo treinta y dos años de edad, habiendo reinado solo veinte meses. Él representa otro “error” en la pantalla panorámica de la historia en los inútiles esfuerzos por desacreditar al cristianismo.
 
REFERENCIAS
Abbott, John SC s.f. The History of Christianity (La historia del Cristianismo). Cleveland, OH: American Publishing Co.
Hurst, John F. 1897. History of the Christian Church (Historia de la iglesia cristiana), Vol. 1. Nueva York, NY: Eaton & Mains.
McClintock, John y Strong, James. 1969. Cyclopedia of Biblical, Theological, and Ecclesiastical Literature (Enciclopedia de literatura bíblica, teológica y eclesiástica), Vol. 4. Grand Rapids, MI: Baker.
Schaff, Philip. 1981. History of the Christian Church (Historia de la iglesia cristiana), Vol. 3. Grand Rapids, MI: Eerdmans.
  
REFERENCIAS BÍBLICAS
Juan 17:20-21; 1 Corintios 11:19; Mateo 5:13; Mateo 22:7; Mateo 23:38.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.