domingo, 16 de septiembre de 2018

EXTRAÑAS ALERGIAS NEOCATECUMENALES

Traducción del artículo publicado por OSSERVATORIO SUL CAMMINO NEOCATECUMENALE SECONDO VERITÀ.
  

Palabras que repugnan a los neocatecumenales y que resultan prácticamente ausentes de su jerga (algunas de estas son usadas solo con acepción negativa):
  • Religión, religioso, religiosidad, doctrina, razón, contemplación, adoración, culto, dogma, Purgatorio, sufragio, expiación, propiciación, Sacrificio, sagrado, sacralidad, templo, altar, realeza de Cristo, Tradición, comunión (prefieren decir “hacer eucaristía”), confesionario, reclinatorio, penitencia, indulgencia, meditación, sacerdote, satisfacción, devoción, Misa, Santa Misa, transubstanciación, milagro, sobrenatural, éxtasis, mística, ascética, ascesis, disciplina, teología, estudio, filosofía, pena, castigo, reparación, contrición, atrición, consagración, canon, ofertorio, ofrenda, voto, jaculatoria, redención, Hostia, víctima, virtud, moral, ética.
Queridos neocatecumenales, hacéos dos preguntas, si teneis problemas al utilizar estas palabras en vuestras catequesis, admoniciones, resonancias, homilías y oraciones, ¿no os parece algo extraño?
  
Sed honestos, ¿por qué tenéis dificultad para utilizar el lenguaje de la Iglesia de siempre, en particular de la Iglesia de rito latino?
  • ¿Por qué sois alérgicos a la terminología católica?
  • ¿Por qué habéis creado una terminología totalmente vuestra?
  • ¿Por qué esta insuprimible necesidad de rehacer todo desde el comienzo, como si la Iglesia no hubiera existido por dos mil años?
Decís que la sustancia permanece también si cambian las palabras... lo he oído decir tantas veces por vuestros catequistas, pero ninguno ha estado en grado de demostrar esta afirmación.
  
La Verdad es que rechazando las palabras rechazáis los conceptos que estas palabras expresan.
   
Sin odio, sin rencor, pero con caridad, os pido, reflexionad, antes de que sea demasiado tarde. Todos debemos comparecer ante el tribunal de Cristo.
  
Reflexión de un lector.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.