lunes, 11 de noviembre de 2019

ALABANZAS DE SAN FRANCISCO DE ASÍS A DIOS ALTÍSIMO

En el reverso del pergamino donde está la bendición de San Francisco a Fray León, está escrito también (casi ilegible) un himno de la autoría del Seráfico, compuesto poco después de recibir los estigmas en el monte Alverna, dentro de la Cuaresma entre la Asunción de la Virgen y San Miguel Arcángel del año 1224.

LATÍN
LAUDES DEI ALTÍSSIMI
   
Tu es sanctus, Dóminus Deus solus, qui facis mirabília (Ps. 76,15).
Tu es fortis, tu es magnus (cfr. Ps. 85,10), tu es altíssimus, tu es rex omnípotens, tu Pater sancte (Joann. 17,11), Rex cœli et terræ (cfr. Matth. 11,25).
Tu es Trinus et Unus, Dóminus Deus deórum (cfr. Ps 135,2); tu es bonum, omne bonum, summum bonum, Dóminus Deus vivus et verus (cfr. 1 Thess. 1,9).
Tu es amor, cáritas; tu es sapiéntia, tu es humílitas, tu es patiéntia (Ps. 70,5), tu es pulchritúdo, tu es mansuetúdo, tu es secúritas, tu es quíetas, tu es gáudium, tu es spes nostra et lætítia, tu es justítia, tu es temperántia, tu es ómnia divítia nostra ad sufficiéntiam.
Tu es pulchritúdo, tu es mansuetúdo; tu es protéctor (Ps. 30,5), tu es custos et defénsor noster; tu es fortitúdo (cfr. Ps. 42,2), tu es refrigérium.
Tu es spes nostra, tu es fides nostra, tu es cáritas nostra, tu es tota dulcédo nostra, tu es vita ætérna nostra: Magnus et admirábilis Dóminus, Deus omnípotens, miséricors Salvátor.

TRADUCCIÓN
ALABANZAS DE DIOS ALTÍSIMO
  
Tú eres santo, Señor Dios único, que haces maravillas (Sal. 76,15).
Tú eres fuerte, tú eres grande, tú eres altísimo, tú eres rey omnipotente, tú, Padre santo (Jn. 17,11), rey del cielo y de la tierra (cf. Mt. 11,25).
Tú eres trino y uno, Señor Dios de dioses (cf. Sal. 135,2), tú eres el bien, todo el bien, el sumo bien, Señor Dios vivo y verdadero (cf. 1 Tes. 1,9).
Tú eres amor, caridad; tú eres sabiduría, tú eres humildad, tú eres paciencia (Sal. 70,5), tú eres belleza, tú eres mansedumbre, tú eres seguridad, tú eres quietud, tú eres gozo, tú eres nuestra esperanza y alegría, tú eres justicia, tú eres templanza, tú eres toda nuestra riqueza a satisfacción.
Tú eres belleza, tú eres mansedumbre; tú eres protector (Sal. 30,5), tú eres custodio y defensor nuestro; tú eres fortaleza (cf. Sal. 42,2), tú eres refrigerio.
Tú eres esperanza nuestra, tú eres fe nuestra, tú eres caridad nuestra, tú eres toda dulzura nuestra, tú eres vida eterna nuestra: Grande y admirable Señor, Dios omnipotente, misericordioso Salvador.
   

Fray León, el beneficiario de este autógrafo, registró en la Bendición las circunstancias de tiempo, modo y lugar en que fueron compuestas:
«El bienaventurado Francisco, dos años antes de su muerte, hizo una cuaresma en el monte Alverna, en honor de la bienaventurada Virgen, Madre de Dios, y del bienaventurado Miguel Arcángel, desde la fiesta de la Asunción de Santa María Virgen hasta la fiesta de San Miguel de septiembre. Y se posó sobre él la mano del Señor. Después de la visión y de la alocución del Serafín y de la impresión de las llegas de Cristo en su cuerpo, compuso estas Alabanzas, escritas en el otro lado del papel, y las escribió de su propia mano, dando gracias a Dios por el beneficio que le había concedido».
Las Laudes Dei Altíssimi son parte de las oraciones que la Orden Franciscana debe rezar en preparación a cada hora canónica del Divino Oficio Romano-Seráfico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.