sábado, 6 de octubre de 2018

EL OCASO DEL PAYASO FRANCISQUITO

Traducción por don Antonio Moiño Munitiz del artículo publicado en TRADITION IN ACTION.
 
EL CREPÚSCULO DE UN DEMAGOGO
Atila Sinke Guimarães
 
      
Cuando leí acerca de las recientes visitas del Papa Francisco a Sicilia y los países bálticos, me pregunté: ¿podrían estos viajes ser intentos de recuperación de la gran pérdida de prestigio que Francisco ha sufrido últimamente?
  
Recuerdo haber leído hace mucho tiempo cómo los empresarios que promueven la fama de las estrellas de cine y personalidades públicas lidian con su popularidad. Sí, en caso de que no lo sepas, la fama de una persona hoy está lejos de ser algo espontáneo: es un producto artificial de toda una industria de la fama. Vivimos en tiempos en que casi todo es artificial, incluido el prestigio de los líderes populares.
  
Una de las reglas que recuerdo haber leído fue la siguiente: cuando la estrella caiga en el olvido o sea fuertemente atacada en su vida personal, es hora de que haga un viaje al exterior y haga que los medios recuerden sus muchos “éxitos”.
  
Permítanme recordarles algunos reportajes sobre el viaje de una estrella: “Mike Bacson cantó para la reina Melissabeth, quien sonrió calurosamente durante su actuación y le estrechó la mano después de su show”. “Dio una presentación de una hora de duración para un llenazo en la ciudad francesa de Terbigny, con una audiencia entusiasta aplaudiendo al ritmo de su guitarra”. “Después de hacer una donación a la Asociación de Niños “Help Sloppy”, el alcalde de Sonolulu le condecoró con una medalla”. “En agradecimiento por su contribución al arte contemporáneo, la Scott University de Odinburgh le otorgó el título honorífico de Doctor”.
  
Después de dos meses acumulando éxitos en su gira, la estrella regresa a casa con su fama reciclada y su popularidad restaurada.
  
No estoy seguro de si las últimas visitas del Papa Francisco fueron planeadas para tener este efecto de restaurar su popularidad. Lo que veo es que necesita urgentemente una solución como ésta si sus jefes realmente quieren que permanezca en el escenario.
   
De hecho, la lista de desastres que han dañado su prestigio es difícil de resumir. Ofrezco aquí solo algunos ejemplos entre los más perjudiciales para su fama:
El Papa Francisco abandona los prisioneros cubanos, intercambia sombreros con Fidel Castro y presta su prestigio para impulsar un paralítico comunismo.
  • Él ha intervenido despóticamente muchas veces en los asuntos de las instituciones religiosas conservadoras para obligarlos a abandonar sus políticas tradicionales y adoptar otras más progresistas.
  • La intervención paradigmática que hizo fue la de la Orden de Malta, en la que uno de los directores había sido penalizado por promover la anticoncepción por los hospitales de la Orden. Francisco depuso al Gran Maestre que había castigado esa maldad, recompensó al director poco ortodoxo y obligó a la Orden a elegir un nuevo Gran Maestre que apoyara sus puntos de vista progresistas. Esto le valió el sobrenombre de The Dictator Pope (El Papa Dictador), el título de un libro de Henry Sire, un miembro de la Orden de Malta que informó sobre lo sucedido.
Henri Sire escribió su libro bajo el pseudónimo Marcantonio Colonna.
  • En su Exhortación Apostólica Amóris lætítia, Francisco virtualmente permitió dar la Comunión a los católicos que hubieran obtenido un divorcio civil volviéndose a casar. Este documento determinó que cuatro cardenales le enviaran una carta, que luego se hizo pública, fue la llamada Dúbia [Dudas]. Los Dúbia le desafiaba a aclarar cómo podría armonizarse esa enseñanza [contenida en Amóris Lætítia] con el anterior Magisterio de la Iglesia. Él no respondió a los Dúbia. Este episodio le ganó al Papa Francisco la fama de ser moralmente laxo y poco ortodoxo.
  • Su indiscutible apoyo a los homosexuales y transexuales lo pone en contra de la doctrina tradicional de la Iglesia y lo convierte en “héroe” entre los degenerados sexuales, hasta el punto de haber aparecido repetidas veces en las portadas de revistas y medios pro-homo (aquí, aquí, aquí y aquí).
  • Su hipocresía en la supuesta política de “tolerancia cero” del Vaticano con respecto a la pedofilia en el clero y la Jerarquía se ha vuelto una mentira flagrante. Innumerables casos de encubrimiento de sacerdotes pedófilos en Argentina, Chile e Italia han sido revelados por la prensa que muestran casos en que el Papa Francisco protegió a los culpables hasta que se descubrió el encubrimiento y surgieron alborotos en los medios. Solo entonces Francisco actuó y aun así muy débilmente.
  • Ha actuado con un análogo modus operándi de encubrimiento en los casos de sacerdotes y prelados homosexuales. El caso más escandaloso es el del ex cardenal Theodore McCarrick, favorito de Francisco, cuyas acciones escabrosas aún ocupan los titulares de los medios.
  • El testimonio de Viganò dio testimonio del encubrimiento de Francisco a McCarrick con un grado de evidencia nunca antes alcanzado. El Papa Bergoglio se negó a responder, alegando que estaba imitando el silencio de Cristo, pero este argumento no fue convincente… Recientemente Viganò emitió un segundo documento que refuerza sus primeras acusaciones y demandas.
A Francisco se lo conoce como el demoledor de todo lo que la Iglesia Católica ha amado – haga clic aquí
  
Su método de sorprender siempre a su público con una nueva extravagancia revela una psicología que, más allá de ser la de un payaso, es propia de un demago: un hombre que hace que las personas incesantemente hablen de él para conducirlos al progresismo.
  
Después de cinco años de este tratamiento de choque que no cesa, la opinión pública católica está mostrando signos claros de cansancio.
  
Las ratas abandonan el barco
Una de estas señales claras es que las organizaciones que estaban firmemente comprometidas a no hablar en contra del Papa, como la TFP y el medio de comunicación Church Militant-Vortex, ahora han cambiado sus políticas y están publicando libros contra Francisco o haciendo públicamente críticas de él. Incluso el centro de la ciudad de ETWN, cuya vida y éxito comercial depende de tener la aprobación del establecimiento eclesiástico, está transmitiendo entrevistas con algunos falsos “críticos” de la derecha del Papa Francisco, como el obispo Athanasius Schneider.
  
Entonces, a menos que algo cambie en la imagen, no debería sorprendernos si el Papa Francisco deja el escenario. Él podría contraer un “resfriado fuerte” y morir, como Juan Pablo II, o “decidir retirarse”, como Benedicto XVI e ir a compartir una habitación con él en el patio trasero del Vaticano. Entonces, los dos Papas retirados podrían pasar buenos ratos discutiendo sobre cuál de los dos hizo más para destruir la Iglesia.
   
Es casi seguro que un tercer Papa progresista vendrá, a menos que Nuestro Señor Jesucristo o San Pedro finalmente entren en escena y pongan fin a esta usurpación satánica de la Iglesia Católica por el progresismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.