jueves, 19 de diciembre de 2013

EL CARDENAL BURKE, VETADO PARA CONSAGRAR OBISPOS

Desde PÁGINA CATÓLICA- Vía PENSAMIENTO DISIDENTE
 
Poco a poco el Papa Francisco va consolidando su programa de "liberación" de la Curia Romana. Liberación de sus elementos tradicionalistas, como los que ha desplazado, por no decir echado, de la Congregación para los Obispos.

Se trata de los Cardenales Raimond Burke, uno de nuestros candidatos a Papa en el anterior cónclave, Mauro Piacenza, Justin Rigali y Angelo Bagnasco.

El Cardenal Raymond Leo Burke, prefecto del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, fue retirado de la Congregación para los Obispos

Hace poco, descabezó el Dicasterio que se dedica a la educación católica, en una maniobra que algunos vieron como su venganza por las descortesías que sufriera cuando quiso imponer a su amigo Tucho como rector de la Pontificia Universidad Católica Argentina, cosa que finalmente consiguió.

El cardenal Piacenza ha sido descripto por los vaticanistas como uno de los nombramientos más conservadores de Benedicto XVI.

Del Cardenal Burke hemos hablado en este blog. Perfecto restauracionista, de misa tridentina y capa magna, es el Prefecto del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica, puesto que por el momento conserva.

Por otro lado, era miembro de la "fábrica de Obispos" de la Santa Sede, cargo del que ha sido relevado, y desde el cual podía influir en el nombramiento de los Ordinarios. Se dice que a él se debe el que varios conservadores estén en funciones hoy en los EEUU.

El reemplazante del Cardenal Burke será el cardenal William Wuerl, Arzobispo de Washington, que es considerado menos conservador.
 
Donald William Wuerl, Cardenal-Arzobispo de Washington D.C., será el sucesor del CardenalBurke en la Congregación para los Obispos

El nombramiento de los cardenales Koch, Braz de Aviz, Nichols, y la permanencia de Tauran, y otros, confirman un giro a la "izquierda" en este dicasterio.

El Cardenal Burke es tan defensor de la vida desde la concepción, como opositor al "matrimonio" gay y a la comunión de los divorciados.

Ha sido el único cardenal que, muy gentil y diplomáticamente, se ha opuesto a las declaraciones de Francisco.

En una entrevista realizada por EWTN, el periodista Raimond Arroyo le dijo que habían recibido varios emails en los que la gente exigía que "dejen de hablar del aborto y el asunto del matrimonio gay, porque el Papa dijo explícitamente: hay que ceñirse a lo esencial, que es lo que necesitamos hacer".

A lo que Burke respondió que si bien el Papa no dijo eso exactamente, sus declaraciones son difíciles de interpretar, concluyendo:

"Mi respuesta es ¿qué podría ser más importante que la ley moral natural? En otras palabras, estos actos que son en todo tiempo y lugar malos, son los primeros mandamientos de nuestra conciencia: respetar la vida humana, respetar la integridad de la familia y respetar la conciencia. Y así, para mí, el Papa no puede estar diciendo... No puedo interpretar esa frase suya en el sentido de que haya querido decir que estas cosas no son esenciales. 
No sé con seguridad por qué mencionó esto. Se tiene la impresión, o al menos los medios lo interpretan así, que él piensa que nosotros estamos hablando mucho sobre el aborto, mucho sobre la integridad del matrimonio como unión entre un hombre y un mujer; pero nunca podemos hablar suficientemente sobre ello cuando en nuestra sociedad la vida humana, inocente e indefensa, está siendo atacada de la manera más salvaje. Se trata literalmente de una masacre de niños no nacidos, que ahora se extiende a la eliminación de embriones. Nunca podremos hablar suficientemente de eso". (Min 14,30)

Consultado acerca de la comunión de los divorciados en segunda unión, Burke dijo que le llamaba la atención que costara tanto comprender que no se pude recibir el Cuerpo de Cristo en pecado mortal.

Cuando Arroyo le preguntó su opinión sobre la reforma de la curia romana, el cardenal dijo:

No me queda del todo claro que resultado habrá de esta reforma... de todos modos no puedo imaginar que vaya a haber cambios que, en alguna forma, no estén en continuidad con la Constitución Apostólica Pastor Bonus, que rige la curia desde Juan Pablo II (1988), porque la Iglesia es un cuerpo orgánico y el servicio de la curia romana es parte de la naturaleza misma de la Iglesia; por que debe ser respetado. No puedo imaginar una forma completamente distinta, no tiene sentido.

Por último algo muy importante. Al preguntársele si considera que la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium forma parte del continuo magisterio papal. Esto dijo el Cardenal:

A mí me parece que el Santo Padre declaró claramente, al principio del documento, que eran unas reflexiones, de modo que podrían no considerarse parte del magisterio. Se trata de sugerencias, líneas de acción... la exposición de un programa.
No sé exactamente cómo podría clasificarse este documento, pero no creo que se lo pueda considerar parte del Magisterio.

El New York Times dice que, para algunos expertos, el retiro del Cardenal Burke es una señal de que Francisco quiere una iglesia más inclusiva. Es decir, con buenos obispos, no importa que sean progresistas.

En buena hora que los pesos pesados del senado Papal intenten poner coto al plan franciscano, si es lo que quisieran hacer con este tipo de declaraciones.

Aunque no se sabe si están conscientes de la persona a la que enfrentan. Si tienen dudas que le pregunten a los Franciscanos de la Inmaculada.

1 comentario:

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está prohibida.