sábado, 14 de diciembre de 2013

SE ACABÓ EL QUE DIJO: «El mundo se acaba en 2011»

  
El 13 de Diciembre de 2013, en su casa de Alameda, California, producto de una caída que tuvo dos semanas antes, falleció el teleevangelista Harold Egbert Camping a los 92 años de edad. 
   
Harold Egbert nació el 19 de Julio de 1921 en Boulder, Colorado. Segundo entre los cinco hijos de los inmigrantes holandeses Roelfe ‘Ralph’ Jacobus Camping Cruize (de Groninga) y Trijntje ‘Trina’ Hettes Hettema Troelstra (de Frisia). Criado en la Iglesia Cristiana Reformada (calvinismo holandés), se graduó como bachiller en Ingeniería Civil en la Universidad de California en Berkeley en el verano de 1942, y cinco días después de alcanzar la mayoría de edad se casó con Shirley Vander Schuur (que era tres años menor que él), que le dio siete hijos: Carol Lee (Camping) Schaff, Patricia Jean (Camping) Bakker, James Harold Camping, Susan Marie (Camping) Espinoza, Jeri L. Camping, Donna J. (Camping) Landis, y Marie Y. Camping.
  
Fue feligrés de la Iglesia Cristiana Reformada de Alameda, donde sirvió como diácono ministerial y luego como anciano enseñante en la escuela dominical para adultos de su iglesia hasta Mayo de 1988, cuando los líderes de su iglesia le pidieron que abandonara el puesto por enseñar doctrinas extrañas, llevándose consigo al 40% de la congregación. A mediados de los años 50, decidió estudiar intensamente la Biblia en lugar de doctorarse en el seminario calvinista, y en 1958 fue atraído por el misionero evangélico Richard ‘Dick’ Palmquist para fundar Family Radio, donde transmitía prédicas conforme a su visión calvinista del mundo y de la Escritura.
  
En 1970 publicó “El calendario bíblico de la Historia” (expandido en 1974 en “¿Adán cuándo?”), donde afirma que la Creación fue en el año 11.013 antes de Cristo, y el Diluvio en el 4.990 de la misma era (contradiciendo al obispo anglicano de Armagh James Ussher, que dijo que tales eventos fueron en el 4004 y el 2349 AC respectivamente). Decía también que la Crucifixión de Cristo fue el 1 de Abril del 33 (desviándose dos días del cálculo de otros comentaristas protestantes).
   
En 1992, publicó su magnum opus “¿1994?”, en que estuvo trabajando por casi veinte años. Allí afirmaba que la Gran Tribulación terminaría el 6 de Septiembre de 1994, y el “Arrebatamiento” y el Juicio Final serían entre el 15 y el 28 del mismo mes. Nada pasó. Luego volvió a atacar: afirmando en 2001 que la “Era de la Iglesia” iba a terminar, publicó durante los dos años siguientes “El fin de la Era de la Iglesia… y después” y “Trigo y Cizañas”, donde afirmaba que todas las iglesias estaban erradas. Pero en 2005, en su libro “El tiempo tiene un fin”, afirmó que la Gran Tribulación comenzó el 21 de Mayo de 1988; y cuatro años después de este libro, dijo “tener claridad” que el “Juicio Final invisible” con “Arrebatamiento” sería el 21 de Mayo de 2011, y el “Fin del Mundo” el 21 de Octubre, para lo cual invirtió casi 43,5 millones de dólares en publicidad.
   
Al día siguiente de su “Juicio Final invisible”, dijo sentirse “abrumado” por su error (que le valió hacerse objeto de burlas y memes), y el 9 de Junio sufrió un derrame cerebral por el que fue hospitalizado. En Marzo de 2012, admitió haberse equivocado y le puso fin a su “predicción del Apocalipsis”, y en Mayo, un grupo de sus antiguos seguidores lo acusó de sectario.
   
Harold Egbert Camping pasó a engrosar la lista de falsos profetas que se arrogaron conocer la fecha del Fin de los Tiempos, contrariando a Nuestro Señor Jesucristo, que dijo claramente «Mas en orden al dia y a la hora, nadie lo sabe, ni aun los ángeles del cielo, sino solo mi Padre» (San Mateo 24, 36/Versión de Mons. Félix Torres Amat), y que «No os corresponde a vosotros el saber los tiempos y momentos que tiene el Padre reservados a su poder soberano» (Hechos de los Apóstoles 1, 7/Versión de Mons. Félix Torres Amat).
  
QUE SU ALMA ARDA EN EL INFIERNO POR TODA LA ETERNIDAD.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.