miércoles, 9 de septiembre de 2020

HOMBRE CASI DESNUDO INTRODUCE “INSTALACIÓN” DE “DIÁCONO PERMANENTE” EN AUSTRALIA

Elementos tomados de GLORIA NEWS y LIFE SITE NEWS.
     
El obispón de Wollongong (Australia), monseñor Brian Gregory Mascord Callinan (61), “ordenó” el 28 de agosto al anciano Justin Stanwix como diácono permanente en Santa María Estrella del Mar en Ulladulla.

Diácono Justin Stanwix
   
Al comienzo de la “ordenación”, antes de la procesión de entrada, un casi desnudo Philip Butler y su esposa Bee –bajo el pretexto de ser aborígenes del pueblo Budawang de la nación Yuin– cantó y bailó, lo que nunca se prescribió para que se llevara a cabo en una iglesia.
  
   
Butler explicó antes y después de su actuación (denominada por él y su mujer como “Bienvenido al país”) que la canción habla sobre el aire, la tierra y el océano, y que el baile pide al espíritu de los animales que “nos mantenga seguros”.
  
    
Luego de la ceremonia indígena [que dicho sea de paso, era realizada cuando un grupo aborigen deseaba viajar a través de las tierras de otro, sólo se popularizó en Australia recién en 1976 (cuando se realizó por los actores Ernest Ashley Dingo y Richard Barry Walley a petición de un grupo de artistas maoríes e isleños de Cook en el Festival Internacional de Artes de Perth), siendo hoy –no sin controversia– parte de cualquier paquete turístico australiano y de la instalación del Parlamento luego de elecciones federales], se entonó el canto de entrada “The Power of the Spirit” (El Poder del Espíritu) del australiano Paul Mason, coordinador del Consejo Litúrgico Diocesano de Wollongong.
    
Durante el servicio, el obispón Mascord (quien después justificó el acto diciendo que era un gesto de acogida tradicional de los aborígenes australianos y los isleños del Estrecho de Torres, y que Wojtyła y Ratzinger lo recibieron en sus respectivos viajes a Australia en 1983 y 2008 [ceremonias análogas ocurren en Papúa Nueva Guinea, la India y algunos lugares de Latinoamérica], teniendo incluso el tupé de pedir que se entendiera en la hospitalidad cristiana) invitó a Butler a unírsele a la purificación de la asamblea. Mientras Mascord asperjaba a los fieles con “agua bendita”, Butler lo seguía con un sahumerio de hierbas que (en su cultura) ahuyentan a los espíritus malignos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.