sábado, 19 de septiembre de 2020

SECUENCIA EN HONOR A SAN GENARO

   
De la Misa propia de San Genaro, Patrono de la Ciudad y Reino de Nápoles.

LATÍN
Salve potens urbis rector,
Salve pater et protéctor,
Januári, pátriæ.
   
Tu qui fidem Jesu Christi
Confiténdo, suscepísti
Láuream martýrii,
   
Ad agónem usque mortis
Triumphásti athléta fortis
De torméntis ásperis.
   
Caput Christo jam sacrátum,
Flore ætérno coronátum,
Præbuísti gládio.
    
Gloriósum tot porténtis,
Tot præclárum monuméntis
Nomen tuum cánimus.
   
Celebrémus exsultántes,
Collaudémus venerántes
Nostræ signum fídei.
    
Tu, nos inter, in fervénti,
Mirabíliter loquénti
Vivis adhuc sánguine.
    
Jure Custos qui vocáris,
Fáuste tegis et tutáris
Mœ́nia Neápolis.
   
Christo phíalam osténdis,
Quo placáto, nos deféndis
Tuo patrocínio.
   
Quotquot ímminent flagélla,
Motus terræ, pestem, bella,
Famem, citus compríme.
    
Tolle déxteram et sævi
Ignes, cíneres Vesévi
Arce, exstíngue, cóntere.
     
Dux ad astra nobis datus,
Apud Christum advocátus,
Ipse nos refrígeres.
    
Sancta Trínitas laudétur
Quæ Neápolim tuétur
Januárii sánguine. Amen. Allelúja.
 
TRADUCCIÓN
Salve Genaro, potente rector de la ciudad,
Salve padre y protector
De la patria.
   
Tú, que confesando la fe de Jesucristo
Has recibido
La corona del martirio.
   
En la agonía hasta la muerte
Triunfaste como atleta fuerte
De los ásperos tormentos.
    
Presentaste a la espada
La cabeza ya consagrada a Cristo
Y coronada por flores eternas.
    
Nosotros cantamos tu nombre
Glorioso por tantos portentos
Y preclaro por tantos monumentos.
    
Celebremos exultantes
Y alabemos venerantes
La señal de nuestra fe.
   
Tú, en medio de nosotros,
En la ferviente y admirable
Aún viva sangre.
   
Con derecho llamado Custodio,
benignamente protege y defiende
Los muros de Nápoles.
   
Muestra a Cristo la fíala,
Y aplacándolo, defiéndenos
Con tu patrocinio.

Aparta pronto cada vez que se agite furioso
El flagello del terremoto, la peste, la guerra,
Y el hambre.
    
Extiende la diestra y aleja
Y extingue el cruel fuego
Y las cenizas del Vesubio.
   
Tú que nos has sido dado por guía al Cielo
Y abogado ante Cristo,
Restáuranos.
   
Sea alabada la Trinidad Santa,
Que protege a Nápoles
Con la sangre de Genaro. Amén. Aleluya.

2 comentarios:

  1. Tengo dudas acerca de la licuefaccion de sangre de San Genaro en la iglesia en que se oficia la misa novus ordo.Puedes darme tus argumentos.

    ResponderEliminar

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.