viernes, 4 de septiembre de 2020

ORACIÓN A SAN SILVESTRE


¡Oh Padre mío San Silvestre! Tú que a todos los hombres de valor y fuerza y toda persona que rezare; cada día esta Santísima Oración les has prometido que serán libres de muerte repentina, de las garras del demonio, de brujos, de brujas, hechiceros, de rayos y centellas y de todo malhechor. Padre mío San Silvestre, ahora es tiempo que baje del cielo a la tierra con todo el gran poder de Dios y de la Santísima Trinidad a favorecerme como devoto, porque me hallo ahora en este trance y peligro, ayúdame en cualquier hora y tribulación, líbrame de cárceles, posas, grillos y cadenas, y aplaca la ira del Juez o cualquier superior contra mí. Pues la cruz de Nuestro Señor Jesucristo, sea con la que venza cuantos enemigos vengan contra mí: y mis Armas, Fuerzas sean Vencedoras de todos ellos y sea mi cuerpo alimentado con la agradabilísima leche de María Santísima y con su precioso manto sea tapado mi cuerpo consagrado y rociado con la Santísima Sangre de nuestro Señor Jesucristo, oh mi buen Jesús escóndeme para que no me alcancen en fuerzas ni en violencias, y me pierdan de vista que yo salga victorioso y mi alma sin culpa. Guíame Padre mío San Silvestre, guárdame de todo animal ponzoñoso, de todos los caminos malos que transite de tierra, mar o río, oh mi buen Jesús te suplico humildemente, siquiera por vuestra Santísima Encarnación y nacimiento que oigas las plegarias y rogativas de mi corazón y las de María Santísima, Madre de Dios y esposa del Espíritu Santo y Madre de los pecadores rogad a vuestro Santísimo Hijo a que me socorra siquiera por aquella espada de dolor que traspasó su Santísimo Corazón y las once mil Vírgenes me valgan oh Padre mío San Silvestre, yo debo alabar al Señor Sacramentado y a María Santísima, Hija de Padre Eterno, Virgen antes del parto y después del parto siempre Virgen te suplico humildemente me perdones todos mis pecados Y concedas a tu precioso hijo que me de una buena muerte y que lleve m1 alma al cielo a gozar de la dicha perdurable. Amén.
  
Oración publicada con licencia por Mons. Leandro Rodríguez de la Gala y Enríquez, administrador de la Archidiócesis de Yucatán entre 1863 y 1868.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.