sábado, 30 de mayo de 2020

POEMA DE SANTA TERESITA A SANTA JUANA DE ARCO


Cuando el Señor Dios de los ejércitos te dio la victoria,
Expulsaste al extranjero e hiciste coronar al rey.
Juana, tu nombre se hizo famoso en la historia.
Nuestros mayores conquistadores palidecieron ante ti.
   
Pero eso fue solo una fugaz gloria.
Tu nombre necesitaba un halo de santo.
Entonces el Amado te ofreció su copa amarga,
Y, como Él, fuiste rechazado por los hombres.
   
En el fondo de un calabozo negro, cargado de pesadas cadenas,
El cruel extranjero te llenó de pena.
Ninguno de tus amigos participó en tu dolor.
Nadie se adelantó para limpiarte las lágrimas.
   
Juana, en tu oscura prisión me pareces
Más radiante, más hermosa que en la coronación de tu Rey.
Este reflejo celestial de gloria eterna,
¿Quién te lo trajo? Fue traición.
   
Ah! Si el Dios del amor en este valle de lagrimas
No había venido a buscar la traición y la muerte,
El sufrimiento no nos atraería.
Ahora lo amamos; Es nuestro tesoro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preferiblemente, los comentarios (y sus respuestas) deben guardar relación al contenido del artículo. De otro modo, su publicación dependerá de la pertinencia del contenido. La blasfemia está estrictamente prohibida. La administración del blog se reserva el derecho de publicación, y renuncia expresa e irrevocablemente a TODA responsabilidad (civil, penal, administrativa, canónica, etc.) por comentarios que no sean de su autoría.